La Santa Sede
           back          up     Ayuda

Biblia

IntraText - Texto
Anterior - Siguiente

Pulse aquí para activar los vínculos a las concordancias

Capítulo 49

1 El recuerdo de Josías es una mezcla de aromas preparada por el arte de un perfumista; es dulce como la miel al paladar, como música en medio de un banquete.

2 El siguió el buen caminoconvirtiendo al pueblo, y extirpó las abominaciones impías;

3 dirigió su corazón hacia el Señor, y en tiempos impíos afianzó la piedad.

4 A excepción de David, Ezequías y Josías, todos no hicieron más que prevaricar; por haber abandonado la Ley del Altísimo, los reyes de Judá fueron abandonados.

5 Tuvieron que entregar su poder a otros, y su gloria a una nación extranjera.

6 Los enemigos incendiaron la ciudad elegida del Santuario y dejaron desiertas sus calles,

7 a causa de los malos tratos infligidos a Jeremías: a él, que fue consagrado profeta desde el seno materno para desarraigar, destruir y hacer perecer, pero también para edificar y plantar.

8 Ezequiel tuvo una visión de la Gloria, que Dios le mostró sobre el carro de los Querubines,

9 porque se acordó de los enemigos en la tempestad y favoreció a los que siguen el camino recto.

10 En cuanto a los doce Profetas, que sus huesos reflorezcan desde su tumba, porque ellos consolaron a Jacob y lo libraron por la fidelidad y la esperanza.

11 ¿Cómo enaltecer a Zorobabel, que fue como un anillo en la mano derecha,

12 y a Josué, hijo de Josedec? En sus días, ellos reconstruyeron la Casa y levantaron el Templo consagrado al Señor, destinado a una gloria eterna.

13 También es grande el recuerdo de Nehemías él fue quien levantó nuestros muros en ruinas, el puso puertas y cerrojos y reconstruyó nuestras casas.

14 Nadie en la tierra fue creado igual a Henoc, porque él fue arrebatado de la tierra.

15 Tampoco nació ningún hombre como José, jefe de sus hermanos, sostén de su pueblo; sus huesos fueron tratados con respeto.

16 Sem y Set fueron glorificados entre los hombres, pero por encima de toda criatura viviente está Adán.




Anterior - Siguiente

Copyright © Libreria Editrice Vaticana