The Holy See
back up
Search
riga


NOTITIAE


Summarium

 

 

POLÍTICA CULTURAL DEL GOBIERNO ESPAÑOL

 

La ministra de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno español, publicó el pasado mes de noviembre, en las páginas de uno de los principales diarios españoles, un artículo en el que, acercándose al final de la legislatura, exponía los criterios que orientaron la política cultural realizada por su departamento. Sin entrar ahora a juzgar el mayor o menor acierto en la gestión del ministerio, es interesante destacar algunos elementos de ese artículo. El punto de partida es un concepto de arte y cultura no instrumental. Citando a Kant, que definió la belleza como lo que agrada sin interés, la ministra comenta: «La clave de esa definición se encierra en las palabras “sin interés”. Ambas señalan que el arte y la cultura no son instrumentos, sino que representan una forma de enriquecimiento personal que sólo se produce desde la libertad, pues hablamos de saberes y experiencias imposibles de obtener en la vida cotidiana». Para la Ministra, éste es el criterio fundamental que debería guiar una política cultural, que consecuentemente, debería orientar hacia la fruición de los bienes culturales como un tiempo de celebración, «un tiempo durante el cual nos despojamos de la inmediatez del presente y sus condicionamientos, para adentrarnos en el mundo de lo imperecedero y excepcional. Y en este sentido entiendo que toda política cultural, especialmente en Europa, debe descartar radicalmente la conversión de nuestros países en parques temáticos culturales Pienso que en el terreno de la cultura, la acción del Estado puede y debe facilitar, incitar, pero nunca sustituir la decisión libre, el interés genuino, la curiosidad que lleva a la cadena interminable de preguntas y respuestas. Harold Bloom acierta cuando resume el sentido de todo este argumento identificando el disfrute de la cultura con la renuncia “a placeres más cómodos a favor de otros mucho más difíciles”». Esta apuesta por la gratuidad de la cultura como fuente de crecimiento personal tiene, lógicamente, importantes implicaciones en el diseño de la política educativa. La Ministra lo comenta así: «Los recientes cambios legislativos en la Educación no universitaria contienen una dimensión cultural implícita. Buscan continuar formando el sujeto de la modernidad. Es decir, el tipo de persona conocedora de unos contenidos fundamentales en distintas áreas, capaz de utilizar racionalmente su inteligencia y hacerlo conforme a determinados valores para poder analizar y clasificar un flujo de información hoy abrumador. Podemos mostrarnos escépticos ante las dificultades de formar un sujeto con estas características en la actualidad. El relativismo, el multiculturalismo y el dogmatismo identitario representan serios obstáculos dentro y fuera del sistema educativo. Pero la referencia al sujeto de la modernidad fundamenta, pese a todo, un proyecto educativo, el relativismo y el multiculturalismo, no». En cuanto a la política cultural misma, según la Ministra, se ha orientado en torno a cuatro ejes fundamentales de actuación: conservación y difusión, reconocimiento y estímulo. Los dos primeros se refieren fundamentalmente a la gestión del patrimonio cultural material (archivos, museos, bibliotecas, monumentos), mientras que los dos últimos se refieren a la creación en campo cultural. La misión del Estado no es, escribe, imponer un canon cultural, sino crear las condiciones para que la creación artística y cultural sea posible, por una parte, y por otra parte, reconocer el mérito de quienes han contribuido significativamente al saber y al arte. Con palabras suyas: «los políticos debemos limitarnos a velar por la garantía del pluralismo y la existencia de la mayor objetividad en la asignación de recursos públicos con fines culturales». Se podrá estar de acuerdo o no con el modo en que la reforma educativa se ha llevado a cabo, pero los presupuestos son muy positivos. El planteamiento de la cultura contenido en estas páginas no está lejos de la noción de cultura que subyace a la Constitución Gaudium et Spes, que en el capítulo dedicado a la cultura, la define como «aquello gracias a lo cual el hombre se hace más hombre». Un pensamiento que inspira y mueve la acción del Consejo Pontificio de la Cultura.

