The Holy See Search
back
riga

OFICINA PARA LAS CELEBRACIONES LITÚRGICAS
DEL SUMO PONTÍFICE

La liturgia, obra de la Trinidad /3: Dios Espíritu Santo (CEC 1091-1109)

 

La liturgia, o acción pública realizada en nombre del pueblo, es nuestra participación en la oración de Cristo al Padre en el Espíritu Santo. Esta celebración nos sumerge en la vida divina de la Trinidad, como lo expresa el Prefacio común IV: “Pues aunque no necesitas nuestra alabanza, tú inspiras y haces tuya nuestra acción de gracias, para que nos sirva de salvación, por Cristo, Señor nuestro”. En consecuencia, la liturgia existía antes de que hubiéramos podido participar de ella, porque empezó en la Santísima Trinidad, y Cristo, quien nos enseñó con su ejemplo cómo adorar al Padre en su vida terrenal, concede a aquellos que creen, los medios necesarios para que sus vidas sean transformadas mediante la celebración de la liturgia, en la que se nos comunica la vida de la Trinidad.

La obra del Espíritu Santo en la liturgia, para nuestra santificación, nos sella con la relación amorosa de la Trinidad, que está en el corazón de la Iglesia. Es el Espíritu Santo el que inspira la fe y da lugar a nuestra cooperación. Es esa genuina cooperación, expresión de nuestro deseo de Dios, que hace de la liturgia una obra en común entre la Trinidad y la Iglesia. (CEC 1091-1092)

Antes de que la misión salvífica de Cristo en el mundo pudiera comenzar, el Espíritu Santo sentó las bases para la acogida de Cristo, que lleva a la realización las promesas de la antigua Alianza, cuyo recuento de las maravillas de Dios, conforma --no menos--, la columna vertebral de nuestra liturgia, como lo había hecho para la liturgia de la casa de Israel. Desde el Antiguo Testamento, con su vasto corpus de literatura, junto con la belleza de los salmos, ¿dónde estaría la celebración de la iglesia en Adviento sin el profeta Isaías? ¿O la liturgia de la tarde del Jueves Santo, sin el anuncio del ritual de la Pascua de Éxodo 12? Por otra parte, ¿cómo marca a la Vigilia Pascual, así de sorprendente, la armonía entre Antiguo y Nuevo Testamento, sin la historia de su paso por el Mar Rojo, junto con su cántico, en Éxodo 14-15? (CEC 1093-1095). Las grandes fiestas del año litúrgico revelan la relación intrínseca de la liturgia judía y cristiana, como se puede ver en la celebración de la Pascua, donde es, “Pascua de la historia, orientada hacia el porvenir en los judíos; Pascua realizada en la muerte y la resurrección de Cristo en los cristianos, aunque siempre en espera de la consumación definitiva” (CEC 1096).

Mientras, en la liturgia de la Nueva Alianza, la asamblea tiene que estar preparada para su encuentro con Cristo y su Iglesia, dicha preparación no es solamente una recepción intelectual de las verdades teológicas, sino un asunto interior del corazón donde mejor se expresa la conversión y la convicción hacia una vida en unión con la voluntad del Padre es más vivamente reconocida. Esta disponibilidad, o docilidad al Espíritu Santo, precede a la acogida de las otras gracias ofrecidas en la celebración misma, para sus posteriores afectos y efectos. (CEC 1097-1098).

La conexión del Espíritu Santo con la Iglesia manifiesta a Cristo y su obra salvadora en la liturgia. Especialmente en la Misa, la liturgia es el “memorial del misterio de la salvación”, mientras que el Espíritu Santo es la “memoria viva de la Iglesia” a causa de su memoria del misterio de Cristo. El primer modo en que el Espíritu Santo nos recuerda el significado del acontecimiento de la salvación es por la vida germinada en la palabra de Dios, proclamada litúrgicamente para que pueda convertirse en un plan de vida para aquellos que la escuchan. Sacrosanctum Concilium (SC 24) explica que la vitalidad de la Sagrada Escritura pone tanto a los ministros y a los fieles en una relación viva con Cristo. (CEC 1099-1101).

“En la celebración litúrgica, la importancia de la Sagrada Escritura es sumamente grande. Pues de ella se toman las lecturas que luego se explican en la homilía, y los salmos que se cantan, las preces, oraciones e himnos litúrgicos están penetrados de su espíritu y de ella reciben su significado las acciones y los signos”. (SC 24).

La asamblea litúrgica, por tanto, no es esencialmente una colección de diferentes naturalezas, sino una comunión en la fe. La proclamación litúrgica exige una “respuesta de fe”, indicativo tanto del “consentimiento y del compromiso” y construido por el Espíritu Santo, que infunde a los miembros de la asamblea “un recuerdo de las obras maravillosas de Dios” en el desarrollo de una anamnesis. Después, el agradecimiento a Dios por todo lo que ha hecho, fluye de forma natural en la alabanza a Dios o doxología. (CEC 1102-1103).

En las celebraciones del Misterio Pascual, el Misterio Pascual no se repite. Son las celebraciones las que se repiten. En cada celebración, es la efusión del Espíritu Santo la que hace presente ese misterio específico. La epíclesis es la invocación del Espíritu Santo, y al recibir el Cuerpo y la Sangre de Cristo en la Sagrada Eucaristía con las disposiciones correctas, los mismos fieles se convierten en una ofrenda viva a Dios, deseosos en su esperanza por la herencia celestial y testigos de la vida del Espíritu Santo, más allá de la misma celebración litúrgica. Entonces, “Comunión con la Santísima Trinidad y comunión fraterna son un binomio inseparable del fruto del Espíritu en la liturgia” (CEC 1104-1109). Como escribió el abad Alcuino Deutsch de Collegeville, en el prefacio de 1926 de la traducción al inglés hecha por Virgil Michel de La piété de l'Église de Lambert Beauduin, “La liturgia es la expresión, de una manera solemne y pública, de las creencias, los amores, las aspiraciones, las esperanzas y los temores de los fieles ante Dios. [...] Es el producto de una emocionante experiencia; esta palpita con la vida y el calor del fuego del Espíritu Santo, de cuyas palabras está llena, y bajo cuya inspiración es por lo que hoy existe. Como ninguna otra cosa, esta tiene el poder de conmover el alma, de vivificarla y de darle sabor a las cosas de Dios”. (p. IV).
 

 

top