The Holy See
back up
Search
riga

PONTIFICIUM OPUS A SANCTA INFANTIA

SERVICIOS A LOS
ANIMADORES MISIONEROS

 

INTRODUCCION

      Cómo conseguir suficientes y buenos animadores misoneros ? Cómo apoyarlos en su servicio misionero ?

       A la luz de la Palabra de Dios , de las orientaciones misioneras de la Iglesia y de la experiencia de muchas comunidades, hagamos un discernimiento para respondernos esos interrogantes con el fin de dar los pasos que correspondan en este campo tan importante de la pastoral misionera.

       La Iglesia ( RM 86 ) nos anuncia una Primavera misionera , que comienza y que depende de la acción del Espíritu Santo y de nuestra colaboración decidida y generosa. Dependerá, sobre todo, de lo que hagamos por los animadores misioneros .

       En ello, la Obra Pontificia de la Infancia Misionera tiene una responsabilidad grande: Como San Pablo hemos sido llamados y enviados a " ser discípulos " y a "hacer discípulos", a todas las gentes ( cf. Mt 28, 19 - 20 ). Uno de nuestros objetivos es ayudar a los educadores para que promuevan el espíritu misionero en los niños . Tener suficientes y bien formados los animadores misioneros es la mayor necesidad misionera en nivel local . De los animadores misioneros depende en mucho el servicio a los niños y el desarrollo de la Infancia Misionera.

        En el servicio de los animadores misioneros podemos aplicar los principios generales de la "pastoral misionera ". Así, podremos realizar con ellos la animación, formación, comunión y cooperación misioneras correspondientes.

CRITERIOS, METODOS Y RECURSOS útiles para servir a los animadores de Infancia Misionera y de la Pastoral misionera en general :

  1. Seleccionar entre los educadores, catequistas, madres de familia, miembros de juventud misionera y otros animadores de la comunidad a los que se hayan de formar para realizar este importante servicio a los niños como animadores misioneros. La motivación correspondiente se podrá hacer, sobre todo, a los educadores en las escuelas, en los encuentros parroquiales de evangelizadores, en las Eucaristías parroquiales, en las reuniones de jóvenes misioneros , en los seminarios y en las Congregaciones Religiosas.

  2. Realizar con ellos una animación misionera continuada. Para ello conviene :

  • propiciar su participación en la Eucaristía misionera dominical;

  • promover el encuentro mensual para intensificar la comunión misionera entre ellos, intercambiar experiencias, compartir algún tema formativo y preparar servicios misioneros;

  • en muchas partes resulta especialmente útil la realización de un encuentro diocesano o regional, cada año, con ocasión del octubre misionero o en otra época adecuada. ·

  • Desde luego, la principal animación les vendrá en y desde el servicio misionero que prestan , especialmente cuando realizan encuentros, convivencias u otras actividades con los niños de Infancia Misionera o abiertos a todos los niños .

  • En esta animación es decisiva la comunicación misionera periódica de parte del coordinador parroquial y diocesano.

  • Poner a disposición de ellos materiales impresos y audiovisuales que les ayuden a consolidar su compromiso misionero universal

  • y dar estímulos misioneros oportunos y adecuados a su servicio.

  1. Motivarlos y acompañarlos para que comprendan y asuman con identidad lo que les corresponde ser, vivir y hacer (Perfil) en su servicio a los niños como animador misionero. Es importante destacar su condición de discípulo, maestro y testigo de Cristo ; su misión como formador de misioneros : ha sido enviado a hacer discípulos que hagan discípulos. Nos corresponde apoyar su crecimiento en todos los aspectos, conforme a su propia identidad.

  2. Promover su adecuada ubicación eclesial dentro de la pastoral de conjunto parroquial y diocesana, su adecuada integración con la comunidad: con otros grupos, con la familia , con las escuelas, para que como animadores misioneros ayuden a las personas y a la comunidades a dar el paso hacia el compromiso misionero.

  3. Ofrecerles un servicio de formación misionera adecuada y progresiva :

  • inicial con la cual los animadores asimilen lo mínimo fundamental sobre la misión evangelizadora, se integren en el servicio de la Infancia Misionera, o en la Pastoral Misionera general, y aprendan a utilizar los elementos básicos en la animación y formación misioneras de los niños.

  • A esta " iniciación " deberá seguir la formación profesional misionera, con la cual los animadores asimilan la teología misionera, la espiritualidad misionera y la metodología misionera. Con ello quedan capacitados para servir la animación, formación, comunión y cooperación misioneras con los niños y con los demás animadores. Esta formación profesional se ofrece en las Escuelas de Animadores Misioneros ( ESAM ).

  • Desde luego, la formación permanente es la llamada a consolidar progresivamente nuestra vida, formación y servicio de animadores misioneros. Dentro de ella, son muy importantes : la buena preparación de cada uno de los servicios misioneros, los encuentros locales y regionales de animadores misioneros, lo que aprendemos de los niños en las actividades que compartimos con ellos , la participación en misiones; los cursos y los materiales formativos que cada animador puede estudiar en su propia comunidad ; los retiros espirituales y otras actividades con las cuales profundiza su espiritualidad misionera .

