The Holy See
back up
Search
riga

Discursos del Santo Padre A LOS
Miembros del Consejo Pontificio de la Cultura

 

  1. La Iglesia y la cultura, 18 de enero de 1983
  2. Actividades y proyectos del Consejo Pontificio de la Cultura, 16 de enero de 1984
  3. Evangelizar las culturas de nuestro tiempo, 15 de enero de 1985
  4. Una nueva era de la cultura humana, 13 de enero de 1986
  5. Una evangelización renovada de las personas y de las culturas, 17 de enero de 1987
  6. El Evangelio ha de fecundar todas las culturas, 15 de enero de 1988
  7. La evangelización de las culturas y la inculturación del Evangelio, 13 de enero de 1989
  8. Nuevos horizontes para la cultura mundial, 12 de enero de 1990
  9. Injertar el Evangelio en todas las culturas, 10 de enero de 1992
  10. La misión del nuevo Consejo Pontificio de la Cultura: el diálogo con los no creyentes y la inculturación de la fe, 18 de marzo de 1994
  11. A los participantes en la primera Asamblea plenaria de la Comisión Pontificia para los Bienes Culturales de la Iglesia, 12 de octubre de 1995
    [Italiano]
  12. El Evangelio, Buena Nueva para las culturas, 14 de marzo de 1997
  13. A los participantes en la segunda Asamblea plenaria de la Comisión Pontificia para los Bienes Culturales de la Iglesia, 25 de septiembre de 1997
  14. Cristo renueva todas las culturas, 19 de noviembre de 1999
  15. Asamblea plenaria de la Comisión pontificia para los bienes culturales de la Iglesia, 31 de marzo de 2000
  16. Trasmitir la fe al corazón de las culturas, 16 de marzo de 2002
  17. A los participantes en la IV Asamblea plenaria de la Comisión pontificia para los bienes culturales de la Iglesia, 9 de octubre de 2002
  18. Abrir a Cristo las culturas marcadas por la no credencia o la indiferencia religiosa, 13 de marzo de 2004
  19. La apertura recíproca entre las culturas es un terreno privilegiado para el diálogo, 15 de junio de 2007
  20. La secularizacion en la Iglesia desvitúa la fe cristiana y el stilo de vida de los creyentes, 8 de marzo de 2008
  21. A los participantes en la Asamblea plenaria del Consejo pontificio para la Cultura, 13 de noviembre de 2010

top1. La Iglesia y la cultura, 18 de enero de 1983

Eminentísimos señores, excelentísimos señores, señoras, señores:

1. Me da especial alegría recibir por primera vez y oficialmente al Consejo Pontificio para la Cultura. Quiero ante todo dar las gracias a los miembros del Consejo Internacional nombrados hace poco por mí, que han respondido con suma prontitud a la invitación de reunirse en Roma para deliberar sobre la orientación y futuras actividades del Consejo Pontificio para la Cultura. Su presencia en este Consejo constituye un honor y una esperanza para la Iglesia. Su fama, reconocida en distintos sectores de la cultura, ciencias, letras, medios de información, universidades y disciplinas sagradas, permite esperar un trabajo fecundo de este nuevo Consejo que he decidido crear movido por las directrices del Concilio Vaticano II.

2. Este Concilio imprimió un nuevo dinamismo a dicho sector, sobre todo con la Constitución Gaudium et Spes. Ciertamente hoy es tarea ardua comprender la extrema variedad de culturas, costumbres, tradiciones y civilizaciones. A primera vista el desafío parece sobrepasar nuestras fuerzas, sin embargo, ¿no está en la misma medida de nuestra fe y nuestra esperanza? En el Concilio la Iglesia reconoció una ruptura dramática entre Iglesia y cultura. El mundo moderno está deslumbrado por sus conquistas y sus logros científicos y técnicos. Pero con demasiada frecuencia cede ante ideologías y criterios de ética práctica y comportamientos que están en contradicción con el Evangelio o, al menos, hacen caso omiso de los valores cristianos.

3. En nombre de la fe cristiana el Concilio comprometió a la Iglesia entera a ponerse a la escucha del hombre moderno para comprenderlo e inventar un nuevo tipo de diálogo que le permita introducir la originalidad del mensaje evangélico en el corazón de la mentalidad actual. Hemos de encontrar de nuevo la creatividad apostólica y la potencia profética de los primeros discípulos para afrontar las nuevas culturas. Es necesario presentar la palabra de Cristo en toda su lozanía a las generaciones jóvenes, cuyas actitudes a veces son difíciles de comprender para los espíritus tradicionales, si bien están lejos de cerrarse a los valores espirituales.

4. En varias ocasiones he querido afirmar que el diálogo de la Iglesia con las culturas reviste hoy importancia vital para el porvenir de la Iglesia y del mundo. Permitidme volver a insistir en dos aspectos principales y complementarios que corresponden a los dos niveles en los cuales la Iglesia ejerce su acción: el de la evangelización de las culturas y el de la defensa del hombre y de su promoción cultural. Ambas tareas exigen definir nuevas caminos de diálogo entre la Iglesia y las culturas de nuestra época.

Para la Iglesia este diálogo es absolutamente indispensable, pues de lo contrario la evangelización se reduciría a letra muerta. San Pablo no vacilaba en afirmarlo: "¡Ay de mí, si no evangelizara!". En este final del siglo XX, como en los tiempos del Apóstol, la Iglesia debe hacerse toda para todos y acercarse con simpatía a las culturas de hoy. Aún existen ambientes y mentalidades, países y regiones enteras por evangelizar; y esto requiere un proceso largo y valiente de inculturación para que el Evangelio impregne el alma de las culturas vivas, responda a sus expectativas más altas y las haga crecer incluso hasta la dimensión de la fe, la esperanza y la caridad cristianas. La Iglesia, en sus misioneros ha realizado una obra incomparable en todos los continentes, pero el trabajo misionero no se termina nunca, porque a veces las culturas se han tocado sólo superficialmente y, de todas maneras, por encontrarse éstas en trasformación incesante exigen un nuevo acercamiento. Añadamos asimismo que este término noble de misión se aplica hoy a las antiguas civilizaciones marcadas por el cristianismo, pero ahora están amenazadas por la indiferencia, el agnosticismo y la misma irreligión. Además, surgen sectores nuevos en la cultura con objetivos, métodos y lenguajes diferentes. El diálogo intercultural se impone a los cristianos en todos los países.

5. Para evangelizar eficazmente hay que adoptar resueltamente una actitud de reciprocidad y comprensión para simpatizar con la identidad cultural de los pueblos, de los grupos étnicos y de los varios sectores de la sociedad moderna. Por otra parte, hay que trabajar por el acercamiento de las culturas de modo que los valores universales del hombre sean acogidos por doquier con un espíritu de fraternidad y solidaridad. Evangelizar supone penetrar en las identidades culturales específicas y, al mismo tiempo, favorecer el intercambio de culturas abriéndolas a los valores de la universalidad e incluso, yo diría, de la catolicidad.

Pensando precisamente en esta seria responsabilidad he querido crear el Consejo Pontificio para la Cultura, con el fin de dar a toda la Iglesia un impulso vigoroso y despertar en los responsables y en todos los fieles conscientes, el deber que nos concierne a todos de estar a la escucha del hombre moderno, no para aprobar todos sus comportamientos, sino ante todo para descubrir, en primer lugar, sus esperanzas y aspiraciones latentes. Por esta razón he invitado a los obispos, a quienes están encargados de diversos servicios de la Santa Sede, a las Organizaciones católicas internacionales, a las universidades y a todos los hombres de fe y de cultura, a comprometerse con convicción en el diálogo de las culturas y llevar la palabra salvífica del Evangelio.

