La Santa Sede
           back          up     Ayuda

Biblia

IntraText - Texto
Anterior - Siguiente

Pulse aquí para activar los vínculos a las concordancias

Capítulo 30

Reglas sobre los votos de las mujeres

1 Moisés transmitió a los israelitas todas las prescripciones que le había dado el Señor.

2 Luego dijo a los jefes de las tribus de Israel: Esto es lo que el Señor ha mandado:

3 Cuando un hombre hace un voto al Señor o se impone una obligación bajo juramento, no deberá faltar a su palabra: es preciso que haga exactamente lo que ha prometido.

4 Pero cuando la persona que hace el voto al Señor, o se impone esa obligación, es una mujer soltera, que vive todavía en cada de su padre,

5 si este último, al tener conocimiento del voto o de la obligación que ella se ha impuesto, no le dice nada en contra, el voto y la obligación son válidos.

6 Si su padre, en cambio, al enterarse, le manifiesta su desaprobación, el voto y la obligación que ella se ha impuesto no serán válidos: el Señor no se los tomará en cuenta, porque su padre los desaprueba.

7 Si la mujer se cada mientras está ligada por un voto por un compromiso contraído inconsideradamente,

8 y su marido, al enterarse, no le dice nada en contra, los votos y los compromisos que ella ha contraído serán válidos.

9 Pero si el marido, al enterarse, le manifiesta su desaprobación, anula el voto que la obligaba o el compromiso que ella contrajo inconsideradamente, y el Señor no se lo tomará en cuenta.

10 El voto de una mujer viuda o divorciada, y las obligaciones que se impongan, serán válidos.

11 Si la mujer hace un voto o se impone una obligación bajo juramente, estando en cada de su marido,

12 y este último, al enterarse, no le dice nada en contra, el voto y la obligación que ella se ha impuesto serán válidos.

13 Pero si su marido los anula en el momento de enterarse, no será válido nada de los que haya salido de su boca, sean votos u obligaciones: su marido los ha anulado y el Señor no los tendrá en cuenta.

14 Su marido podrá anular o ratificar cualquier voto o cualquier obligación que ella se imponga bajo juramento para mortificarse.

15 Si no le dice nada en contra antes del día siguientes, quiere decir que ratifica todos los votos y todas las obligaciones, porque no le dijo nada en el momento de enterarse.

16 Y si los anula mucho tiempo después de haberse enterado, él será responsable de la falta de su mujer.

17 Estos son los preceptos que el Señor dictó a Moisés acerca de la relación entre un hombre y su mujer, y entre un padre y su hija soltera que todavía vive en casa de su padre.




Anterior - Siguiente

Copyright © Libreria Editrice Vaticana