 

Fuente: Pilar del Castillo, Política cultural, en Diario ABC, Madrid, 26 noviembre 2003 (edición digital: http://www.abc.es/opinion/index.asp?dia=26112003)

 

 

PREMIO AI LABORATORI DI RESTAURO DEI MUSEI VATICANI

 

Nel 2003 la Biennale Internazionale dell’Arte Contemporanea di Firenze ha reso omaggio ai Laboratori di Restauro dei Musei Vaticani, conferendo il suo massimo riconoscimento, il premio “Lorenzo il Magnifico” per “l’autorevole e prezioso impegno profuso nel campo dell’arte con il continuo recupero dei più grandi patrimoni dell’uomo”.

La quarta edizione della Biennale Internazionale dell’Arte Contemporanea, tenutasi dal 6 al 14 dicembre, sotto la direzione del critico e storico dell’arte Professor John T. Spike, ha contato quest’anno la partecipazione di 890 artisti provenienti da settanta nazioni.

Nell’area riservata ai Laboratori di Restauro dei Musei Vaticani sono stati documentati i principali interventi di restauro effettuati nel corso della pluriennale attività “sull’immenso patrimonio artistico ad essi affidato. Dai cimeli delle antiche civiltà del Mediterraneo, egizi, greci ed etruschi, alla statuaria greco-romana, agli argenti ed avori tardo-antichi, […] sino ai bozzetti in terracotta del Bernini”. Una delle opere più significative della mostra – si legge in un Comunicato Stampa della Biennale – “è il calco in gesso della ‘Pietà’ di Michelangelo, realizzato trenta anni prima del danneggiamento della statua, che permise di restituire il primitivo aspetto al volto della Vergine barbaramente sfregiato”.

 

Cfr. Vatican Information Service, 2-12-2003.

 

 

ESPAÑA: PROMOVER CULTURA BASADA EN VALORES CRISTIANOS

 

El Cardenal Antonio María Rouco Varela, Arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal, instó a los católicos españoles a “renovar nuestra responsabilidad” en la conformación de una cultura basada en los valores cristianos y en el respeto a la identidad del otro. Así lo afirmó durante la Eucaristía de cierre del V Congreso Católicos y Vida Pública, señalando asimismo que nos encontramos ante “una cultura atravesada por el pecado” en la que hay que volver a insertar criterios que enriquezcan la sociedad frente a la cultura dominante.

Al término de la celebración, el Cardenal procedió a la lectura de un mensaje enviado por el Papa Juan Pablo II a los participantes en el congreso, en el que les animaba a “ser presencia y fermento de la Buena Noticia en sus diversos ambientes”, al tiempo que les invitaba a “servir a la evangelización de la cultura en la sociedad española”.

El encuentro, organizado por la Fundación Universitaria San Pablo-CEU, fue clausurado por su presidente, Alfonso Coronel de Palma, quien incidió en que “la evangelización de la cultura es imprescindible para la evangelización de los hombres”, y que “nuestra fe tiene grandes retos, entre el que destaca la urgencia por el diálogo con la cultura de nuestro tiempo, rescatando con ello todo lo bueno y verdadero de las expresiones culturales actuales”.

El encuentro había sido inaugurado el viernes por el Nuncio de Su Santidad en España, Mons. Manuel Monteiro de Castro, quien explicó la relación entre cultura y civilización, y señaló que “nadie se atrevería a poner en duda, con rigor histórico, que la Iglesia a lo largo de los siglos ha sido inspiradora, promotora y protectora de la cultura, la verdadera cultura, la cultura al servicio del hombre”.

En este sentido, animó a “comunicar en el arte, y mediante el arte, que Cristo ha redimido”, porque son los “laicos los constructores de una ciudad, una civilización nueva, la del amor, la genuinamente cristiana”. El Nuncio afirmó que la evangelización, el anuncio de Jesucristo, “tiene que llegar también a la cultura europea contemporánea”, pues es posible hoy en Europa “vivir en plenitud el Evangelio como itinerario que da sentido a la vida ordinaria y la vida familiar”.

 

Cfr.: Noticias Eclesiales (http://www.eclesiales.org), 18-11-2003.