6. Además, no hemos de olvidar que en ésta relación dinámica de la Iglesia con el mundo contemporáneo, los cristianos tienen mucho que recibir. El Concilio Vaticano II insistió en este punto, y es oportuno recordarlo. La Iglesia se ha enriquecido grandemente con las adquisiciones de numerosas civilizaciones. La experiencia secular de gran número de pueblos, el progreso de la ciencia, los tesoros ocultos de las diversas culturas por cuyo medio se descubre más plenamente la naturaleza del hombre y se entreabren caminos nuevos hacia la verdad, todo esto redunda en provecho cierto para la Iglesia, como lo reconoció el Concilio (cf. Gaudium et Spes, 44). Y este enriquecimiento continúa. En efecto, pensemos en los resultados de las investigaciones científicas para un mejor conocimiento del universo, para una profundización del misterio del hombre; recapacitemos en los beneficios que pueden proporcionar a la sociedad y a la Iglesia los nuevos medios de comunicación y del encuentro entre los hombres, la capacidad de producir innumerables bienes económicos y culturales, sobre todo, de promover la educación de masas, de curar enfermedades consideradas incurables en otro tiempo. ¡Qué estupendos logros! Todo para honor del hombre. Y todo ha beneficiado grandemente a la misma Iglesia, en su vida, en su organización, en su trabajo y en su obra propia. Es, pues, normal que el Pueblo de Dios, solidario del mundo en el cual vive, reconozca los descubrimientos y las realizaciones de nuestros contemporáneos y participe en la medida de sus posibilidades, para que el mismo hombre crezca y se desarrolle en plenitud. Esto supone profunda capacidad de acogida y admiración y, a la vez, un lúcido sentido de discernimiento. Quisiera insistir en este último punto.

7. Al impulsarnos a evangelizar, nuestra fe nos incita a amar al hombre en sí mismo. Ahora bien, hoy más que nunca el hombre necesita que se le defienda contra las amenazas que se ciernen sobre su desarrollo. El amor que brota de las fuentes del Evangelio, en la estela del misterio de la Encarnación del Verbo nos impulsa a proclamar que el hombre merece honor y amor para sí mismo y debe ser respetado en su dignidad. Así los hermanos deben volver a aprender a hablarse como hermanos, respetarse y comprenderse para que el hombre mismo pueda sobrevivir y crecer en la dignidad, la libertad, y el honor. En la medida en que sofoca el diálogo con las culturas, el mundo moderno se precipita hacia conflictos que corren el riesgo de ser mortales para el porvenir de la civilización humana. Más allá de los prejuicios y de las barreras culturales y de las diferencias raciales, lingüísticas, religiosas e ideológicas, los humanos deben reconocerse como hermanos y hermanas y aceptarse en su diversidad.

8. La falta de comprensión entre los hombres los hace correr hacia un peligro fatal. Sin embargo, el hombre está igualmente amenazado en su ser biológico por el deterioro irreversible del ambiente, por el riesgo de manipulaciones genéticas, por los atentados contra la vida naciente, por la tortura que reina todavía gravemente en nuestros días. Nuestro amor al hombre nos debe infundir el valor de denunciar las concepciones que reducen al ser humano a una cosa que se puede manipular, humillar o eliminar arbitrariamente.

Asímismo el hombre sufre amenazas insidiosas en su ser moral, porque está sometido a corrientes hedonistas que le exasperan sus instintos y lo deslumbran con ilusiones de consumo indiscriminado. La opinión pública es manipulada por las sugerencias engañosas de la poderosa publicidad, cuyos valores unidimensionales debieran hacernos críticos y vigilantes.

Además, el hombre es humillado en nuestros días por sistemas económicos que explotan enteras colectividades. Por otra parte, el hombre es la víctima de ciertos regímenes políticos o ideológicos que aprisionan el alma de los pueblos. Como cristianos no podemos callar y debemos denunciar esta opresión cultural que impide a las personas y grupos étnicos ser ellos mismos en consonancia con su profunda vocación. Gracias a estos valores culturales, el hombre individual o colectivamente vive una vida verdaderamente humana y no se puede tolerar que se destruyan sus razones de vivir. La historia será severa con nuestra época en la medida en que ésta sofoque, corrompa y avasalle brutalmente las culturas en muchas regiones del mundo.

9. Es en este sentido que quise proclamar en la UNESCO, ante la Asamblea de todas las naciones, lo que me permito repetir hoy ante vosotros: "Hay que afirmar al hombre por él mismo, y no por ningún otro motivo o razón: ¡Únicamente por él mismo! Más aún, hay que amar al hombre porque es hombre, hay que revindicar el amor por el hombre en razón de la particular dignidad que posee. El conjunto de las afirmaciones que atañen al hombre pertenecen a la sustancia misma del mensaje de Cristo y de la misión de la Iglesia, a pesar de todo lo que los espíritus críticos hayan podido declarar sobre este punto y a pesar de todo lo que hayan podido hacer las diversas corrientes opuestas a la religión en general, y al cristianismo en particular (Discurso en la UNESCO, 2 de junio de 1980, n. 10; L'Osservatore Romano, Edición en Lengua Española, 15 de junio de 1980, pág. 12). Este mensaje es fundamental para hacer posible el trabajo de la Iglesia en el mundo actual. Por esto, al final de la Encíclica Redemptor Hominis escribí que "el hombre es y se hace siempre la vía de la vida cotidiana de la Iglesia" (n. 21). Sí, el hombre es el "camino de la Iglesia", pues sin este respeto al hombre y a su dignidad, ¿cómo podríamos anunciarle las palabras de la vida y verdad?

10. Por tanto, recordándonos estos dos principios de orientación -evangelización de las culturas y defensa del hombre-, el Consejo Pontificio para la Cultura realizará su propio trabajo. De una parte, se requiere que el evangelizador se familiarice con los ambientes socio-culturales en que debe anunciar la Palabra de Dios; cuanto más sea el mismo Evangelio fermento de cultura en la medida en la cual regocija al hombre en sus modos de pensar, de comportarse, de trabajar, de divertirse, es decir, en su especificidad cultural. De otra parte, nuestra fe nos da una confianza en el hombre -el hombre creado a imagen de Dios y rescatado por Cristo- que deseamos defenderlo y amarlo por él mismo, conscientes de que él no es hombre sino por su cultura, es decir, por su libertad de crecer integralmente y con todas sus capacidades específicas. Es difícil la tarea de ustedes, pero espléndida. Juntos deben contribuir a señalar los nuevos caminos del diálogo de la Iglesia con el mundo de nuestro tiempo. ¿Cómo hablar al corazón y a la inteligencia del hombre moderno para anunciarle la palabra salvífica? ¿Cómo lograr que nuestros contemporáneos sean más sensibles al valor peculiar de la persona humana, a la dignidad de cada individuo, a la riqueza escondida en cada cultura? La tarea de ustedes es grande, pues han de ayudar a la Iglesia a ser creadora de cultura en su relación con el mundo moderno. Seríamos infieles a nuestra misión de evangelizar, a las generaciones presentes si dejáramos a los cristianos en la incomprensión de las nuevas culturas. Seríamos igualmente infieles a la caridad que nos debe animar, si no viéramos dónde hoy el hombre está amenazado en su humanidad, y si no proclamáramos con nuestras palabras y nuestros gestos la necesidad de defender al hombre individual y colectivo, y librarlo de las opresiones que lo esclavizan y humillan.

11. En vuestro trabajo estáis invitados a colaborar con todos los hombres de buena voluntad. Descubriréis que el Espíritu del bien está misteriosamente en la acción de muchos contemporáneos nuestros, incluso en algunos que se confiesan sin religión alguna, pero buscan cumplir honestamente su vocación humana con valentía. Pensemos en tantos padres y madres de familia, en tantos educadores, estudiantes y obreros entregados a su tarea, en tantos hombres y mujeres dedicados a la causa de la paz, del bien común, de la justicia y de la cooperación internacionales. Pensemos tambiém en todos los investigadores que se consagran con constancia y rigor moral a sus trabajos útiles a la sociedad y en todos los artistas sedientos y creadores de belleza. No vaciléis en dialogar con todas estas personas de buena voluntad, de las cuales muchas esperan quizás secretamente el testimonio y el apoyo de la Iglesia para defender mejor e impulsar el progreso auténtico del hombre.

