The Holy See
back up
Search
riga

VIAJE APOSTÓLICO A SANTO DOMINGO

INAUGURACIÓN DEL SEMINARIO MISIONERO ARQUIDIOCESANO

DISCURSO DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II

Domingo 11 de octubre de 1992

 

Es para mí motivo de particular gozo poder inaugurar en Santo Domingo y en fecha tan señalada el Seminario Misionero Arquidiocesano “Redemptoris Mater”, que en el marco del V Centenario de la llegada de la Buena Nueva a América, quiere ser una contribución a la gran obra de la nueva evangelización a la que he convocado a la Iglesia universal.

Este centro, que recibirá a candidatos al sacerdocio procedentes de numerosos países de todo el Continente Americano, de Europa y de otras naciones, debe estar siempre animado por un espíritu misionero que sea fermento en esta Arquidiócesis, en toda la República Dominicana y que se proyecte a todo el mundo siguiendo el mandato del Señor: “Id y predicad el Evangelio a toda criatura” (Mc 16, 15). Así lo quiso poner también de manifiesto el Concilio Vaticano II en el Decreto sobre el ministerio y la vida sacerdotal: «El don espiritual que los presbíteros han recibido en la ordenación, no les prepara a una misión limitada y restringida, sino más bien a una vasta y universal misión de salvación, “hasta los últimos confines de la tierra” (Hch 1, 8)» (Presbyterorum ordinis, 10).

La presencia de seminaristas de la más variada procedencia en esta Isla, que recibió las primicias de la predicación evangélica y de la que irradió la luz salvadora de Jesucristo al resto de América, es también un signo de cómo, a las puertas ya del tercer milenio cristiano, desde este Seminario Arquidiocesano “Redemptoris Mater” en Santo Domingo, con la gracia de Dios, podrán también irradiarse los nuevos evangelizadores que lleven por todo el mundo a Jesucristo, “Camino, Verdad y Vida”.

Mientras elevo fervientes plegarias para que María, Estrella de la Evangelización, conduzca a su divino Hijo a todos los que recibirán la formación sacerdotal en este Seminario, imparto a todos con particular afecto mi Bendición Apostólica.  

© Copyright 1992 - Libreria Editrice Vaticana

 

top