The Holy See
back up
Search
riga

FUNDACIÓN POPULORUM PROGRESSIO

Naturaleza y Finalidad

Han pasado pocos años desde que el Santo Padre, Juan Pablo II, erigió la Fundación Autónoma Populorum Progressio, con sede en el Estado de la Ciudad del Vaticano. Pretendía ser un gesto de amor solidario de la Iglesia hacia los más abandonados y necesitados de protección de América Latina, como son las poblaciones indígenas, mestizas y afroamericanas. Desde entonces se han recogido muchos frutos de amor y caridad.

 

Finalidad.

La Pía Fundación fue creada el 13 de Febrero de 1992, año en que se celebraba el V Centenario del comienzo de la Evangelización del Continente Americano y se reunía la IV Asamblea General del Episcopado Latinoamericano. Su finalidad era promover el desarrollo integral de las comunidades de campesinos más pobres de América Latina y ser signo y testimonio del anhelo cristiano de fraternidad y de auténtica solidaridad.

Entra dentro de su orientación colaborar con todos aquellos que, conscientes de la sufrida condición de los pueblos latinoamericanos, desean contribuir a su desarrollo integral, actuando de modo que la doctrina social de la Iglesia encuentre una justa y oportuna aplicación.

El Fondo Populorum Progressio.

Años antes, en 1968, el Papa Pablo VI creó el Fondo Populorum Progressio con ocasión de su visita a Colombia, de la apertura  de la II Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del encuentro que allí mantuvo con los campesinos. A ellos les decía: "conocemos las condiciones de vuestra existencia: condiciones de miseria para muchos de vosotros, a veces inferiores a la exigencia normal de la vida humana ... oímos el grito que sube desde vuestro sufrimiento ... Nos preguntamos qué podemos hacer por vosotros ... Seguiremos defendiendo vuestra causa.  Continuaremos alentando las iniciativas y los programas de las autoridades responsables, de las entidades internacionales, y de los países prósperos, en favor de las poblaciones en vías de desarrollo. Nos mismo trataremos, en los limites de nuestras posibilidades económicas, de dar ejemplo." Aquel gesto del Papa fructificó en el "Fondo" para ser investido en programas de reforma agraria. La Fundación Populorum Progressio lo asumió, estructuro y completó, formando con él una sola cosa.

Invitación.

 Al crear la Fundación Populorum Progressio, el Papa Juan Pablo II invitaba, como su predecesor, a la Comunidad Internacional, a las Instituciones, y a las personas de buena voluntad para que redoblen los esfuerzos y la solidaridad en favor  del desarrollo integral de los campesinos y de los indígenas de América Latina que se hallen todavía en condiciones de subdesarrollo. Invitaba también a todas las conferencias episcopales,  en especial a las de los países desarrollados y  de la misma América Latina, a realizar una colecta entre sus fieles con tal finalidad. Vale la pena señalar la generosa acogida que la Conferencia Episcopal Italiana dispensó a esta invitación, acogida que perdura.

La necesidad subsiste y, con ella, la llamada del Papa sigue en vigor. Se ha comprobado que cada año la Fundación distribuye entre indígenas y campesinos necesitados un importe que se aproxima al equivalente de su proprio fondo, lo cual representa un hecho destacado en medio de un ambiente en que disminuyen, de forma generalizada, las aportaciones. Esto sólo puede hacerse gracias a la ayuda y generosidad de tantos.

Organización.

La Fundación Populorum Progressio tiene su sede en el Pontificio Consejo Cor Unum, cuyo Presidente, S. E. Mons. Paul Josef Cordes, es también Presidente de la Fundación y su Representante Legal.

Cuenta con un Consejo de Administración, entre cuyas competencias, además de velar por el cumplimiento de los Estatutos, está el estudio y la aprobación de los proyectos presentados. Se constituyó en Santo Domingo, el 16 de Octubre de 1992, y desde entonces ha seguido fiel y puntualmente sus funciones. Esta formado por siete miembros, seis de ellos son Obispos de diversos países de América Latina, y uno del Pontificio Consejo Cor Unum. Son sus miembros: Presidente del Consejo Mons. Fabio Betancur (Colombia), Vicepresidente Mons. Alberto Taveira (Brasil); Miembros: Cardenal Juan Sandoval (México), Mons. Eduardo Luis Abastoflor (Bolivia), Mons. Gerardo Flores (Guatemala), Mons. José Luis Astigarraga (Perú), Mons. Francisco Azcona (Cor Unum) y el Dr. Juan Vicente Isaza, Secretario del Consejo, que tiene la sede en Bogotá.

Siempre acompaña a cada proyecto una carta del Ordinario del lugar garantizando que la necesidad a la que se hace frente es real, que la realización procederá en el tiempo señalado y que cuenta con su aprobación y con los servicios diocesanos. También se usan los servicios de las Nunciaturas Apostólicas. Así, la estructura organizativa de la Iglesia posibilita, sin gastos adicionales, alcanzar los últimos rincones y llegar hasta las selvas más escondidas.