12. Os agradezco ardientemente que hayáis venido a trabajar con nosotros. En nombre de la Iglesia, el Papa cuenta mucho con osotros, pues como lo dije en la carta con la cual cree vuestro Consejo "traerá regularmente a la Santa Sede la resonancia de las grandes aspiraciones culturales alrededor del mundo, profundazando las expectativas de las civilizaciones contemporáneas y explorando los caminos nuevos de diálogo cultural". Vuestro Consejo antes que todo, tendrá valor de testimonio. Debéis manifestar ante los cristianos y el mundo el profundo interés que la Iglesia tiene por el progreso de la cultura y por el diálogo fecundo de las culturas, como por su encuentro benéfico con el Evangelio. Vuestro papel no puede definirse de una vez por todas y "a priori"; la experiencia os enseñará los modos de acción más eficaces y más aptos para las circunstancias. Permaneced en relación periódica con la dirección ejecutiva del Consejo -que felicito y animo- compartiendo su actividad y sus investigaciones, proponed vuestras iniciativas e informad de vuestras experiencias. Evidentemente, lo que se pide al Consejo para la Cultura es ejercer su acción a modo de diálogo, de iniciación, de testimonio, de búsqueda. Es ésta una manera particularmente fecunda para la Iglesia, de estar presente en el mundo para revelar el mensaje nuevo de Cristo Redentor.

En las proximidades del Jubileo de la Redención, pido a Cristo os inspire y os asista para que vuestro trabajo sirva a su plan, a su obra de salvación. De todo corazón os agradezco de antemano vuestra cooperación, os bendigo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.


top2. Actividades y proyectos del Consejo Pontificio para la Cultura, 16 de enero de 1984

Queridos hermanos en el Episcopado, Queridos amigos:

Os doy la más cordial bienvenida, dichoso de encontraros con motivo de vuestra reunión anual en Roma, para un tiempo privilegiado de reflexión y de orientación, en comunión con el Papa. Por medio de vuestras personas, es a los hombres de la cultura de los diferentes continentes a quienes saludo con respeto. Conocéis la importancia vital que yo atribuyo al devenir de las culturas de nuestro tiempo, y a su reencuentro fecundo con la palabra salvífica de Cristo liberador, fuente de gracias también para las culturas.

1. Durante estas jornadas de trabajo, habéis concretado las actividades del Consejo Pontificio para la Cultura, a fin de reflexionar sobre su acción futura, partiendo de una visión cristiana sobre las culturas hacia finales del siglo XX.

Yo deseo a este Consejo, el último nacido de los organismos de la curia romana, que asuma progresivamente su propio papel, y os doy las gracias por todo cuanto habéis llevado a cabo desde la fundación en mayo de 1982. Doy las gracias expresamente al cardenal Garrone, presidente del Comité de Presidencia; al cardenal Sales, a monseñor Paul Poupard, presidente del Comité ejecutivo; a monseñor Antonio Javierre Ortas, consejero; al padre Carrier, secretario, y a sus colaboradores, todos los cuales se consagran a sus primeras tareas de exploración y de realización; y a los distinguidos miembros del Consejo Internacional, cuya colaboración cualificada es y será muy valiosa.

Ya la Santa Sede y la Iglesia, gracias a las universidades y academias eclesiásticas, a las comisiones especializadas, a las bibliotecas y a los archivos han dado siempre al mundo una colaboración de primer orden, en el campo de la educación, de la enseñanza y de la investigación, de las ciencias y de las artes sagradas.Diversos organismos de la Curia colaboran, y es, ciertamente, deseable que su acción se desarrolle aún, como respuesta a las exigencias del mundo moderno, y sobre todo, que sea más armónica y conocida. Vuestro Consejo tiene su parte original en esta actividad y en esta cooperación.

2. Vuestro papel es, sobre todo, de establecer las relaciones con el mundo de la cultura, en la Iglesia y fuera de las instituciones eclesiales, con los obispos, los religiosos, los laicos comprometidos en este campo, o delegados de las asociaciones culturales oficiales o privadas, los universitarios, los investigadores y artistas, todos aquellos que están interesados en profundizar los problemas culturales de nuestra tiempo. En unión con las Iglesias locales, contribuís a que los representantes cualificados den a conocer a la Iglesia el fruto de sus experiencias, investigaciones y realizaciones en beneficio de la cultura -que la Iglesia no deberá ignorar en su diálogo pastoral y que son una fuente de enriquecimiento humano- y también a que reciban a este respecto el testimonio de los cristianos.

3. Se piensa, naturalmente, en Organizaciones Internacionales, tales como la UNESCO y el Consejo de Europa, cuyas actividades específicas quieren estar al servicio de la cultura y de la educación. Vuestro Consejo puede contribuir -tal como ya se ha hecho- a reforzar la colaboración que conviene a tales organismos, los cuales están ya en relación con la Santa Sede.

Estáis igualmente bien ubicados para participar, con otros representantes de la Santa Sede y de la Iglesia, en Congresos importantes que tratan los problemas de la cultura y de las ciencias del hombre. En tales campos, la presencia de la Iglesia, en la medida en que es invitada, es particularmente significativa y fuente de un gran enriquecimiento tanto para el mundo como para ella, y es importante que consagre a la misma todos sus cuidados.

4. La actividad habitual del Consejo es también el estudio profundo de las grandes cuestiones culturales, en las cuales la fe es interpelada y la Iglesia está particularmente implicada. Es un servicio apreciado por el Papa, la Santa Sede y la Iglesia. La colección "Culturas y Diálogo" -de la cual se conocía ya el primero e interesante volumen sobre el caso Galileo- podría contribuir útilmente, al igual que las diversas realizaciones que proyectáis al diálogo entre el Evangelio y las culturas.

5. Para continuar vuestros proyectos es conveniente que os dirijáis -como ya tenéis cuidado de ello a las Conferencias Episcopales a fin de recoger las iniciativas con las cuales llevan a la práctica en sus lugares los objetivos del Concilio Vaticano II y particularmente de la Constitución Gaudium et Spes sobre la cultura. Conocer mejor cómo las Iglesias locales captan las evoluciones de las mentalidades y de las culturas en sus países ayudará a orientar mejor su acción evangelizadora. Experiencias pastorales interesantes se han intentado en este campo a partir del Concilio, que permiten a las Iglesias locales afrontar con la luz del Evangelio, los problemas complejos planteados por el surgimiento de nuevas culturas y los retos de la inculturación, las nuevas corrientes de pensamiento, el reencuentro a veces conflictivo de las culturas y la búsqueda leal del diálogo entre ellas y la Iglesia.

Algunos episcopados han creado ya una comisión competente para la cultura.Algunas diócesis han nombrado un responsable, a veces un obispo auxiliar, encargado de los problemas nuevos que plantea una pastoral moderna de la cultura. Es esta la solución que yo mismo he considerado conveniente instituir, como sabéis, para la diócesis de Roma.

Será valioso hacer conocer los resultados que estas iniciativas han obtenido, suscitando de esta forma un útil intercambio de información y una sana emulación.

6. Con todo derecho también, tratáis de colaborar con las Organizaciones Internacionales Católicas. Muchas de estas organizaciones están particularmente interesadas en los problemas de la cultura, y ya han solicitado esta cooperación con vosotros. Las OIC van adelente en la acción que desarrollan los católicos en la promoción de la cultura, de la educación, del diálogo intercultural. Por esto, me alegro de la atención prestada por vuestro Consejo a este importante sector, en colaboración con el Consejo Pontificio para los Laicos, que tiene competencia para seguir, en general, el apostolado de las organizaciones internacionales católicas.

