The Holy See
back up
Search
riga

 

DISCURSO DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II
CON OCASIÓN DE LA ENTREGA DEL PREMIO "FIDEI TESTIS"
AL CARDENAL KAZIMIERZ SWIATEK


Lunes 27 de septiembre de 2004

 

 

Señores cardenales;
venerados hermanos;
ilustres señores: 


1. Me alegra este encuentro, que me permite entregarle personalmente a usted, amadísimo cardenal Kazimierz Swiatek, el premio Fidei testis, conferido por el Instituto "Pablo VI" de Brescia durante el simposio celebrado en los días pasados con motivo del 25° aniversario de su fundación. Saludo cordialmente a los cardenales Giovanni Battista Re, Paul Poupard y Georges Cottier, a los obispos monseñor Sanguineti y monseñor Macchi, a los sacerdotes y a cada uno de vosotros, ilustres miembros del consejo directivo. Agradezco al presidente, doctor Giuseppe Camadini, sus amables palabras.

Al dirigirme a usted, venerado y querido cardenal Swiatek, deseo expresarle mi sincera felicitación por este prestigioso reconocimiento. En efecto, el Fidei testis es el título más apropiado para un cristiano; con mayor razón lo es para un pastor revestido de la púrpura cardenalicia, que en los años difíciles de la persecución contra la Iglesia en Europa del este dio fiel y valiente testimonio de Cristo y de su Evangelio.

2. Su ordenación sacerdotal, señor cardenal, tuvo lugar poco antes del inicio de la segunda guerra mundial. Dos años después, la Providencia lo llamó a recorrer el via crucis de la persecución, solidario con la pasión del pueblo cristiano confiado a usted, llevando personalmente la cruz de la prisión, de la condena injusta y de los campos de concentración con su carga de fatiga, frío y hambre. Como usted ha manifestado, "sólo con la fe se podía sobrevivir". Y el Señor le concedió una fe fuerte y valiente para superar aquella larga y dura prueba, al final de la cual volvió a la comunidad eclesial como testigo aún más creíble del Evangelio:  Fidei testis.

Esta nueva etapa de su vida culminó con su nombramiento de arzobispo de Minsk-Mohilev, ministerio que usted sigue desempeñando. Con la palabra y el ejemplo, ha anunciado a todos, creyentes y no creyentes, la verdad de Cristo, luz que ilumina a todo hombre.

3. Todo esto usted lo ha realizado con la ayuda de María santísima, Mater misericordiae, como atestigua también su lema episcopal. A la Virgen lo encomiendo con profundo afecto, venerado hermano, mientras tengo la alegría de entregarle el premio Fidei testis. A todos, con renovada gratitud, imparto de corazón la bendición apostólica.

 

top