 

 

A CHALLENGE FOR THE CHURCH IN ASIA:

OFFERING CHRISTIAN HUMANISM IN THE SCHOOLS

 

In an interview with the Italian Catholic newspaper Avvenire, Mgr. Vincenzo Zani, Under-secretary of the Congregation for Catholic Education, reports that 802 of the 1358 Catholic universities are in developing countries. Included in these numbers, he clarifies, are some Catholic higher-education institutes that would be called colleges in other countries. According to the statistics compiled by the Congregation and published in Avvenire, Asian countries now have 530 Catholic universities, although Japan’s 39 are not included in this statistic. It seems paradoxical that an increasing number of Catholic universities locate in non-Christian circumstances. The largest number is in India, with 291 universities, followed by the Philippines with 164, and Indonesia with 48. Korea has eight. Thailand, Taiwan, and Pakistan have three each. Sri Lanka has two, and Bangladesh, Iraq, Lebanon, Nepal and Singapore each have one Catholic university.

It is apt to mention here that Asian countries have more than 30,000 Catholic Schools, according to last year’s Vatican Statistics, whilst the Church in this continent has around 20,000 parishes. Catholic schools in Hindu India, number more than 17,000, and Islamic Indonesia has 5,350. Buddhist Thailand has 341.

Since they are called “Catholic”, especially in the eyes of many of other faiths, emphasises Mgr. Zani, Catholic universities are agents of evangelisation and cultural-professional promotion. They seek to bring the message of the Gospel to professional fields and to the protagonists of society, and indeed sometimes the Catholic university is the only public presence of the Church where other religious activities are restricted or banned. At heart, illustrates the Vatican official, the Catholic University is not only a place to acquire professional qualifications, but also a place to learn concretely a more human way of communication, a place where one can find hospitality and a place to find serenity, respect and space for religiosity. The Catholic University’s presence – as a cultural and dialogical milieu – is an effective witness of the Gospel’s values in a non-Christian and underdeveloped reality.

Catholic universities in Asia are known for their openness to cultures and academic excellence. The role of the Catholic University clearly is not achieved in the same way in every place. And just as needs vary from place to place, challenges also may vary and demand specific approaches in response to local needs.

However, in some Asian countries, there are attempts to Hinduise or Islamise the school system and rewrite history. Catholic universities need to respond to these fundamentalist trends with dialogue skills and above all through sacrificial service in witness to the Gospel of love. Some universities risk being swayed by transient contemporary trends, turning toward market-driven elitist education and sidelining their original goal of uplifting the poor and helping the underprivileged. Catholic universities in Asia acknowledge that more has to be done to maintain, revive and develop their Catholic identity.

Even though there are many remaining tasks in response to current needs and challenges, the network of more than 560 Catholic universities and higher-education institutes maintains a real public face for the Church in Asia, and are “a lively and promising sign of the fecundity of the Christian mind in the heart of every culture… a well-founded hope for a new flowering of Christian culture in the rich and varied context of our changing times, which certainly face serious challenges but which also bear so much promise under the action of the Spirit of truth and of love” (John Paul II, Apostolic Constitution Ex Corde Ecclesiae, 1990, n. 2).

 

Sources: Avvenire, 4 January, 2004, p. 3; UCANews, 10 June, 27 Oct., 28 Nov. 2003, 12 Jan. 2004.

 

 

DÍA INTERNACIONAL DE LA LENGUA MATERNA

 

El pasado día 21 de febrero se celebró en todo el mundo el “Día Internacional de la Lengua Materna”, convocado por la Unesco. En su mensaje para la Jornada, el Secretario General de la Unesco, Koichiro Matsuura, afirmó que «hay que favorecer la lengua materna en los sistemas educativos desde la primera edad». Y continuó: «Hoy día sabemos que la enseñanza en la lengua materna y en la lengua oficial ayuda a los niños a obtener mejores resultados y estimula su desarrollo cognitivo y su capacidad de aprendizaje». Según un sondeo llevado a cabo por la misma Unesco, son todavía pocos los países que han incorporado plenamente el uso de la lengua materna en el sistema educativo. Entre ellos destaca la India, líder en el desarrollo de sistemas educativos multilingües. En todo el país se emplean unas 80 lenguas diversas en los diferentes niveles educativos. África, en cambio, donde se hablan unas 2000 lenguas, es deficitario en este aspecto, pues la enseñanza tiene lugar casi exclusivamente en una de las lenguas de las antiguas potencias coloniales.