          La principal escuela es el compartir con los niños. Conviene intercambiar en cada encuentro experiencias concretas con los ellos, en cada una de las áreas de la pastoral misionera. Se pasa, así, del discernimiento misionero a la iluminación con la Palabra de Dios, con lo cual seguimos a la celebración y a la acción misionera , dando respuesta a las interpelaciones que Dios nos hace en las situaciones concretas de la comunidad y de la historia.

  1. Propiciar la formación misionológica, espiritual y práctica (inicial, básica y permanente) a los animadores para que puedan realizar eficientemente los servicios específicos que les corresponde prestar a los niños y a los otros Animadores misioneros: animación misionera, formación misionera, comunión misionera y cooperación misionera

  2. Motivarlos para que se aprovechen adecuadamente los aportes y los recursos de las ciencias en el servicio misionero a los niños, especialmente, los aportes de la ciencias de la educación , la sicología y la sociología ; los recursos que ofrecen los medios de comunicación social, los medios grupales y las dinámicas testimoniales .

  3. Promover con ellos la educación de su propio liderazgo para que cada uno pueda ayudar a desarrollar los liderazgos entre los niños y en los grupos . Será muy importante que cada animador se prepare para vivir su comunión misionera y para trabajar en equipo con los niños y con los demás evangelizadores.

  4. Propiciar una organización que favorezca la integración entre los mismos animadores misioneros. Con ella , aprovechamos mejor los recursos humanos y materiales , garantizamos un mejor servicio a todos los niños y nos integramos mejor en la pastoral de conjunto. Para ello, es conveniente :

  • ayudar a que se programen específicamente los servicios a los niños y a los mismos animadores, la jornada anual de Infancia Misionera y los demás servicios de cooperación misionera local y universal. 

  • aprovechar bien los recursos (humanos, financieros, materiales, didácticos, disponibilidad de tiempo etc.) propiciando espacios para la planeación, el intercambio de experiencias y la evaluación conjunta. 

  • Será muy importante que en cada nivel haya un Responsable ( Asesor, coordinador, Animador, o Responsable), que promueva y coordine los servicios de la Infancia Misionera en nivel parroquial, en nivel diocesano y en nivel nacional.

  1. Aplicar una metodología activa y participativa : en la misión y para la misión.:

  • En la práctica, el interesado comienza acompañando a otros animadores y , después, asume la responsabilidad respecto de un sector o de un grupo de niños ; poco a poco consolidará su propio estilo de servicio. 

  • El animador es el que primero y mejor ha de dar testimonio de cooperación misionera espiritual, material y con servicios. 

  • Parte fundamental del servicio que se presta como animador misionero es el de promover y acompañar a los niños y a los grupos en su cooperación misionera universal, especialmente en favor de los niños y de la evangelización de los no cristianos. 

  • La preparación y realización de la Jornada anual de Infancia Misionera será tiempo fuerte de animación misionera hacia todos los niños, ocasión especial para renovar la propia consagración misionera y espacio para intensificar la oración por las misiones y para entregar una generosa ofrenda económica en favor de los niños más necesitados del mundo.

  • Con gozo damos prioridad a promover las vocaciones misioneras, acompañando su discernimiento, formación y sostenimiento. 

  • El animador misionero participa en misiones "más allá de las fronteras" de su parroquia y Diócesis. Estimula a los niños y a otros animadores para que, progresivamente y según sus posibilidades, también lo hagan.

  1. Colaborar a la financiación de los programas: Para ello es útil motivar a los animadores misioneros para que : 

  • Aprovechen los recursos locales, con el criterio de autofinanciación con aportes de la comunidad local, lo cual educa misioneramente. 

  • Busquen recursos externos, en cuanto sean necesarios. Informar sobre las fuentes que se podrían aprovechar y los pasos que corresponde dar. En todos los casos, con la aprobación de la Autoridad eclesiástica correspondiente.

  1. Servir en comunión y participación con los niños y con los demás misioneros . Colaboramos a los animadores ayudándolos a que se integren con los demás servicios de la Pastoral Misionera diocesana Esto supone :

  • Trabajo intenso para que se dé prioridad efectiva a la pastoral misionera dentro de la pastoral diocesana y parroquial.

  • Motivación a los párrocos y a los demás agentes de pastoral sobre la Infancia Misionera. Ø Fortalecimiento de los servicios de la Infancia Misionera ( animación, formación, comunión y cooperación misioneras ) dentro de la Dirección diocesana de Obras Misionales Pontificias y dentro del Consejo parroquial .

  • Formación de animadores misioneros en nivel diocesano y parroquial a través de Escuelas de animadores misioneros.

  • Organización de grupos de Infancia Misionera en cada parroquia, escuela y Movimiento. Ø Promoción decidida de la cooperación misionera universal de los niños . 

  • Preparación y realización parroquial y diocesana de la Jornada anual de la Infancia Misionera. 

  • Acompañamiento a los niños para que todos los días sean misioneros en su familia, en su escuela, en su comunidad y para el mundo entero. 

  • Estímulo y apoyo generosos a la formación y servicio de cada uno de los Animadores Misioneros.

 

PARA PROFUNDIZAR Y APLICAR:

1. Elaborar un esquema para explicar a los niños en una parroquia cúales son los servicios de un animador misionero.

2. Qué pasos concretos convendría dar en nuestra comunidad respecto de la selección, formación y organización de animadores misioneros para los niños ?

 

 

 

top