7. Por otra parte, muchos religiosos y religiosas despliegan una labor imoportante en el campo de la cultura. Muchos Institutos religiosos consagrados a la obra de la educación y al progreso cultural, a la comprensión y a la evangelización de las culturas, han manifestado su deseo de participar activamente en la misión del Consejo Pontificio para la Cultura, a fin de buscar juntos, en un espíritu de colaboración fraterna, los mejores caminos para promover los objetivos del Concilio Vaticano II en estos amplios campos. En unión con la Congregación para los Religiosos y los Institutos Seculares, vuestro Consejo podrá contribuir a ayudar a los religiosas y a las religiosas en el trabajo específico de evangelización, del cual están encargados para la promoción cultural del ser humano.

8. Con estas breves palabras se comprenderá fácilmente la importancia y la urgencia de la misión confiada al Consejo Pontificio para la Cultura, misión que se enmarca en su sitio -y bajo un ángulo específico- en la de los organismos de la Santa Sede y en la de toda la Iglesia, responsable de llevar la Buena Nueva a los hombres muy marcados por el progreso cultural pero también por sus limitaciones. Más que nunca, en efecto, el hombre está gravemente amenazado por la anticultura, que se manifiesta, entre otros hechos, en la violencia creciente, en los enfrentamientos mortales, en las explotaciones de los instintos y de los intereses egoístas.

Al trabajar por el progreso de la cultura, la Iglesia busca, sin descanso, hacer que la sabiduría colectiva la eleve sobre los intereses que dividen. Es necesario permitir a nuestras generaciones que construyan una cultura de la paz. ¡Ojalá puedan nuestros contemporáneos volver a encontrar el gusto de la estima de la cultura, verdadera victoria de la razón, de la comprensión fraterna, del respeto sagrado por el hombre, que es capaz de amor, de creatividad, de contemplación, de solidaridad, de trascendencia!

En este Año Jubilar de la Redención que ya me ha otorgado el privilegio de acoger las peregrinaciones fervorosas de numerosos hombres y mujeres de cultura, imploro las bendiciones del Señor sobre vuestra difícil y apasionante labor. ¡Que el mensaje de reconciliación, de liberación y de amor, beba de las fuentes vivas del Evangelio, purifique e ilumine las culturas de nuestros contemporáneos en búsqueda de esperanza!


top 3. Evangelizar las culturas de nuestro tiempo, 15 de enero de 1985

Queridos hermanos en el episcopado, Queridos amigos:

1. Mi alegría es grande al acogeros esta mañana en Roma, con ocasión de la tercera reunió anual del Consejo Internacional del Consejo Pontificio para la Cultura.

Os agradezco sinceramente vuestra presencia activa en el Consejo y el haber aceptado consagrar vuestro tiempo y vuestras energías a esta estrecha colaboración con la Sede apostólica. Con particular afecto, saludo al Cardenal Gabriel-Marie Garrone, Presidente de vuestra Comisión de Presidencia, así como al Cardenal Eugenio de Araújo Sales. Me dirijo igualmente con agradecimiento a la Dirección Ejecutiva del Consejo Pontificio para la Cultura representada por su Presidente Mons. Paul Poupard y su Secretario, P. Hervé Carrier, quienes, con sus celosos colaboradores y colaboradoras, se dedican a realizar un trabajo abundante y de calidad.

2. El Consejo Pontificio para la Cultura, asume, según mi manera de ver, un significado simbólico y lleno de esperanza. En efecto, veo en vosotros testigos calificados de la cultura católica en el mundo, con el cometido de reflexionar tanto sobre las evoluciones y las esperanzas de las distintas culturas en las regiones, como de los sectores de actividad que os son propios. Por la misión que os he confiado, estáis llamados a ayudar, con competencia, a la Sede apostólica para conocer mejor las aspiraciones profundas y distintas de las culturas contemporáneas y a discernir mejor cómo puede la Iglesia universal darles la respuesta. Pues, en el mundo, las orientaciones, las mentalidades, los modos de pensar y de concebir el sentido de la vida, se modifican, se influencian mutuamente, se enfrentan sin duda, con mayor vigor que nunca en el pasado. Eso deja huellas en todos los que se entregan con lealtad a la promoción del hombre. Es bueno que con vuestro trabajo de estudio, de consulta y de animación -emprendido en conexión con otros Dicasterios romanos, con las Universidades, los Institutos religiosos, las Organizaciones internacionales católicas y varios grandes organismos internacionales vinculados con la promoción de las culturas- favorezcáis una toma de conciencia clara de las posturas que presenta la actividad cultural en el sentido lato del término.

3. Más allá de esta acogida respetuosa y desinteresada de las realidades culturales para un mejor conocimiento, el cristiano no puede hacer abstracción del problema de la evangelización. El Consejo Pontificio para la Cultura participa en la misión de la Sede de Pedro para la evangelización de las culturas y vosotros estáis asociados a la responsabilidad de las Iglesias particulares en las tareas apostólicas que requiere el encuentro del Evangelio con las culturas de nuestra época. Con este fin, se pide un trabajo ingente a todos los cristianos y el desafío debe poner en movimiento sus energías en el corazón de cada pueblo y de cada comunidad humana.

A vosotros, que habéis aceptado ayudar a la Santa Sede en su misión universal al lado de las culturas de nuestras días, confío el cometido especial de estudiar y de profundizar lo que significa para la Iglesia la evangelización de las culturas hoy. Ciertamente, la preocupación por evangelizar las culturas no es nueva para la Iglesia, pero presenta problemas que tienen carácter de novedad en un mundo marcado por el pluralismo, por el choque de las ideologías y por profundos cambios de las mentalidades. Debéis ayudar a la Iglesia a responder a esas cuestiones fundamentales para las culturas actuales: ¿Cómo hacer accesible el mensaje de la Iglesia a las culturas nuevas, a las formas actuales de la inteligencia y de la sensibilidad? ¿Cómo la Iglesia de Cristo puede hacerse entender por el espíritu moderno, que se ufana de sus realizaciones y a la vez se preocupa por el futuro de la familia humana? ¿Quién es Jesucristo para los hombres y las mujeres de hoy?

Sí, la Iglesia en su totalidad debe plantearse esas cuestiones, con el espíritu de lo que decía mi predecesor Pablo VI al concluir el Sínodo sobre la evangelización: "... lo que importa es evangelizar.... la cultura y las culturas del hombre en el sentido rico y amplio que estos términos tienen en la Gaudium et Spes, tomando como punto de partida la persona y teniendo siempre presentes las relaciones de las personas entre sí y con Dios" (Evangelii Nuntiandi, N. 20). Y todavía agregaba: "El Reino que anuncia el Evangelio, es vivido por hombres profundamente vinculados a una cultura y la construcción del Reino no puede menos que tomar los elementos de la cultura y de las culturas humanas" (Ibid.).

Hay por consiguiente, una tarea compleja pero esencial: ayudar a los cristianos a discernir en los rasgos de su cultura lo que pueda contribuir a la justa expresión del mensaje evangélico y a la edificación del Reino de Dios y a denunciar lo que le es contrario. Y, de este modo, el anuncio del Evangelio a los contemporáneos que no se adhieren a él, tendrá más posibilidades de llevarse a cabo en un diálogo auténtico.

No podemos dejar de evangelizar: son tantas las regiones, tantos los ambientes culturales que permanecen insensibles a la buena noticia de Jesucristo. Pienso en las culturas de extensas regiones del mundo todavía al margen de la fe cristiana. Pero pienso también en los amplios sectores culturales en países de tradición cristiana que, hoy, parecen indiferentes -cuando no refractarios- al Evangelio. Hablo, ciertamente de las apariencias, porque no hay que prejuzgar del misterio de las creencias personales y de la acción secreta de la gracia. La Iglesia respeta a todas las culturas y no impone a ninguna su fe en Jesucristo, pero invita a todas las personas de buena voluntad a promover una verdadera civilización del amor fundada en los valores evangélicos de la fraternidad, de la justicia y de la dignidad para todos.

