The Holy See
back up
Search
riga

DISCURSO DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II
AL SEÑOR ANTON ROP,
 PRIMER MINISTRO DE LA REP
ÚBLICA DE ESLOVENIA*

Viernes 28 de mayo de 2004

 

Señor primer ministro;
señoras y señores:


1.Me alegra darle la bienvenida a usted y a la delegación que lo acompaña. Su visita tiene lugar después del acto solemne de intercambio de los instrumentos de ratificación del Acuerdo firmado entre Eslovenia y la Santa Sede sobre algunos temas jurídicos de interés común. A la vez que le agradezco las amables palabras que me ha dirigido, le pido que transmita mi cordial saludo al señor Janez Drnovsek, presidente de la República.

2.El Acuerdo que hoy ha entrado en vigor testimonia el compromiso de la República de Eslovenia de mantener buenas relaciones con la Sede apostólica. Estas relaciones se fundan en el respeto mutuo y en la colaboración leal en beneficio de todos los habitantes de vuestro país, que desde hace poco ha entrado a formar parte de la Unión europea. Sé que Eslovenia desea contribuir al esfuerzo común por hacer de Europa una auténtica familia de pueblos en un contexto de libertad y de cooperación mutua, salvaguardando al mismo tiempo su identidad cultural y espiritual.

Señor primer ministro, estoy seguro de que Eslovenia podrá dar su aportación de modo eficaz, porque puede hacer referencia también a los valores cristianos, que constituyen parte de su historia y de su cultura. Ojalá que siempre permanezca fiel a estos valores.

3. Saludo una vez más con afecto y aseguro mi constante oración al querido pueblo esloveno, al que con gran alegría he visitado dos veces. Que Dios le ayude a avanzar siempre por el camino del desarrollo y de la paz. Que Dios bendiga a la querida Eslovenia.

Con estos sentimientos, de buen grado le imparto mi bendición a usted y a sus compatriotas.



*L'Osservatore Romano. Edición semanal en lengua española n.23 p.4.

 

© Copyright 2004 - Libreria Editrice Vaticana

top