The Holy See
back up
Search
riga

DISCURSO DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II
AL SEÑOR JOHN BERNARD MOLI,
EMBAJADOR DE UGANDA ANTE LA SANTA SEDE*


Viernes 21 de marzo de 1980

 

Señor Embajador:

Con gran alegría os recibo en el Vaticano. Y al aceptar las Cartas que os acreditan como Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de la República de Uganda ante la Santa Sede, quisiera rogaros que transmitáis al Excmo. Sr. Presidente Binaisa y al Gobierno y pueblo ele Uganda mi saludo y buenos deseos.

Al recibir hoy a Vuestra Excelencia, os aseguro que la Santa Sede sigue muy de cerca la evolución que tiene lugar actualmente en vuestro país y está sinceramente interesada en la prosperidad de todo el pueblo de Uganda. Por esta razón quiero reiteraros la voluntad de la Iglesia de seguir prestando ayuda material y espiritual a través del clero local y de los misioneros, por medio de sus centros de enseñanza y muchas otras instituciones suyas.

Me he complacido grandemente al oírle aludir a los mártires ugandeses que entregaron la vida valientemente por Cristo. A este respecto me da alegría el hecho de que próximamente se dedicará una iglesia a su memoria aquí en Roma. Espero que esta iglesia sea como un símbolo de la estima profunda del Obispo de Roma al querido pueblo de Uganda. Es también ardiente deseo mío que los mártires ugandeses nos recuerden siempre la dignidad inviolable de cada ser humano, a la vez que son testimonio de la supremacía de los valores del espíritu.

Me da gozo oír que estáis satisfecho por vuestro nombramiento de Embajador ante la Santa Sede, y que queréis contribuir a la paz y armonía internacionales. Os deseo éxito en vuestra misión y para su desempeño podéis contar con ayuda total de parte de la Santa Sede.

Tengo en gran aprecio los deseos del Presidente de Uganda de visitar la Santa Sede, y espero con complacencia la ocasión de recibirle. Mientras tanto, os ruego tengáis la amabilidad de presentar a Su Excelencia mis votos cordiales y asegurarle mis oraciones por el progreso espiritual y material del querido pueblo de Uganda.


*L'Osservatore Romano. Edición semanal en lengua española n.16 p.6 (p.210).

 

© Copyright 1980 - Libreria Editrice Vaticana

 

top