4. Todo esto exige un nuevo acercamiento de las culturas, de las actitudes, de los comportamientos, para dialogar en profundidad con los ambientes culturales y para hacer fecundo su encuentro con el mensaje de Cristo. Este trabajo exige también, por parte de los cristianos responsables, una fe iluminada por la reflexión que, sin cesar, sea confrontada con las fuentes del mensaje de la Iglesia y un discernimiento espiritual que se prosigue sin pausa en la oración.

El Consejo Pontificio para la Cultura, por su parte, está llamado a profundizar los problemas importantes que los desafíos de nuestra tiempo suscitan para la misión evangelizadora de la Iglesia. Por el estudio, por los encuentros, los grupos de reflexión, las consultas, el intercambio de informaciones y de experiencias, por la colaboración de los numerosos corresponsales que, han aceptado trabajar con vosotros en distintas partes del mundo, os exhorto vivamente a iluminar estas nuevas dimensiones a la luz de la reflexión teológica, de la experiencia y del aporte de las ciencias humanas.

Estad seguros de que, apoyaré con agrado, apoyaré los trabajos y las iniciativas que os permitan sensibilizar en estos problemas a las distintas instancias de la Iglesia. Y, como garantía del apoyo que deseo dar a vuestra tarea tan útil para la Iglesia, os imparto, así como a todos vuestros colaboradores y colaboradoras, y a vuestras familias, mi especial Bendición Apostólica.


top4. Una nueva era de la cultura humana, 13 de enero de 1986

Queridos hermanos en el Episcopado, queridos amigos:

1. Os encuentro fieles a la cita romana anual del Consejo Pontificio para la Cultura. Habéis venido de Africa, de América del Norte y de América Latina, de Asia y de Europa; vuestra presencia evoca para nosotros ese vasto panorama de las culturas del mundo entero, algunas de las cuales han sido fecundadas permanentemente por el mensaje de Cristo. Otras esperan aún la luz de la Revelación, pues toda cultura está abierta a las más altas aspiraciones del hombre y es capaz de nuevas síntesis creadoras con el Evangelio.

En estos años en que se inscribe la realidad cotidiana de nuestro atormentado siglo, ya cercana la aurora de un nuevo milenio, portador de esperanzas para la humanidad. El proceso histórico de inculturación del Evangelio y de evangelización de las culturas está aún muy lejos de haber agotado todas sus energías latentes. La novedad eterna del Evangelio encuentra los surgimientos de las culturas en génesis o en proceso de renovación. La aparición de nuevas culturas constituye con toda evidencia una llamada a la valentía y a la inteligencia de todos los creyentes y de los hombres de buena voluntad. Transformaciones sociales y culturales, cambios políticos, fermentaciones ideológicas, inquietudes religiosas, investigaciones éticas: es todo un mundo en gestación que aspira a encontrar forma y orientación, síntesis orgánica y renovación profética. Sepamos sacar respuestas nuevas del tesoro de nuestra esperanza.

Sacudidos por los desequilibrios socio-políticos, por los descubrimientos científicos no plenamente controlados, de los inventos técnicos de una amplitud inusitada, los hombres perciben confusamente el ocaso de las viejas ideologías y el deterioro de los viejos sistemas. Los pueblos nuevos provocan a las viejas sociedades, como para despertarlas de su hastío. Los jóvenes en búsqueda del ideal aspiran a ofrecer un sentido que imprima valor a la aventura humana. Ni la droga ni la violencia, ni la permisividad ni el nihilismo pueden colmar el vacío de la existencia. Las inteligencias y los corazones buscan luz que ilumine y amor que reanime. Nuestra época nos revela descarnadamente el hambre espiritual y la inmensa esperanza de las conciencias.

2. El reciente Sínodo Extraordinario de los Obispos, que hemos tenido la gracia de vivir en Roma, ha hecho tomar conciencia renovada de estas esperanzas profundas de la humanidad y de la inspiración profética del Concilio Vaticano II, ya hace 20 años. De acuerdo con la invitación del Papa Juan XXIII, padre de este Concilio de los tiempos modernos del cual todos nosotros somos hijos, debemos poner el mundo moderno en contacto con las energías vivificadoras del Evangelio (cf. la Bula para la Convocatoria del Concilio Humanae salutis, Navidad de 1961).

Sí, estamos al comienzo de una gigantesca tarea de evangelización del mundo moderno, que se presenta en términos nuevos. El mundo está entrando en una era de cambios profundos, debidos a la amplitud estupefaciente de las creaciones del hombre, cuyas producciones amenazan con la destrucción si no las integra en una visión ética y espiritual. Entramos en un período nuevo de la cultura humana y los cristianos se encuentran ante un inmenso desafío. Hoy comprendemos mejor la amplitud de la llamada profética del Papa Juan XXIII al conjurarnos a eliminar a los profetas de desgracias y a ponernos a trabajar valerosamente en esta tarea formidable: la renovación del mundo y su "encuentro con el rostro de Jesús resucitado... que irradia a través de toda la Iglesia para salvar, alegrar e iluminar a las naciones humanas" (Mensaje Ecclesia Christi, Lumen gentium, 11 de septiembre de 1962).

Mi predecesor Pablo VI asumió esta orientación fundamental y precisó el instrumento privilegiado: el Concilio trabajará para lanzar un puente hacia el mundo contemporáneo (Alocución en la apertura de la 2a sesión, 29 de septiembre de 1963). Yo mismo he querido crear el Consejo Pontificio para la Cultura, precisamente para ayudar y apoyar este trabajo (cf. mi carta del 20 de mayo de 1982).

3. Desde entonces, estáis en el trabajo alegremente y el boletín Iglesia y Culturas ofrece regularmente en francés, inglés y español el eco de la fecunda tarea emprendida: diálogo en curso con los obispos, los religiosos, las Organizaciones Internacionales católicas, las Universidades, consultas, cuyos primeros frutos aparecen ya, red de corresponsales en las diversas partes del mundo, iniciativas suscitadas en las Iglesias, a veces en todo un continente como testimonia la decisión reciente tomada por el CELAM de crear una "Sección para la Cultura", con el fin de dar a la Iglesia en América Latina un nuevo impulso en su misión de evangelización de la cultura de acuerdo al espíritu de la Evangelii nuntiandi y de la opción pastoral de Puebla. Cada Conferencia Episcopal ha sido invitada a crear un organismo ad hoc para la pastoral de la cultura, y algunos de ellos ya están trabajando. En relación con otros organismos de la Santa Sede, seguís además atentamente la actividad de las grandes organizaciones en encuentros internacionales que se ocupan de la cultura, de la ciencia, de la educación, para ofrecer en ellos el punto de vista de la Iglesia.

Me alegro de todo corazón de la actividad del Consejo, atestiguada en el apretado programa de vuestra presente reunión en San Calixto: orientaciones para el diálogo de la Iglesia con las culturas, a la luz del reciente Sínodo de los Obispos, colaboración con los dicasterios romanos: fe y culturas, liturgia y culturas, evangelización y culturas, educación y culturas, papel cultural de la Santa Sede ante los Organismos internacionales, coloquios e investigaciones, cuyos interesantes resultados ya han sido publicados en las diferentes lenguas, en varios continentes. Otros coloquios en preparación os conducirán sucesivamente a diversas partes de Europa y de América, también al encuentro con las antiguas civilizaciones africanas y asiáticas; como al crisol de la modernidad y al reto de las artes, de las humanidades clásicas y de la iconografía cristiana, ante el despertar de una civilización de lo universal.

4. Queridos amigos, proseguid esta tarea compleja, pero necesaria y urgente; estimulad en el mundo las energías en expectativa y las voluntades en estado de alerta. El Sínodo de los Obispos nos ha comprometido a todos con ardor, en situar decididamente la inculturación en el corazón de la misión de la Iglesia en el mundo: "La inculturación es otra cosa que una simple adaptación externa: significa una transformación íntima de los auténticos valores culturales mediante su integración en el cristianismo y la radicación del cristianismo en las diversas culturas humanas" (Relación final del Sínodo Extraordinario de los Obispos, 1985).