El “Atlas de las lenguas del mundo en peligro de desaparición”, realizado por la Unesco en 2001, señala que en el mundo se hablan unas 6000 lenguas. El 95% de las mismas son habladas por tan sólo el 4% de la población mundial. Se estima que cada mes desaparecen una o dos lenguas, y otras más están al borde de la extinción, ya que dejan de ser empleadas. Por ello, la 30ª Sesión de la Conferencia General de la Unesco, celebrada en 1999, declaró el día 21 de febrero “Día internacional de la lengua materna”, reconociendo la importancia de la diversidad lingüística y con el objeto de promover la práctica de las lenguas maternas.

 

Fuente: www.unesco.org

 

 

SFIDE PER L’UMANESIMO CRISTIANO

 

Un interessante articolo, dal titolo “Un nuovo umanesimo cristiano, sfida del XXI secolo” a firma di Giorgio Campanini, è apparso sulla rivista Jesus (gennaio 2004, p. 15). L’Autore, partendo dal tema di un Convegno Internazionale svoltosi a Roma, presso la Pontificia Università S. Tommaso d’Aquino, nel settembre 2003, “L’umanesimo cristiano nel terzo millennio”, cerca di evidenziare alcune sfide provenienti dalla cultura dominante.

Come premessa è necessario ribadire l’impegno dell’umanesimo cristiano a recuperare l’integrità della persona umana, liberandola da ogni tentazione separatista, “anima” e “corpo”, per affermare che l’uomo è uno, indivisibile e irripetibile, come ha tante volte affermato Giovanni Paolo II nel Suo Magistero.

La prima sfida viene individuata nel materialismo, una presenza non certo nuova sullo scenario culturale dell’umanità. Esso, però, si presenta oggi sotto spoglie diverse, con un volto nuovo: non più come forma di negazione teorica dello spirituale, ma come rimozione di esso, in nome di una esasperata e quasi ossessiva attenzione al mondo delle cose. In questo contesto la cultura cristiana ha il compito di riaffermare il primato della persona e dei rapporti interpersonali.

La seconda sfida viene indicata nelle varie forme di nichilismo, soprattutto in quelle manifestatesi in una caduta della speranza e in una passiva accettazione dell’impossibilità di dare un senso alla vita. L’uomo viene, così, a trovarsi nella condizione di pulviscolo insignificante dentro un ingranaggio, travolto dagli eventi senza possibilità di reagire. L’umanesimo cristiano è sollecitato a promuovere la centralità e il primato «di questa esile e oscillante canna pensante, descritta da Pascal, capace, nonostante i propri limiti, di affrontare coraggiosamente la storia».

La terza sfida viene ravvisata nell’indifferenza etica e religiosa, una sorta di rifiuto a confrontarsi con la verità, con l’intento di sottrarsi alla grande missione storica dell’uomo: l’appassionata ricerca del vero. Infatti, ciò che differenzia l’essere umano dalle altre creature, rendendolo unico nello scenario della creazione, è la sua capacità di porsi il problema del perché delle cose, cioè la domanda sulla verità. L’umanesimo cristiano, di fronte a questa forma di religione “à la carte”, ha il ruolo importante di tenere viva e di partecipare a una entusiasta ricerca del vero, pur nella consapevolezza che la pienezza della Verità trascende, nell’orizzonte mondano, le capacità umane. La vita dell’uomo non può rimanere ai margini della cultura e segnatamente della cultura cristiana, è importante, invece, che diventi sempre più un “luogo” privilegiato per affrontare queste sfide del XXI secolo e per offrire dei punti di appoggio, così da evitare l’appiattimento della persona sul mondo delle cose (cfr. Pontificio Consiglio della Cultura, Per una pastorale della cultura, Città del Vaticano 1999, n. 7ss.).

