La Santa Sede
           back          up     Ayuda

Biblia

IntraText - Texto
Anterior - Siguiente

Pulse aquí para activar los vínculos a las concordancias

Capítulo 7

1 Más vale el buen nombre que un buen perfume y el día de la muerte, más que el del nacimiento.

2 Más vale ir a una casa donde hay duelo que asistir a un banquete, porque ese es el fin de todo hombre y allí reflexionan los vivientes.

3 Más vale la tristeza que la risa, porque el rostro serio ayuda a pensar.

4 El corazón del sabio está en la casa de duelo y el del necio, en el lugar de diversión.

5 Más vale escuchar el reproche de un sabio que oír el canto de los necios.

6 porque como el crepitar de las espinas bajo la olla, así es la risa de los necios. Y también esto es vanidad.

7 La opresión puede enloquecer a un sabio, y los regalos pierden el corazón.

8 Más vale el fin de una cosa que su comienzo y más vale ser paciente que pretender demasiado.

9 No te dejes llevar por el enojo, porque el enojo se alberga en el pecho de los necios.

10 No digas: «¿A qué se debe que el tiempo pasado fue mejor que el presente?». Porque no es la sabiduría la que te lleva a hacer esa pregunta.

11 La sabiduría vale tanto como una herencia y el provechosa para los que ven la luz del sol.

12 Porque estar a la sombra de la sabiduría es como estar a la sombra del dinero, y la ventaja de la ciencia es que la sabiduría hace vivir al que la posee.

13 Observa la obra de Dios: ¿quién puede enderezar lo que él torció?

14 Disfruta de los días felices y en los días adversos, reflexiona: Dios hizo que se sucedan unos a otros, de manera que el hombre no descubra nada de lo que vendrá después de él.

15 Yo he visto de todo en mis días vanos: hay justos que parecen a pesar de su justicia y malvados que sobreviven a pesar de su maldad.

16 No seas excesivamente justo ni quieras ser demasiado sabio: ¿para qué te vas a arruinar?

17 No seas demasiado malo ni te comportes como un necio: ¿para qué vas a morir antes de tiempo?

18 Lo mejor es procurar esto sin dejar de lado aquello: el que teme a Dios sabe unir las dos cosas.

19 La sabiduría hace más fuerte al sabio que diez magistrados de una ciudad.

20 No hay un hombre justo sobre la tierra que haga el bien sin pecar jamás.

21 Tampoco prestes atención a todo lo que se dice. no sea que escuches a tu servidor que te maldice.

22 Porque, además, tú sabes muy bien cuántas veces has maldecido a otros.

23 Yo experimenté todo esto con sabiduría, pensando: «Voy a ser sabio». Pero ella está fuera de mi alcance:

24 lo que existe es lejano y profundo, más profundo de lo que se puede vislumbrar.

25 Yo me dediqué con el mayor empeño a conocer, a explorar, y a buscar la sabiduría y la razón de las cosas y reconocí que la maldad es una insensatez, y la necedad, una locura.

26 Y yo encuentro más amarga que la muerte a la mujer, cuando ella misma es una trampa, su corazón, una red, y sus brazos, ataduras. Con el favor de Dios, uno puede librarse, pero el pecador se deja atrapar.

27 Mira: esto es lo que descubrí, dice Cohélet. tratando de razonar caso por caso.

28 Pero esto es lo que todavía busco, sin haberlo encontrado: He logrado encontrar a un hombre entre mil, pero entre todas las mujeres no hallé ni una sola.

29 En resumen, he descubierto lo siguiente: Dios hizo recto al hombre, pero ellos se buscan muchas complicaciones.




Anterior - Siguiente

Copyright © Libreria Editrice Vaticana