Toda la Iglesia prepara ya un futuro Sínodo sobre el apostolado de los laicos. Vosotros podéis comprometer vigorosamente a los laicos, en el diálogo decisivo del Evangelio con las culturas, y de modo particular a los jóvenes. Me alegro de vuestra colaboración activa con el Consejo Pontificio para los Laicos y con la Congregación para la Educación Católica, a fin de estudiar conjuntamente los nuevos problemas planteados por el encuentro del Evangelio con el mundo de la educación y de la cultura. Y sé que no dejaréis de emprender múltiples iniciativas nuevas para responder a la misión que os ha sido confiada.

Mis votos os preceden en este camino exigente, mi oración os acompaña y mi apoyo os sostiene. De todo corazón invoco sobre vosotros y sobre vuestro trabajo la gracia del Señor Todopoderoso, el único que debe inspirar nuestro humilde servicio de Iglesia, impartiéndoos una particular bendición apostólica.


top 5. Una evangelización renovada de las personas y de las culturas, 17 de enero de 1987

Queridos hermanos en el Episcopado, queridos amigos:

1. Es con particular placer que acojo por quinto año consecutivo, al Consejo Pontificio para la Cultura. A cada uno y cada una, personalmente, doy la más cordial bienvenida. Saludo en vuestras personas a los representantes cualificados de los horizontes culturales tan numerosos y variados del mundo. Os doy las gracias por venir cada año a la Sede de Pedro, para un intercambio fructuoso sobre las situaciones de la cultura y de las culturas, a fin de explorar juntos los caminos más indicados para el encuentro de la Iglesia con las mentalidades y las aspiraciones de nuestra época.

Al crear el Consejo Pontificio para la Cultura, hace cinco años, mi intención era traducir en un programa de acción común la voluntad original del Concilio Vaticano II, que miraba a promover el diálogo de salvación con las personas y sus ambientes. Os alentaba, en nuestros encuentros de años pasados, a hallar los medios capaces de estimular en toda la Iglesia un impulso renovado, para que el diálogo Evangelio-culturas llegue a ser una realidad visible. Os invitaba a prestar una atención particular a los órganos más aptos para sostener este esfuerzo a la vez cultural y evangélico: los obispos y sus colaboradores, los institutos religiosos y sus iniciativas, las Organizaciones Internacionales católicas y sus proyectos culturales y apostólicos. En armonía con los otros organismos de la Santa Sede, vuestra finalidad primera es la de profundizar, de cara a la Iglesia universal y a las Iglesias particulares, lo que significa la evangelización de las culturas en el mundo de hoy, tarea ciertamente inmensa y compleja, pero de importancia vital para la misión futura de la Iglesia.

2. Cinco años después, deseo expresaros mi satisfacción por el trabajo que vosotros habéis logrado realizar. Hojeando vuestro boletín Iglesia y Culturas, publicado en varias lenguas, aparece claramente que habéis realizado ya un importante trabajo de consulta y de sensibilización entre las Conferencias Episcopales, los Institutos religiosos, las Organizaciones Internacionales Católicas (OIC), entre un gran número de centros culturales, privados o públicos, y entre Organismos Internacionales, como l'UNESCO y el Consejo de Europa.

Muchos Episcopados han respondido generosamente, creando servicios nuevos para promover un diálogo más incisivo con las culturas. Los religiosos y las religiosas han colaborado activamente en una consulta internacional, que demuestra su interés por la inculturación de su acción apostólica y la consolidación de la vida consagrada en el seno de las culturas en evolución. Las Organizaciones Internacionales Católicas han también estrechado relaciones fecundas con el Consejo Pontificio para la Cultura, al servicio de la promoción cultural y espiritual de los hombres y de las mujeres de hoy.

Gracias a la cooperación activa de los miembros del Consejo Internacional, han sido organizados Congresos regionales sobre diversos problemas culturales que interesan a la Iglesia: en Notre Dame (Estados Unidos), en Río de Janeiro, Buenos Aires, Munich, Bangalore. Otras Conferencias Internacionales se preparan en Europa, en Nigeria y en Japón. Os doy las gracias por este esfuerzo y este compromiso concretos. Vuestro Consejo internacional asume así una eficaz significación, que me agrada destacar.

Y con toda seguridad, como lo demanda la Constitución Regimini Ecclesiae, os preocupa suscitar una colaboración fructuosa con los dicasterios romanos. Pienso, entre otras cosas en vuestra contribución al documento sobre las sectas y movimientos religiosos.

3. Vosotros trabajáis, además, con la Congregación para la Educación Católica y con el Consejo Pontificio para los Laicos, en un proyecto sobre "La Iglesia y la cultura universitaria". Con todas las instancias interesadas en la Iglesia, obispos, religiosos, organizaciones diversas y personalidades laicas, buscáis hacer más presente la Iglesia en los medios universitarios, por su acción pastoral directa, y también por una promoción más activa de los valores evangélicos en el seno de las culturas en gestación dentro de las universidades. Estos problemas merecen todos vuestros esfuerzos, y os animo vivamente a proseguir este importante trabajo emprendido en común. Un gran número de Pastores esperan luz y orientación, en un campo donde están implicados innumerables estudiantes y profesores cristianos. La colaboración de todos los interesados en esta consulta sobre "La Iglesia y la cultura universitaria" permitirá beneficiar el conjunto de la Iglesia con la experiencia adquirida por las iniciativas de unos y otros y las reflexiones comunes sobre esta adquisición.

Hago igualmente votos para que la colaboración, ya entablada con la Comisión Teológica Internacional, se traduzca en resultados fecundos. Vuestra investigación conjunta sobre la fe y la inculturación responde a una petición explícita del Sínodo Extraordinario de los Obispos, y será de grande importancia para la encarnación del Evangelio en el corazón de las culturas de nuestro tiempo.

Queridos amigos, me siento obligado a dar las gracias sinceramente a todos aquellos y aquellas que se consagran con generosidad a la misión que yo confié al Consejo Pontificio para la Cultura, en beneficio de toda la Iglesia.

4. Al felicitaros por las tareas realizadas, os pido que miréis el porvenir con mucha lucidez y esperanza. Permitidme sugerir dos orientaciones principales que deberán inspirar vuestras esfuerzos, vuestras investigaciones, vuestras iniciativas y la cooperación de todos aquellos con quienes estáis en relación.

Por una parte, os comprometo de nuevo a hacer madurar en los espíritus la urgencia de un encuentro efectivo del Evangelio con las culturas vivas. La separación entre Buena Noticia de Jesucristo en zonas enteras de la humanidad permanece inmensa y dramática. Numerosos medios culturales se mantienen cerrados, herméticos, u hostiles al Evangelio. Países enteros están sometidos a políticas culturales que buscan excluir o limitar gravemente la acción de la Iglesia. Todo cristiano sincero sufre profundamente por estas trabas para la proclamación de la Buena Noticia. En nombre de la promoción cultural de todos los hombres y de todas las mujeres, proclamada como un objetivo por las instancias internacionales, es importante hacer comprender a nuestros contemporáneos que el Evangelio de Cristo es fuente de progreso y de plenitud para todos los hombres. Nosotros no hacemos violencia a alguna cultura al proponerle libremente este mensaje salvífico y liberador.