 

 

BARCELONA: FÓRUM UNIVERSAL DE LAS CULTURAS

 

Del 9 de mayo al 26 de septiembre 2004, Barcelona será la sede del Fórum Universal de las Culturas-Barcelona 2004. Se trata de una iniciativa sin precedentes, algo parecido a una Exposición Universal, o unas Olimpíadas, solo que tendrá como protagonista exclusiva las culturas –rigurosamente en plural. El Fórum nace de la propuesta que hizo España ante la Unesco en 1997, aprobada unánimemente por los 186 miembros de esta organización. Se dio así vía libre a esta iniciativa, la primera de una serie que se irá celebrando en el futuro en otros países.

La finalidad del Fórum, según sus organizadores, es promover el diálogo entre gentes de todas las culturas, creando una gran vitrina de la creatividad y la diversidad cultural de los pueblos del mundo, como una forma de contrarrestar la unificación cultural impuesta por la globalización cultural.

Los organizadores –la Unesco, el Gobierno Español, el Gobierno regional de Cataluña y la Alcaldía de la Ciudad–, pretenden que el verdadero protagonista sea la sociedad civil. Han privilegiado por ello la participación de asociaciones cívicas y de movimientos de iniciativa popular frente a las instituciones gubernativas y estatales. Se desea con ello implicar activamente a la ciudadanía en el proceso de reflexión, diálogo y debate que a lo largo de los cinco meses del Fórum acompañará las diferentes manifestaciones de tipo cultural. Es decir: un gran happening, al aire libre, que tendrá como marco la ciudad de Barcelona.

El Fórum se articula en siete grandes formatos o espacios. Es interesante mencionarlos para apercibirse de la riqueza y variedad de iniciativas que tendrán lugar durante los cinco meses del Fórum. El primer formato está constituido por los Debates, que constituyen el espacio para el diálogo. Los diálogos –seminarios, conferencias, jornadas, debates–, más de cuarenta en total, se articulan en torno a tres ejes fundamentales: Culturas de la Paz, Culturas de la sostenibilidad, Culturas de la diversidad: identidades en un mundo global. Las exposiciones constituyen el segundo formato, el espacio del reflexión. Habrá tres grandes exposiciones en el recinto del Fórum y veintiuna en el conjunto de la ciudad. La plaza, el espacio de la diversidad, será escenario de miles de microactividades: fiestas, conciertos callejeros, pasacalles, mercados de artesanías, una especie de gran bazar, donde será posible conocer de cerca otras culturas. El Festival Internacional de las Artes constituirá el cuarto espacio, el de la creación: danza, música, pintura, fotografía, la creación artística en todas sus expresiones. El Fórum será también el quinto formato, una gran vitrina donde mostrar experiencias de construcción de un mundo más humano. Semejante a éste es el sexto espacio, el de la solidaridad y la cooperación, para facilitar la participación de grupos que no puedan participar por motivos económicos o por situaciones de falta de libertad. A estos espacios, que constituyen el núcleo principal del Fórum, los organizadores han querido añadir dos más, buscando una mayor proyección. Estos espacios son, respectivamente el Fórum Virtual, un gran programa transversal, el programa educativo, y el octavo espacio, pensado para implicar a los colegios y centros educativos en el Fórum, y para promover la educación en los valores.

Toda esta impresionante serie de actividades y encuentros tendrán lugar en la ciudad de Barcelona. Al igual que sucediera en la Olimpíadas del ‘92, también en esta ocasión la Ciudad aprovechará para rehabilitar una antigua zona industrial, al final de la Avenida Diagonal, una de las más características de Barcelona. Para ello se va a dotar de equipamientos e infraestructuras una zona degradada, lo que supondrán una considerable inversión en cultura.

El Fórum dispone de una página web, en la que puede hallarse ya un calendario de las actividades programadas. La dirección del sitio, en castellano, inglés y catalán, las tres lenguas oficiales del Fórum, es: www.barcelona2004.org

 

 

CARDINAL GEORGE ON MODERN CULTURE

 

On November 20, 2003, Cardinal Francis E. George of Chicago spoke at Rome’s Lateran Pontifical University during a conference marking the 10th anniversary of Pope John Paul II’s encyclical Veritatis Splendor. The encyclical, he said, focused on the fundamental role of faith in explaning the meaning and purpose of human life and its goal of enjoying eternal happiness with God. When life is understood as having a goal beyond the hic et nunc, it becomes clear that some actions are morally good and others are morally wrong. “Theological reflection is necessary to help the believer discern what to change in his culture and when he can accommodate it”, he said.

