The Holy See
back up
Search
riga

PONTIFICIUM OPUS A SANCTA INFANTIA

Vida de la Infancia Misionera

 

LA IMPORTANCIA MISIONERA DEL NIÑO   

ENTREVISTA AL SECRETARIO GENERAL
  DE LA INFANCIA MISIONERA, P. PATRICIO BYRNE S.V.D.

  

1.       Dentro de 2 años la Infancia Misionera cumplirá 160 años de fundación. En todo este tiempo, ¿ha cambiado en algo la situación de la niñez? 

           Tenemos dos tipos de situaciones, porque tenemos que diferenciar entre países pobres y países más desarrollados. Mons. De Forbin Janson, en su tiempo, -estamos hablando del año 1843-, reaccionó ante una situación de pobreza terrible, de niños huérfanos en China. Creo que la situación de la niñez es tal vez peor ahora que en ese tiempo. Sería hermoso poder decir que la situación ha cambiado mucho desde ese entonces, pero nosotros que trabajamos en la Oficina Internacional sabemos que la niñez sigue sufriendo muchísimo. La situación de pobreza física es terrible en los países del Tercer Mundo. Por otra parte, vemos un gran desarrollo en los países del Primer Mundo. En esas regiones, la niñez tiene acceso a la asistencia médica, a la escuela, a la recreación, etc. Pero tal vez nos hemos ido al otro extremo, en el sentido de que vemos niños en el Primer Mundo con una superabundancia tal, que causa problemas. Problemas de aburrimiento, de no tener que hacer ningún esfuerzo, de no encontrarle sentido a la vida. Estamos contentos de que haya mejorado la situación material de los niños en tantos países del primer mundo, pero tenemos que hacer un gran esfuerzo para ver un cambio en la situación de los niños de Africa, Asia y América Latina.   

2.     Hoy en día se habla mucho de la misionariedad de toda la Iglesia. ¿Se podría decir que la Infancia Misionera se ha anticipado más de 100 años a esta apertura, dando a los niños una responsabilidad misionera? 

           La iniciativa de De Forbin Janson era brillante, porque ¿Quién pensaba en los niños en ese tiempo? ¿Quién pensaba en darles la posibilidad de servir al ideal misionero de la Iglesia? Fué realmente una idea brillante, dar a los mismos niños la posibilidad de ser misioneros, de pensar misioneramente.  Sabemos que en ese tiempo De Forbin Janson habló con Paulina Jaricot, la fundadora de la Obra de la Propagación de la Fe, porque pensaba que los niños hubieran podido ser la parte infantil de esa Obra, pero Jaricot, -y creo que sabiamente-, le sugirió formar otra Institución, y así De Forbin Janson fundó la Infancia Misionera. Con mucha anticipación, De Forbin Janson vió la gran posibilidad que tienen los niños de trabajar por el Evangelio en todas partes del mundo. Y no es solamente una concesión, es una responsabilidad misionera. Los niños tienen su lugar en la Iglesia. El Papa nos recuerda con insistencia que los niños son sus pequeños grandes colaboradores y no son solamente el futuro de la Iglesia sino también el presente.    

3.     ¿El testimonio de un niño puede llegar con más facilidad al corazón de un adulto que el testimonio de otros adultos?

         Yo creo que sí. Hace dos años, cuando celebramos el COMLA VI -Congreso Misionero Latinoamericano- en Paraná, Argentina, el cual normalmente agrupa a 3000delegados adultos, incluimos por primera vez 300 niños. Fué muy interesante eltestimonio de los niños, e impresionó mucho a los adultos. Tenemos siempre presente la predilección que
 tenía Jesús para con los niños, como cuando dice a los apóstoles: “Dejad que los niños vengan a mí, porque de ellos es el Reino de los Cielos”. ( Mt 19, 14) 

4.     Sabemos que una de las Asambleas más importantes de la Infancia Misionera es el Encuentro Latinoamericano de Infancia Misionera (ELIM), que desde ahora se llamará ECIAM, ¿Por qué este cambio y qué significa?

         Desde hace tiempo en América Latina se están celebrando grandes encuentros de la Infancia Misionera. En Costa Rica, el próximo año vamos a celebrar lo que debería ser el IV ELIM, Cuarto Encuentro Latinoamericano de la Infancia Misionera, pero que en realidad será el ECIAM I, es decir Primer Encuentro Continental de la Infancia y de la Adolescencia Misionera, porque contamos ahora con la presencia de Canadá, de los Estados Unidos, del Caribe de habla inglesa y de Haití. Además, hemos escogido como tema la adolescencia misionera, y esto porque muchos de los adolescentes que están en el movimiento misionero de la Iglesia han sido miembros de la Infancia Misionera, y muchos de los adolescentes y de los jóvenes misioneros trabajan con la infancia como animadores. Entonces hemos pensado que sería bueno darles la debida importancia, profundizando toda la parte psicopedagógica y tratando de ayudarles a comprender el valioso aporte que ellos dan y que pueden dar en el futuro.  

5.     Sabemos que las Escuelas de Animadores Misioneros (ESAM) han surgido en América Latina. ¿Es cierto que en estos momentos están creciendo también en Africa y en Asia?

          En efecto, las Escuelas de Animadores Misioneros las hemos experimentado primero en América Latina, pero hemos visto que son un éxito también en Asia y Africa, porque básicamente la ESAM es una escuela que nos involucra, que nos hace participar, nos solidariza. Los mismos Directores Nacionales nos hablan del éxito de estas Escuelas. Quieren hacer más, y las hacen a nivel nacional, a nivel diocesano, y a nivel parroquial. Esperamos grandes frutos de ellas. 

6.     ¿A quien se debe dirigir la Infancia Misionera a fin de potenciarla: a los Obispos, a los párrocos, a los niños?

          Yo diría a todos. Pero, sobre todo a los niños que son los protagonistas de la Infancia Misionera. Obviamente si los párrocos y los Obispos están convencidos del poder de los niños de ejercer influencia en otros niños, y en sus papás, etc., o sea, si ellos se convierten a este ideal de dar un puesto a los niños, ya tenemos la batalla más o menos ganada. Gracias a Dios creo que hay un cambio de actitud en los últimos años.

En mis viajes veo que hay muchos obispos, párrocos, agentes pastorales que están mostrando mucho interés por la niñez en general y por la Infancia Misionera en particular, tanto que después de realizar tantas escuelas y talleres con sacerdotes, con religiosos/as, y con laicos, ahora un grupo de Obispos de Asia quieren realizar una Escuela para ellos mismos. Por eso en Sri Lanka, en septiembre, con 25 Obispos asiáticos, vamos a hacer la primera Escuela de Animadores Misioneros para Obispos. 

7.    ¿Un mensaje final para los niños? 

           Siguiendo el ejemplo del Santo Padre, estamos convencidos del valor de los niños. Yo les pido a ellos que siempre tomen en cuenta este gran sueño de nuestro fundador Mons. De Forbin Janson: los niños pueden ayudarse a sí mismos y a los otros niños. Especialmente a los que están sufriendo porque son pobres o porque: no conocen a Cristo, o por las dos cosas, son pobres y no conocen a Cristo. Hemos visto, durante el año jubilar, que el primer acto del Papa fue con los niños. El Jubileo de los niños empezó todas las demás celebraciones jubilares de sacerdotes, obispos, deportistas, etc. Ahora, los niños saben que son importantes, pero tienen que expresar esta importancia en actos reales, haciéndose misioneros en su propia localidad, en su propia realidad.

          

top