La Santa Sede
           back          up     Ayuda

Biblia

IntraText - Texto
Anterior - Siguiente

Pulse aquí para activar los vínculos a las concordancias

Capítulo 41

1 ¡Muerte, qué amargo es tu recuerdo para el que vive tranquilo en medio de sus bienes, para el hombre despreocupado, a quien todo le va bien y aún tiene vigor para disfrutar de la vida!

2 ¡Muerte, tu sentencia es bienvenida para el hombre necesitado y sin fuerzas, gastado por los años y lleno de ansiedades, que se rebela y ha agotado su paciencia!

3 No temas a tu sentencia de muerte, recuerda a los que te precedieron y te seguirán.

4 Esta es la sentencia del Señor para todo ser viviente: ¿por qué oponerse a la voluntad del Altísimo? Aunque vivas diez, cien o mil años, en el Abismo no te echarán en cara lo que hayas vivido.

5 Los hijos de los pecadores son gente abominable que frecuentan las casas de los impíos.

6 La herencia de los hijos de los pecadores va a la ruina, con su descendencia se perpetúa su infamia.

7 Un padre impío se atrae los reproches de sus hijos, porque es a él a quien deben su infamia.

8 ¡Ay de ustedes, hombres impíos, que han abandonado la Ley del Dios Altísimo!

9 Si ustedes nacen, nacen para la maldición, y si mueren, les tocará en suerte la maldición.

10 Todo lo que sale de la tierra, vuelve a la tierra: así pasan los impíos, de la maldición a la ruina.

11 Los hombres se lamentan porque perece su cuerpo. y en cuanto a los pecadores, hasta su mal nombre se borrará..

12 Cuida tu buen nombre, porque eso te quedará mucho más que mil tesoros de oro.

13 Una vida feliz tiene sus días contados, pero el buen nombre permanece para siempre.

14 Hijos míos, observen en paz mi enseñanza. Sabiduría escondida y tesoro invisible: ¿de qué sirven una cosa y la otra?

15 Es preferible el hombre que disimula su necedad al que oculta su sabiduría.

16 Por lo tanto, sientan vergüenza de lo que les voy a indicar, porque no está bien avergonzarse por cualquier cosa ni toda vergüenza merece ser igualmente aprobada.

17 Tengan vergüenza de la fornicación ante su padre y su madre, y de la mentira, ante un jefe y un poderoso;

18 del delito ante un juez y un magistrado, y de la iniquidad ante la asamblea del pueblo;

19 de la injusticia ante un compañero y un amigo, y del robo ante su vecindario;

20 de violar un juramento y un pacto, y de apoyar los codos en la mesa;

21 de dar o recibir con desdén, y de no devolver el saludo;

22 de mirar a una prostituta, y de dar vuelta la cara a un pariente;

23 de quitar a otro su parte o el regalo que recibió, y de mirar a una mujer casada;

24 de tener intimidades con tu sirvienta, ¡no te acerques a su lecho!

25 de decir palabras hirientes a tus amigos ¡lo que les des no se lo eches en cara!

26 de repetir lo que has oído y de revelar los secretos.

27 Entonces sentirás una auténtica vergüenza, y serás bien visto por todos lo hombres.




Anterior - Siguiente

Copyright © Libreria Editrice Vaticana