Modern culture’s exaltation of individualism and its pandering to changing whims are leaving people without firm references to the values and ideas that can unite them and give them a common identity: “modern culture fosters the dissolution of human community, for it lacks any single publicly acknowledged system for integrating, legitimizing and evaluating human experience”. Modern culture “leaves individuals uncertain of bonds and limits and without a source of shared identity […] it is a culture, therefore, corrosive of norms – moral or other – a culture that fights any integrating vision of life, including the vision of faith, in the name of personal freedom understood as individual autonomy”, he said.

The Cardinal said the task of the Church is not only to critique cultures, but also to forge a Christian culture marked by fidelity to Church teachings, to the spiritual and corporal works of mercy and to the promotion and defense of human rights.

 

Source: Our Sunday Visitor, 7 December, 2003.

 

 

UNE FORMATION DIPLÔMANTE EN ART ET LITURGIE

Initiative à l’Institut catholique de Toulouse

 

Proposer une formation à ceux qui exercent des responsabilités dans le domaine liturgique et de l’art, tel est le but de cette initiative lancée pour la prochaine année universitaire.

De plus en plus de laïcs chrétiens sont amenés à assumer des responsabilités dans l’Église au niveau de la liturgie, de l’art sacré et de la musique liturgique. Bon nombre de pasteurs sont confrontés à des problèmes concernant les édifices dont ils ont la charge. Ils sont également appelés à répondre à des questions touchant à l’orgue lorsqu’ils ont un instrument dans leurs églises. Les relations entre l’Église et les pouvoirs publics concernant le patrimoine ne sont pas toujours bien comprises par tous. Beaucoup d’animateurs et d’organistes manquent d’une vraie compréhension de la liturgie et de ses incidences pastorales.

 

Un diplôme d’art, liturgie et théologie

Ces diverses raisons ont incité les responsables de la Faculté de théologie, de l’Institut des arts sacrés et de l’institut de musique sacrée à coordonner leurs efforts pour proposer, au sein de l’institut catholique de Toulouse, une formation spécifique consacrée à ceux qui exercent diverses fonctions relevant de l’art et de la musique dans l’Église. À Paris, il existe un Institut supérieur de liturgie qui propose actuellement une formation de ce type. Cependant, à la demande du CNPL, et compte tenu des possibilités qu’offre Toulouse par son corps professoral, il est apparu qu’une formation spécifique pouvait être proposée au sein de notre établissement. Ce Diplôme universitaire d’art, liturgie et théologie (DUALT) concerne donc tout particulièrement les communautés chrétiennes du Sud de la France, mais sans exclusive.

Ce parcours s’adresse prioritairement aux responsables diocésains de pastorale sacramentelle, de musique et d’art sacrés. Il s’adresse aussi à des artistes, tant plasticiens que musiciens. Toutes ces personnes sont amenées par leurs fonctions à formuler un jugement cohérent et pertinent sur les productions et pratiques musicales dans l’Église ainsi que sur les objets ou aménagements d’églises.

Enfin, cette formation s’adresse aussi à toute personne désireuse d’approfondir ou compléter sa culture par des éléments de réflexion en théologie, en Écriture sainte et en philosophie. Elle se fera à partir d’un tronc commun concernant le domaine de l’art et de la théologie ainsi que des unités de valeur spécialisées. Les cours seront dispensés afin que les candidats concernés puissent prendre leurs dispositions en vue d’effectuer cette formation sur deux ans à raison d’un jour et demi par semaine.

 

Permettre une connaissance plus approfondie de l’art

Sur le modèle des certificats d’études théologiques, ce parcours, réalisable sur deux ans, est bâti en vingt unités de valeur, réparti en quatre sessions et huit cours semestriels.

C’est une formation qui a pour but de permettre une connaissance plus approfondie de l’art dans sa référence au mystère chrétien par des éléments de réflexion théologique, scripturaire et philosophique.