Junto con todos los hombres y todas las mujeres de buena voluntad, compartimos un amor desinteresado e incondicional por cada persona humana. Incluso con aquellos y aquellas que no profesan nuestra fe, podemos encontrar un amplia espacio de colaboración para el progreso cultural de las personas y de los grupos. Las culturas de hoy aspiran ardientemente a la paz y a la fraternidad, a la dignidad y a la justicia, a la libertad y a la solidaridad. Este es un signo de los tiempos, ciertamente providencial que, veinte años después de la Encíclica Populorum Progressio de mi predecesor Pablo VI, nos anima a identificar las vías de una solidaridad nueva entre las personas, las familias espirituales, los centros de reflexión y de acción. Podemos preguntarnos con valentía: Nosotros cristianos ¿Hemos puesto por obra suficientemente la creatividad cultural preconizada por la Gaudium et Spes, para acelerar el encuentro efectivo de la Iglesia con el mundo de nuestro tiempo? ¿No debemos estar más capacitados para el discernimiento, ser más creativos, más resueltos en nuestras empresas de evangelización, más dispuestos también a las colaboraciones indispensables en este vasto campo de la acción cultural asumida en nombre de nuestra fe?

5. Esto me conduce a hablar de nuevo, e insistir, sobre este objetivo igualmente central en vuestro trabajo y que constituye el objeto de vuestra reflexión común con la Comisión Teológica Internacional: el de la inculturación. Yo mismo he abordado el tema en muchos de mis recientes viajes apostólicos. Pues este neologismo encierra una toma de posición capital para la Iglesia, sobre todo en los países de tradiciones cristianas. Al entrar en contacto con las culturas, la Iglesia debe acoger todo lo que en las tradiciones de los pueblos es conciliable con el Evangelio para aportarles las riquezas de Cristo y para enriquecerse ella misma con la sabiduría multiforme de las naciones de la tierra. Vosotros lo sabéis: la inculturación coloca a la Iglesia en un camino difícil, pero necesario. Por tanto, los Pastores, los teólogos y los especialistas de las ciencias humanas tienen que colaborar estrechamente a fin de que este proceso vital se lleve a cabo en beneficio, tanto de los evangelizados como de los evangelizadores, y para que se evite toda simplificación o precipitación, que conduciría a un sincretismo o a una reducción secularizada del anuncio evangélico. Proseguid valientemente vuestra investigación serena y profunda sobre estas cuestiones, conscientes de que vuestros trabajos servirán a muchos en la Iglesia y no sólo en los llamados "países de misión".

Efectivamente, no es un ejercicio intelectual abstracto que se os confía, sino una reflexión al servicio directo de la pastoral comprendidas las naciones de la tradición cristiana, donde se está instaurando poco a poco una "cultura" marcada por la indiferencia o el desinterés por la religión. Con todos mis hermanos en el Episcopado, reafirmo con insistencia la necesidad de movilizar a toda la Iglesia en un esfuerzo creativo, en orden a una evangelización renovada de las personas y de las culturas. Pues sólo mediante un esfuerzo concertado la Iglesia se pondrá en condición de llevar la esperanza de Cristo al seno de las culturas y de las mentalidades actuales. Sepamos encontrar el lenguaje que reúna a los espíritus y a los corazones de tantos hombres y mujeres que aspiran, quizás sin saberlo, a la paz de Cristo y a su mensaje liberador. Este es un proyecto cultural y evangélico de primera importancia.

6. Sin dejaros detener por las dificultades inherentes a una tal misión, proseguid incansablemente promoviendo las colaboraciones voluntarias necesarias, para que, obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas, laicos, organizaciones culturales y educativas, se comprometan con este espíritu apostólico de diálogo querido por el Concilio Vaticano II, reafirmado con tanta nitidez por el Sínodo Extraordinario de 1985, y puesta en práctica con iniciativas como aquella de la Jornada de oración por la paz en Asís.

Os animo de modo muy particular a proseguir vuestras esfuerzos para comprometer a los laicos en esta tarea. Ellos están, efectivamente, en el corazón de las culturas que impregnan la sociedad moderna. En gran parte, depende de ellos que el Evangelio de Cristo sea el fermento capaz de purificar y de enriquecer las orientaciones culturales que decidirán el futuro de la familia humana. De cara al próximo Sínodo de los Obispos, dedicado al apostolado de los laicos, vuestra contribución presenta un interés particular.

En signo de mi afecto y de mi reconocimiento, y en prenda de la gracia del Señor, os doy a cada uno y cada una personalmente, mi benedición.


top6. El Evangelio ha de fecundar todas las culturas, 15 de enero de 1988

Señores cardenales, queridos amigos:

1. Es un placer para mi recibiros aquí con ocasión de la reunión anual del Consejo Pontificio para la Cultura. Después de un primer quinquenio, rico en realizaciones y promesas, se abre una nueva etapa para vuestro joven dicasterio, y me siento feliz de saludar entre vosotros a los miembros recientemente nombrados. América del Norte y América Latina, Africa y Asia, Europa dan testimonio por medio de vosotros de la vitalidad y diversidad de las culturas, como de la presencia de la Iglesia en los vastos ámbitos donde se despliega la actividad humana. El dinamismo evangélico está presente en las más grandes realizaciones de la cultura: la filosofía y la teología, la literatura y la historia, la ciencia y el arte, la arquitectura y la pintura, la poesía y el canto, las leyes, la economía y la universidad. Queridos amigos, os toca ser, al mismo tiempo, los testigos activos de las culturas de hoy en la Iglesia y los representantes visibles y activos del Consejo Pontificio para la Cultura en todo el mundo.

2. El reciente Sínodo de los Obispos, dedicado a la vocación y misión de los laicos en la Iglesia y en el mundo, veinte años después del Concilio Vaticano II, ha subrayado la urgencia de formar a los laicos para hacer que el Evangelio esté más presente en el entramado vivo de las culturas, en los ambientes que caracterizarán las mentalidades del mañana e inspirarán las conductas: la familia, la empresa, la escuela, la universidad y los medios de comunicación social. Algunos de vosotros habéis dado una contribución valiosa, subrayando la importancia de la acción que se debe realizar para abrir el mundo intelectual y universitario a los valores evangélicos.

Los trabajos del Sínodo han hecho tomar conciencia aún más claramente de que el desafío de todos los bautizados es dar testimonio de su fe con inteligencia y valentía, para ofrecer la salvación y la esperanza a través de las culturas de nuestro tiempo. Os invito de nuevo a hacer comprender mejor a nuestros contemporáneos lo que significa concreta y vitalmente evangelizar las culturas. La tarea es compleja y ardua, pero mi estímulo, mi apoyo y mi oración os acompañan en esta misión a la cual concedo una importancia primordial.

3. Para que el Evangelio pueda fecundar las culturas de este mundo, en plena transformación, un impulso renovado debe venir de todos los componentes de la Iglesia, bien de los organismos de la Santa Sede como de las Conferencias Episcopales, de las Organizaciones internacionales católicas como de las comunidades religiosas y de los institutos seculares; de los laicos comprometidos en la rica diversidad de los movimientos de apostolado, como también en el seno de las instituciones civiles.

Vuestro Presidente ejecutivo me ha informado de los proyectos de encuentros, preparados desde hace mucho tiempo, que os permiten poco a poco entrar en contacto con las realidades vivas dé la Iglesia en los diversos continentes. Pienso en particular en el ya próximo coloquio africano debido a la hospitalidad de la señora Victoria Okoye, quien en Onitsha, os permitirá reconocer el extraordinario compromiso de las mujeres africanas para transmitir la fe y la cultura, para encarnar los valores del Evangelio en las generaciones venideras que serán el Africa del próximo milenio.

Dentro del marco de la actividad de la Santa Sede al lado de las Instituciones internacionales, empezando por la UNESCO y el Consejo de Europa, tenéis contribución específica para dar según vuestras propias atribuciones, con el fin de hacer aún más incisiva la presencia de los cristianos y de sus organizaciones en los grandes encuentros donde se debaten los problemas de la educación, de la ciencia, de la información y de la cultura. Animo vivamente vuestra participación en las iniciativas emprendidas por los dicasterios romanos interesados para realizar estos objetivos que responden a las aspiraciones de nuestra época, tan sensible a la puesta en práctica de una cultura solidaria y fraterna.

