Index

  Back Top Print

LIMOSNERÍA APOSTÓLICA

Ciudad del Vaticano

 

La Limosnería Apostólica es la Oficina de la Santa Sede que tiene la tarea de practicar la caridad a favor de los pobres en nombre del Sumo Pontífice.

Este uso se remonta a los primeros siglos de la Iglesia, y formaba parte de las competencias directas de los Diáconos. Más tarde, tal encargo fue ejercitado por uno o más miembros de la familia de los distintos Pontífices sin una especial dignidad jerárquica o prelaticia, la cual fue concedida después. En una Bula de Inocencia III (1198-1216) se habla del Limosnero como cargo ya existente. El primer Papa en organizar la Limosnería Apostólica fue el Beato Gregorio X (1271-1276) el cual estableció sus atribuciones. También Alejandro V con una Bula de 1409 reguló las formalidades y normas de la Limosnería, que ha siempre llevado a cabo sus actividades gracias a los esfuerzos continuos de los Romanos Pontífices. El Limosnero de Su Santidad tiene dignidad arzobispal, es parte de la Casa Pontificia y, como tal, participa en las celebraciones litúrgicas y en las audiencias oficiales del Santo Padre.

El Papa León XIII, con el objetivo es fomentar la recaudación de fondos para obras de caridad confiadas a la Limosnería, delegó al Limosnero la facultad de conceder la Bendición Apostólica por medio de diplomas en papel pergamino, los cuales, para ser auténticos, deben estar firmados por el Limosnero y llevar el sello en relieve de su Oficina.

Se debe tener presente que los costos señalados para la concesión de la Bendición Papal son únicamente para hacer frente a los gastos del diploma, la preparación y la expedición del mismo y a una aportación para las obras de caridad del Papa.

Todos los ingresos recibidos por la Limosnería Apostólica, como contribución a la obtención de los pergaminos con la Bendición, se dedica en su totalidad a la acción benéfica que esta Oficina practica a favor de  los necesitados, que cotidianamente solicitan la colaboración del Sucesor de Pedro.

 

Limosnero de Su Santidad: Mons. Konrad Krajewski, Arzobispo titular de Benevento