Il s’agit de permettre une meilleure compréhension de la dynamique ecclésiale, et donc de pouvoir préparer l’avenir avec des personnes à la fois compétentes dans leurs domaines et ouvertes, sur les incidences de leurs compétences sur les structures ecclésiales. La pédagogie s’efforcera donc de respecter l’intuition personnelle, l’expérience esthétique de chacun, mais s’enrichira de la pensée théologique et scripturaire.

Ce parcours se fait en lien avec la Faculté de théologie, l’institut de musique sacrée et l’Institut des arts sacrés. Le programme s’articulera autour d’un ensemble de cours communs et de sessions pour tous les candidats ainsi qu’une partie spécialisée selon les domaines propres à chacun ; pour cette partie, les cours seront dispensés par l’Institut de musique sacrée et par l’Institut d’art religieux de Toulouse.

Le parcours sera étudié avec le directeur d’études. Il est possible de l’étaler sur plusieurs années, si nécessaire, et éventuellement de faire valoir des équivalences en certains domaines.

 

Source : Mgr Émile Marcus, Archevêque de Toulouse, Bulletin diocésain de Toulouse n° 5, mars 2003.

 

 

GUATEMALA: CANALE TELEVISIVO PUBBLICO AI MAYA

 

Il presidente guatemalteco Alfonso Portillo ha dato in concessione le frequenze di un canale televisivo pubblico in favore delle popolazioni indigene dei Maya con lo scopo di contribuire a spezzare un secolare isolamento. Definendo i Maya “un popolo bisognoso e abbandonato a causa del razzismo strutturale che per secoli li ha tenuti ai margini della società”, il presidente Portillo ha detto che la concessione “rientra negli accordi di pace del 1996”.

Il canale Maya sarà irradiato anche negli Stati meridionali messicani, a maggioranza indigena, al confine con il Guatemala. Il rappresentante dell’Istituto delle lingue Maya, Domingo Lopez, ha espresso soddisfazione per la concessione, esprimendo l’augurio che attraverso il canale “siano difese le lingue e le tradizioni dei popoli Maya” e ringraziando il governo messicano del presidente Vincenzo Fox, che finanzierà la programmazione.

 

Cfr: Radiogiornale Vaticano, 26 novembre 2003, p. 14.

 

 

EL CELAM CUENTA CON UN NUEVO

OBSERVATORIO DE ANÁLISIS SOCIO PASTORAL

 

El nuevo Observatorio del CELAM, recientemente creado, se dedica a estudiar cambios sociales, entre ellos, las nuevas pobrezas en América Latina, elementos sociales de la realidad cultural de este continente. El Observatorio busca acercar materiales técnicos a los obispos que les permitan ampliar su mirada sobre la pobreza y sobre otros muchos fenómenos sociales propios de la realidad que vivimos. Monseñor Carlos Aguiar, Primer vicepresidente del CELAM y obispo responsable del Observatorio, ha colocado en el centro de la visión de este instituto que éste sea un servicio primariamente eclesial, es decir, con plena conciencia de la naturaleza de la Iglesia y de sus preocupaciones propiamente pastorales. En cierta medida el Observatorio nace de la vida ordinaria del CELAM, en especial de procesos ya existentes en el Departamento de Justicia y Solidaridad. Esta importante iniciativa es una promesa de rica información cultural, desde la cual es posible articular los diversos factores sociales que intervienen en la inculturación del evangelio y la evangelización de la cultura. Los diversos datos especializados de cada esfera social permitirán una mejor lectura cultural, como clave aglutinante de estas aportaciones.

 

 

TAIWAN: PRIMO MENSILE CATTOLICO IN LINGUA CINESE

 

In concomitanza con il Capodanno lunare è uscito in Taiwan il primo mensile cattolico in lingua cinese, lanciato dall’Istituto di Studi Matteo Ricci, attraverso la sua casa editrice Ricci Cultural Enterprise, curata dai padri gesuiti. La rivista, che si intitola Renlai (Flauto dell’umanità), ha l’obiettivo di promuovere il confronto all’interno della società cinese.

