The Holy See
back up
Search
riga

MENSAJE TELEVISIVO DE JUAN PABLO II
AL EPISCOPADO DEL PERÚ

Jueves 24 de enero de 1985

 

Señor Cardenal,
amados Hermanos en el episcopado,
queridos hermanos y hermanas:

Al acercarse ya el día en que, Dios mediante, tendré la dicha de pisar por vez primera tierra peruana, deseo enviar a todos vosotros, a través de la televisión, mi más cordial y afectuoso saludo de paz y bien.

Ya desde ahora quiero agradecer públicamente a las Autoridades y Episcopado del Perú la amable invitación que me hicieran para visitar vuestro querido País, a donde espero llegar el próximo día 1 de febrero, para compartir con todos vosotros unas jornadas que, pido a Dios, sean de provecho para consolidar vuestra fe y para renovar vuestro decidido compromiso de vida cristiana.

Me es particularmente grato acercarme a los lugares bendecidos por Dios con la presencia de Santos y Santas que son honor de toda la Iglesia y motivo de orgullo para el pueblo peruano. Un pueblo de raigambre e historia tan rica, a quien el Sucesor de Pedro quiere llegar en un viaje de objetivos netamente apostólicos, como alentador de la fe, de la dignidad de cada hijo de Dios y de la reconciliación de los espíritus.

Durante las cuatro jornadas que viviré entre vosotros, y que deseo ardientemente sean una gozosa manifestación de nuestra fe, amor y esperanza en Cristo, tendré oportunidad de recorrer una parte importante de la extensa geografía del antiguo Imperio inca. En Lima-Callao, Arequipa, Cuzco, Ayacucho, Piura, Trujillo e Iquitos anhelo encontrarme con los queridos hijos del Perú que el Papa deseaba visitar desde hace tiempo. Aunque por desgracia no podré ir a otros lugares a los que insistentemente me han invitado las Autoridades eclesiásticas y civiles y los fieles, quiero deciros que agradezco todas esas invitaciones y que emprendo este viaje pensando en todos y con intención de dirigirme a todas las personas, sin distinción de origen étnico, cultura, profesión, condiciones económicas o sociales.

He sabido del entusiasmo y seriedad con que os estáis preparando espiritualmente a esta visita apostólica. Deseo desde ahora mostraros mi profundo aprecio por el generoso esfuerzo que tantos sacerdotes, religiosos, religiosas y seglares, bajo la guía de sus Obispos, están realizando.

Me uno a vosotros en la plegaria al Altísimo, para que esta visita constituya un impulso en el camino de la nueva evangelización de vuestro País y de América Latina, que eran los objetivos que marqué para el Continente, en mi reciente viaje a la República Dominicana, al iniciar la preparación del V Centenario de la Evangelización de América.

Pido también con insistencia que la paz del Señor y su gracia se afiancen en los corazones, en las familias, en la sociedad peruana y que se instaure, como fruto de la conversión de los corazones y de la obra de la justicia, la concordia, la armonía, la fraternidad entre todos los hijos del Perú.

Que la Virgen Santísima, a quien vosotros veneráis tan hondamente como Madre y Protectora, os haga encontrar reconciliados junto a la cruz de su Hijo. En espera de saludaros en persona, os bendigo a todos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

                                                   

top