The Holy See
back up
Search
riga

VIAJE APOSTÓLICO A URUGUAY, CHILE Y ARGENTINA

SALUDO DEL PAPA JUAN PABLO II
A LOS CAMPESINOS
EN LA EXPLANADA DEL SANTUARIO DE MAIPÚ

Viernes 3 de abril de 1987

 

Queridos hermanos y hermanas,

1. Mientras venía hacia Maipú, para esta solemne coronación de la imagen de la Santísima Virgen del Carmen, daba gracias a Dios Nuestro Padre, de quien proviene todo bien, al contemplar vuestros campos y. en particular, las chacras de Maipú que vosotros cultiváis con dedicación y esfuerzo.

Me causa profunda alegría encontrarme en este lugar con tantos fieles de Santiago y de todo el país, en esta gran explanada del santuario nacional de Maipú. Al veros aquí, en torno a Jesús y a Maria, me parece contemplar a todos los chilenos y chilenas, que una vez más se ponen bajo el manto protector de la Virgen del Carmen, visiblemente figurado en la arquitectura del santuario.

Saludo de modo especial a los habitantes de Maipú y a todos los campesinos de Santiago, que han querido venir a honrar a la Virgen con las mejores expresiones de su tradición huasa.

2. Queridos campesinos: Vuestro trabajo posee una especial nobleza, porque constituye un servicio básico, imprescindible para toda la comunidad y porque, a través de él, realizáis vuestra vocación humana como colaboradores de Dios, en estrecho contacto con la naturaleza.

Precisamente porque el trabajo es colaboración con Dios, los cristianos no podemos conformarnos con un trabajo hecho a medias. El “Evangelio del trabajo” que nos enseñó Jesús en Nazaret durante su vida de artesano, os ha de alentar en vuestros propios quehaceres: os ha de estimular también a mejorar la propia cultura y a perfeccionar vuestra capacitación profesional.

Además de esto, el cristiano ha de integrar toda su vida profesional en la ofrenda de sí mismo que, a través de Cristo, presenta al Padre, y está llamado también a realizar su quehacer diario buscando la unión con Dios.

“El cristiano que está en actitud de escucha de la palabra de Dios vivo, uniendo el trabajo a la oración, –escribía en la Encíclica Laborem Exercens– sepa qué puesto ocupa su trabajo no sólo en el progreso terreno, sino también en el desarrollo del reino de Dios, al que todos somos llamados con la fuerza del Espíritu Santo y con la palabra del Evangelio” (Laborem Exercens, 27).

Sé muy bien que en vuestra vida y en vuestras tareas cotidianas no dejan de existir serias dificultades y acaso momentos de desaliento. El Señor no os abandona y nos invita a unir nuestro dolor a su sufrimiento redentor en la Cruz. También existen momentos de alegría y gozo, en los que nuestro corazón debe cantar y alabar a Dios. Tanto las penas como las alegrías, deben constituir un motivo para acercarnos más al Señor e impulsarnos a una vida cristiana más profunda.

El nombre de Maipú evoca gestas heroicas de los Padres de la patria. También el Señor pide ahora, a cada uno, un renovado esfuerzo orientado a adquirir las virtudes cristianas; que ese empeño no desdiga del que, en otro terreno, realizaron aquellos próceres. Así, vuestro trabajo, vivificado por los sacramentos, por la oración, por las virtudes humanas y cristianas, se convertirá en medio y ocasión de imitar a Jesús en su “ Evangelio del trabajo ”.

3. La gran Cruz de Maipú que nos preside, en la que están representadas todas las diócesis de Chile, quiera ser un símbolo de la unidad de todos los chilenos bajo este signo cristiano por excelencia. Desde la Cruz del Gólgota, Jesucristo nos entregó a su Madre para que fuera nuestra Madre. A Ella, la Santísima Virgen del Carmen, Madre y Reina de Chile, le pedimos que nos ayude a mantener siempre esa unidad propia de los buenos hermanos, hijos de un mismo Padre que está en el cielo. Amén.

 

© Copyright 1987 -  Libreria Editrice Vaticana 

 

top