Proyectos aprobados.

Desde su origen, y hasta finalizado el año 2000, se han aprobado y financiado 1.381 proyectos, que han representado un alivio existencial y una sonrisa para miles de indígenas y campesinos necesitados. El importe total abonado hasta la fecha es 11.368.829 US$. Se puede apreciar el incremento casi anual en el número de proyectos y en el importe invertido. Esta es la distribución por años:

TOTAL DE PROYECTOS APROBADOS DESDE EL ORIGEN DE LA FUNDACION POR AÑOS, CON SUS IMPORTES EN DOLARES US

AÑO

PROYECTOS

IMPORTE EN US$

1993

127

Desde el Año 1993

hasta el 1997

el importe total fue

 6.056.619

1994 147
1995 148
1996 158
1997 181
1998 196  
1999 215  
2000 209  
2001 216 1.773.700
2002 223 1.895.300
2003 221 1.843.200
2004 231 1.881.000
TOTAL 2.272 18.762.029 

El importe medio por proyecto se sitúa en torno a los 10.000 US$. Esto indica que la Fundación se centra en microproyectos. La aportación se hace a título de donación, alabando y recomendando, cuando es posible, la creación de fondos rotatorios, gestionados por las respectivas comunidades, lo que hace que el importe tenga mayor utilidad social.

Por Países.

La distribución por países ha sido desigual y esto se debe en parte a la diferente distribución de indígenas y de necesidades y, en parte, al diverso conocimiento e interés por la Fundación.

DISTRIBUCIÓN POR PAÍSES DE LOS DISTINTOS PROYECTOS APROBADOS DESDE EL INICIO DE LA FUNDACIÓN

PAIS NUMERO DE PROYECTOS
ANTILLAS 7
ARGENTINA 21
BOLIVIA 212
BRASIL 193
CHILE 121
COLOMBIA 287 
COSTA RICA 59
CUBA 28
ECUADOR 233
EL SALVADOR 81
GUATEMALA 97
HAITÍ 85
HONDURAS 18
MÉXICO 151
NICARAGUA 135
PANAMÁ 58
PARAGUAY 61
PERÚ 262
REPÚBLICA DOMINICANA 102
URUGUAY 19
VENEZUELA 41
OTROS: PROMOCIÓN 1
T  O  T  A  L 2.272

 

Tipos de proyectos.

Los proyectos que se aprueban atienden los diversos aspectos del desarrollo integral de una comunidad: salud, vivienda, agua potable, instrucción, infraestructura comunal, producción, nutrición, formación religiosa y cívica.

Cada uno de ellos es parte de un proceso que vive el grupo o la comunidad y no el fruto de improvisación. Los proyectos deben ser planeados, ejecutados y evaluados con la participación de la misma comunidad.

DISTRIBUCIÓN DE LOS PROYECTOS APROBADOS ENTRE 2000 - 2004  

POR ÁREAS O SECTORES DE DESARROLLO, EN PORCENTAJES

ÁREAS COMPRENDE PORCENTAJE TOTAL
CONSTRUCCIONES:     14,00%
  Centros de salud 1,64%  
  Escuelas 7,55%  
  Viviendas 4,82%  
       
EDUCACIÓN:     14,55%
  Capacitación 4,27%  
  Comunicación 1,73%  
  Dotación 8,18%  
  Publicaciones 0,36%  
       
INFRAESTRUCTURA COMUNAL:     25,91%
  Agua potable 7,55%  
  Alcantarillado 0,09%  
  Caminos, puentes 0,36%  
  Cercas 0,09%  
  Electrificación 0,27%  
  Letrinas 2,27%  
  Salones Comunales 15,27%  
       
PRODUCCIÓN:     40,00%
  Agropecuaria 31,73%  
  Artesanal 1,36%  
  Microempresarial 5,73%  
  Tiendas comunitarias 1,18%  
       
SALUD:     5,45%
  Capacitación 1,27%  
  Dotación 4,18%  
       
OTROS     0,09%
  Inscripción registro civil 0,09%  

T O T A L

  100%* 100%*

* Se anota que para los porcentajes de la distribución de proyectos aprobados entre 2000 y 2004 se tomó como referencia el total de 1.100 proyectos del lapso. 

 

Fundación joven con proyección de futuro:

La Fundación Populorum Progressio todavía es joven. En sus pocos años de vida se ha realizado el nacimiento, el crecimiento y el desarrollo. Desvelos e iniciativas. Empeño y dedicación de todos. Gracias a tantos hoy se presenta esta Fundación consolidada, con buenas perspectivas de futuro, respondiendo de forma eficaz a necesidades reales y con costos ínfimos.

 

top