The Holy See
back up
Search
riga

MENSAJE DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II
A LOS SACERDOTES Y FIELES QUE PARTICIPABAN
EN LA MISA "IN CENA DOMINI" EN LA BASÍLICA VATICANA


Jueves Santo 24 de marzo de 2005

 

Amadísimos hermanos y hermanas: 

Con la mente y con el corazón estoy unido a vosotros, que os encontráis reunidos junto al sepulcro del apóstol san Pedro para la santa misa In cena Domini, primer acto del Triduo pascual, cumbre del Año litúrgico. Os saludo con gran afecto y, de modo especial, saludo y doy las gracias al cardenal Alfonso López Trujillo, que preside la solemne celebración. Asimismo, saludo con particular deferencia al Cuerpo diplomático.

Esta tarde del Jueves santo, Cristo nos invita a volver espiritualmente con él al Cenáculo, para que penetremos hasta el fondo en el misterio de su Pascua. En la víspera de su muerte, Jesús realizó dos signos, que cada año se renuevan en la liturgia.

En primer lugar, lavó los pies a los Apóstoles, para darles ejemplo de un amor que se hace servicio humilde y concreto. Luego, consagró el pan y el vino, como sacramento de su Cuerpo y de su Sangre, entregados en sacrificio por nuestra salvación. Y precisamente al sacramento de la Eucaristía he querido dedicar el año que estamos viviendo; esta celebración constituye uno de sus momentos más significativos.

Que María nos ayude a acercarnos con fe a este supremo e inestimable Misterio del amor divino. Espiritualmente presente, oro junto con vosotros, mientras con afecto os bendigo a todos.

Vaticano, 24 de marzo de 2005

 

Copyright © Libreria Editrice Vaticana   

 

top