La Santa Sede Menu Busca
La Curia Romana Instituciones Vinculadas a la Santa Sede

Secretaría de Estado Congregationes Tribunales Pontificios Consejos Sínodo de los Obispos Oficinas Pontificias Comisiones Guardia Suiza Instituciones Vinculadas a la Santa Sede Oficina Central para Asuntos Laborales Academias Pontificias
Pontificium Institutum Musicae Sacrae - Roma
Aula Magna
 


Reseña histórica

Abbazia di San Girolamo

El Pontificio Instituto de Música Sacra fue fundado por San Pío X en 1910 con la denominación de “Escuela Superior de Música Sacra”. La escuela fue abierta el 3 de enero de 1911 y confirmada con el breve Expleverunt del 4 de noviembre del mismo año. El 10 de julio de 1914, a través de un rescripto de la Secretaría de Estado, la escuela fue declarada Pontificia y se le concedió la facultad de conferir grados académicos. Benedicto XV asignó como residencia de la escuela el palacio de San Apolinar, trasladándola allí desde la sede de via del Mascherone (16 de octubre de 1914). Pío XI, con el motu proprio Ad musicae sacrae restitutionem (22 de noviembre de 1922) le otorgó estatutos propios, confirmando la dependencia inmediata de la Sede Apostólica.

Con la constitución apostólica Deus scientiarum Dominus (24 de mayo de 1931), la Escuela –denominada ya Pontificio Instituto de Música Sacra– fue incluida entre las universidades y facultades pontificias. Pío XII recomienda vivamente la asistencia a sus cursos, a través de una carta de la Secretaría de Estado al episcopado de todo el mundo (22 de noviembre de 1953) y en la encíclica Musicae sacrae disciplina (25 de diciembre de 1955). En la Instrucción sobre la Música Sacra y la Sagrada Liturgia del 3 de octubre de 1958, la Sagrada Congregación de Ritos señaló la primacía del Instituto romano con respecto a otras instituciones similares. Juan XXIII, con ocasión del cincuentenario de la fundación, a través de la carta apostólica Iucunda laudatio alababa la labor realizada e instituía una sección de música para las misiones (8 de diciembre de 1961). Pablo VI, con el quirógrafo Nobile subsidium liturgiae (22 de noviembre de 1963) instituyó la Consorciatio Internationalis Musicae Sacrae, cuya secretaría tiene su sede en el Instituto. El mismo Papa funda la Escuela de semiología gregoriana el 10 de mayo de 1975.
 

Juan Pablo II asignó al Instituto en 1983 el edificio de la abadía de San Jerónimo de Roma, donde, a partir del curso 1984-1985 se desarrolla la actitividad didáctica y litúrgica. El 19 de enero de 2001, con ocasión del nonagésimo aniversario de la fundación del Pontificio Instituto de Música Sacra y como conclusión de las celebraciones en memoria de Mons. Higinio Anglés, director del Instituto entre 1947 y 1969, el personal docente y no docente del Instituto fue recibido por S. S. Juan Pablo II.

Chiostro dell'Abbazia di San Girolamo

En el discurso pronunciado en tal ocasión, el Santo Padre trazó magistralmente el sendero por el que debe ir la música sacra, testimoniando su alta consideración y aprecio por la actividad didáctica, artística y litúrgica del Instituto.

El Quirógrafo sobre Música Sacra, conmemorativo del centenario del Motu proprio Inter sollicitudines de San Pío X, emanado de Juan Pablo II el 22 de noviembre de 2003, constituye un ulterior signo de la predilección que él tuvo con respecto al Instituto, ya que –al recordar los méritos de “esta institución académica, ahora ya casi centenaria, que ha prestado y presta un cualificado servicio a la Iglesia”– lo designó como ente colaborador de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos con el cometido de “reglamentar y promover la Sagrada Liturgia”, especialmente “en el sector de la música sacra litúrgica”.

Chiostro dell'Abbazia di San Girolamo

El Pontificio Instituto de Música Sacra de Roma, en calidad de institución académica y científica erigida por la Sede Apostólica, goza de personalidad jurídica propia y se rige por las normas del derecho canónico, por sus estatutos propios aprobados por la Santa Sede y por las normas aprobadas a través del Consejo Académico; por facultad de la Sede Apostólica confiere los grados académicos de Bachillerato, Licenciatura, Doctorado y Master.

El Instituto persigue las siguientes finalidades: enseñar las disciplinas litúrgico-musicales desde el punto de vista práctico, teórico e histórico; promover el conocimiento y la difusión del patrimonio tradicional de la música sacra y favorecer las expresiones artísticas adecuadas a las actuales culturas; prestar, por encargo de la Iglesia madre de Roma, un servicio a las Iglesias locales de todo el mundo para la formación de músicos de iglesia y de futuros profesores en el ámbito de la música sacra.

El Instituto realiza su misión a través de la enseñanza de las disciplinas curriculares, la investigación y el análisis histórico-estético, la publicación de obras musicales y científicas, la ejecución de obras musicales en el ámbito concertístico y litúrgico, con el intento de difundir el repertorio del pasado y del presente.

El Pontificio Instituto de Música Sacra promueve asimismo la creación de centros de estudios de música sacra, tanto a nivel académico (universidades, escuelas superiores) como pastoral (escuelas diocesanas) y la organización de congresos de estudio y cursos de especialización y perfeccionamiento (Master).


La Curia Romana