The Holy See
back up
Search
riga

PALABRAS DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II
AL FINAL DE UN CONCIERTO EN SU HONOR


Sala Pablo VI
Sábado 17 de octubre de 1981

 

Transportados como por encanto a las esferas más altas del espíritu humano, hemos sido invitados a mirar las cosas de arriba, a superar las impresiones más inmediatas para alcanzar las inmateriales y arcanas del arte, que pueden acercar el alma a las alturas de lo eterno. Tarea fascinante la de la música, que interpreta las aspiraciones, las inquietudes y el estremecimiento de absoluto de la mente del hombre.

Hemos pasado así, juntos, en una paz armoniosa, una hora de auténtico gozo, haciendo nuestra la invitación de la Palabra divina: "Entonad a mi Dios con tímpanos. Cantad a mi Señor con címbalos, entonadle un salmo nuevo, ensalzad e invocad su nombre" (Jdt 16, 2).

Deseo ahora expresar mí más cordial gratitud a la prestigiosa Academia nacional de Santa Cecilia, que goza de un consenso universal, a su presidente, el maestro Mario Zafred, como también al consejo de administración de la Institución autónoma de los conciertos de la misma Academia. Mi agradecimiento se dirige también a los profesores de la homónima orquesta sinfónica, a los valiosos miembros del coro, y en particular a los cuatro artistas que han dado voz e interpretación a los personajes evangélicos. "Inventan como David, instrumentos músicos" (Am 6, 5).

Una palabra de viva complacencia y de emocionada felicitación quiero dirigir al maestro, mons. Domenico Bartolucci, autor y director del Oratorio "Ascensión", que hemos escuchado.

Hago votos para que el querido maestro siga, con el lenguaje moderno de su talento y de su inspiración, el camino secular de la música sagrada, por la que tanto interés tiene la Iglesia; y lo mismo digo a los diversos cultivadores del arte.

Con el deseo de una armonía cada vez en mayor sintonía con la propia vocación artística, invoco del Señor la plenitud suave de su gracia y de su luz, e imparto a todos mi afectuosa bendición apostólica.

 

© Copyright 1981 Libreria Editrice Vaticana   

 

top