“E’ un giornale di opinione che mira a generare un genuino dibattito culturale e sociale all’interno del mondo cinese”, scrive nel suo editoriale P. Jacques Duraud, SJ, direttore della rivista. Egli sarà coadiuvato da P. Benoît Vermander e da Claire Shen Hsiu-chen, a capo della redazione.

La rivista contiene editoriali, commenti, interviste, saggi, articoli di letteratura e cinema. Il mensile vuole offrire, inoltre, ai giovani l’occasione di esprimere le loro idee e far sentire la loro voce. Ogni numero della rivista avrà un tema centrale che sarà affrontato soprattutto con una prospettiva culturale.

 

Cfr: Radiogiornale Vaticano, 25 gennaio 2004, p. 11-12.

 

 

CAMBIOS EN LA JUVENTUD ESPAÑOLA

 

El día 25 de febrero pasado, la Fundación Santa María presentó ante los Medios de Comunicación el Informe “Jóvenes 2000 y Religión”, que estudia de forma monográfica la relación entre los jóvenes y la religión. El libro se inscribe en la serie de informes que la Fundación Santa María dedica, desde hace 25 años, al estudio de los jóvenes españoles en su contexto familiar, social y educativo. El estudio ha sido coordinado por Juan González-Anleo, con la colaboración de diversos autores. El libro comprende los siguientes capítulos, La religiosidad de los jóvenes: Creencias, Ritos y Comunidad (Juan González-Anleo); La socialización religiosa de los jóvenes (Pedro González Blasco); Una tipología sociorreligiosa de los jóvenes españoles (Javier Elzo Imaz); Los jóvenes españoles y la vocación a la vida consagrada (Javier Elzo Imaz); Jóvenes y Religión: Una revisión histórica de los estudios españoles desde 1939 a 2000 (Francisco Carmona); Anexo: Metodología (Pedro González Blasco). Como los informes precedentes elaborados por la Fundación Santa María, la obra se convierte en un punto de referencia obligado para conocer la religiosidad de los jóvenes españoles del 2000.

A primera vista, los datos no son muy halagüeños. El estudio revela un alejamiento de los jóvenes respecto a las enseñanzas de la Iglesia católica en algunos puntos importantes. La participación en la misa dominical para los jóvenes, se sitúa en torno al 12%. Sin embargo es más preocupante el dato de que sólo el 5 por ciento de los que se declaran practicantes afirman seguir la doctrina de la Iglesia sobre sexualidad. Sólo el 10 por ciento de los practicantes cree que la Iglesia ofrece ideas y valores válidos para orientarse en la vida. La familia cumple cada vez menos una función de transmisión de los valores religiosos, a pesar de que la influencia de los padres es más decisiva que la de los amigos. El informe constata una ruptura que cualquiera que haya tenido experiencia de trato directo con jóvenes ya sabe: mientras el 62 por ciento de los adolescentes de 13 y 14 años se declara practicante, esta cifra se reduce a la mitad, el 33 por ciento, entre los jóvenes de más de veinte años. Se trata de una preocupante sangría, que debería llevar a una reflexión sosegada acerca de sus causas.

Precisamente éste es el tema de la Asamblea Plenaria del Consejo Pontificio de la Cultura. El diagnóstico es, desde luego, preocupante. Pero las estadísticas y los informes no agotan la realidad. En medio de un panorama desolador como es el que presenta este informe, el encuentro del Papa con los jóvenes en el aeródromo de Cuatro Vientos en Madrid, durante su última visita a España en mayo de 2003, representa un mentís a la mentalidad catastrofista. Cerca de 600.000 jóvenes se dieron cita para acoger a un anciano luchador de la fe, a pesar de la martilleante campaña de prensa contraria a la visita del Papa, la ambientación negativa de los medios de comunicación y la presión cultural en contra. El déficit de iniciación en la fe de los jóvenes es preocupante, y su falta de identificación con algunos contenidos de la fe, no lo es menos. Pero sigue habiendo una respuesta generosa ante acontecimientos importantes. Toca a los pastores y a los responsables de la catequesis saber capitalizar el interés y la generosidad que suscita Juan Pablo II, Madre Teresa de Calcuta, la atracción hacia el voluntariado y la demanda de espiritualidad auténtica.

 

Fuente: www.fundaciónsantamaria.org

Summarium


top