4. Al término del primer quinquenio, es un placer rendir homenaje a todos aquellos que se han entregado sin medida para crear el Consejo Pontificio para la Cultura, y asegurar su presencia, viva y activa en el mundo. El querido cardenal Garrone y los miembros del Consejo de Presidencia, el cardenal Poupard y el Comité ejecutivo, el Consejo internacional, todos habéis trabajado sin descanso para realizar el mandato que os confié el 20 de mayo de 1982 al instituir vuestra Consejo. Como testimonian vuestro boletín y vuestras diversas publicaciones, este nuevo dicasterio de la Santa Sede ha sabido, con su estilo propio, suscitar en la misma Roma como en todo el mundo, una red activa de corresponsales y emprender una acción capilar que comienza a dar sus frutos. Me agrada especialmente subrayar la utilidad de la colabora- ción con los otros organismos de la Santa Sede, con las Conferencias Episcopales, las Organizaciones interna- cionales católicas y las Conferencias de religiosos. Queridos amigos, con vuestra equipo renovado, continuad vuestra fructuosa cooperación, en estrecha unión igualmente con la Pontificia Academia de las Ciencias, como ya he subrayado en muchas ocasiones.

Aprecio también vuestra colaboración con la Comisión Teológica Internacional. Los problemas concernientes con la fe y la inculturación, que habéis comenzado a explorar juntos, merecen ciertamente un estudio profundo para clarificar una justa pastoral de la cultura.

5. El proyecto "Iglesia y cultura universitaria" llevado conjuntamente con la Congregación para la Educación Católica y el Consejo Pontificio para los Laicos, también llega a ser un medio eficaz de colaboración de la Iglesia en la promoción cristiana de una civilización del amor y de la verdad, en vísperas del nuevo milenio. El mundo universitario constituye para la Iglesia un campo privilegiado para su obra de evangelización y su presencia cultural ¿Qué valores humanos y religiosos caracterizarán la cultura universitaria del mañana? ¿Quién no ve la gravedad de estas cuestiones para la salud intelectual y moral de las nuevas generaciones? Se trata de una postura muy compleja que requiere una cooperación activa de todos en la Iglesia. Me alegro también del estudio y de las reflexiones comunes que el Consejo Pontificio para la Cultura y los dos dicasterios ya mencionados han suscitado, en colaboración con los Episcopados, las organizaciones de laicos y los institutos religiosos, a fin de que la acción de la Iglesia cercana a la cultura universitaria responda verdaderamente a las exigencias de nuestra época.

6. En este Año Mariano, ¡que Nuestra Señora sea vuestra estrella y vuestro modelo! Al darnos a su Hijo Jesús, nos lo ha dado todo. En ella, los valores humanos han sido asumidos y transfigurados en un misterioso conjunto de interioridad y de trascendencia. Que, según su ejemplo, vuestra cultura sea el reflejo de lo que habéis recibido y el crisol de lo que ofrecéis a la Iglesia y al mundo, es decir, el testimonio de que el Reino anunciado por el Evangelio se vive en vuestra propia cultura!

Con mis mejores deseos para vosotros y para vuestras familias, os aseguro mi oración por el fruto de vuestro trabajo, sobre el que invoco la abundancia de la gracia divina, al impartiros de todos corazón mi bendición apostólica.


top7. La evangelización de las culturas y la inculturación del Evangelio, 13 de enero de 1989

Señores cardenales, queridos amigos:

1. Estoy feliz esta mañana, de desearos la más cordial bienvenida, a todos vosotros, que habéis venido de diversas partes del mundo para participar en la reunión del Consejo Pontificio para la Cultura. Es el séptimo año consecutivo que tengo el placer de acoger a este Consejo. En la Constitución Pastor Bonus, que precisa las tareas y la organización de la Curia Romana, he querido confirmar que "el Consejo favorece las relaciones entre la Santa Sede y el mundo de la cultura, anima particularmente el diálogo con las diversas culturas de nuestro tiempo, a fin de que la civilización del hombre se abra siempre más al Evangelio y quienes cultivan las ciencias, las letras y las artes se sientan reconocidos por la Iglesia como personas dedicadas al servicio de la verdad, de la bondad y de la belleza" (art. 166).

Vuestra sesión anual representa un tiempo fuerte en vuestra reflexión y compromiso comunes para promover concretamente el encuentro de la Iglesia con todas las culturas humanas, según el espíritu del Concilio Vaticano II y de los Sínodos de los Obispos. De acuerdo con el encargo que os he confiado, cada año procedéis a un amplio examen de las principales corrientes culturales que marcan los ambientes, las regiones y las disciplinas que representáis. De este modo os hacéis eco, ante el Papa y la Santa Sede, de las tendencias y de las aspiraciones, de las angustias y esperanzas, de las necesidades culturales de la familia humana, y os preguntáis sobre el mejor modo, para la Iglesia, de responder a los decisivos interrogantes planteados por el espíritu contemporáneo. El diagnóstico que ofrecéis sobre el estado de las culturas actuales representa un gran servicio a la Iglesia, y os animo a perfeccionarlo sin cesar. Además de vuestro testimonio y de vuestras experiencias personales, estáis invitados, en efecto, con otras personas y grupos competentes, a un discernimiento espiritual respecto a las corrientes culturales que condicionan a los hombres y mujeres de hoy. Por medio de encuentros, de investigaciones y de publicaciones, dais, en la Iglesia un nuevo impulso para responder a los desafíos que representan la evangelización de las culturas y la inculturación del Evangelio. Este discernimiento es urgente para poder comprender mejor las actuales mentalidades, y descubrir la sed de verdad y de amor que tan sólo Jesucristo puede saciar plenamente, y encontrar los caminos para una nueva evangelización mediante una auténtica pastoral de la cultura.

2. Contemplando el mundo desde un punto de vista universal, captáis mejor el significado apostólico de vuestros trabajos y encontráis un motivo sólido para proseguir con vuestra misión. Mediante este trabajo de discernimiento evangélico, la Iglesia no tiene otro objetivo que a anunciar mejor a toda cultura la Buena Nueva de la salvación en Jesucristo. Porque la realidad humana, individual y social, ha sido liberada por Cristo: las personas, como las actividades humanas, de ahí que la cultura es la expresión más eminente y la más encarnada.

La acción salvífica de la Iglesia con las culturas se ejerce primeramente por intermedio de las personas, de las familias y de los educadores. También una adecuada formación es indispensable para que los cristianos aprendan a manifestar con claridad cómo el fermento evangélico tiene el poder de purificar y elevar los modos de pensar, de juzgar y de actuar que constituyen una determinada cultura. Jesucristo, nuestro Salvador, ofrece su luz y su esperanza a todos aquellos y aquellas que se dedican a las ciencias, las artes, las letras y a los innumerables campos desarrollados por la cultura moderna. Todos los hijos e hijas de la Iglesia deben entonces tomar conciencia de su misión y descubrir cómo la fuerza del Evangelio puede penetrar y regenerar las mentalidades y los valores dominantes que inspiran a cada una de las culturas, así como las opiniones y las actitudes que de ellas se derivan. Cada uno en la Iglesia, mediante la oración y la reflexión, podrá aportar la luz del Evangelio y la irradiación de su ideal ético y espiritual. De este modo, por medio de este paciente trabajo de gestación, humilde y escondido, los frutos de la Redención penetrarán poco a poco las culturas y les otorgarán abrirse en plenitud a las riquezas de la gracia de Cristo.

3. El Consejo Pontificio para la Cultura está realizando un esfuerzo que estimula a la Iglesia en esta grande empresa de nuestra época que constituyen la evangelización de las culturas y la promoción cultural de todos los hombres. Habéis sabido establecer una prometedora cooperación con las Conferencias Episcopales, con las Organizaciones Internacionales Católicas, con los Institutos religiosos, con las asociaciones y movimientos católicos, con los centros culturales y universitarios. En estrecha y fecunda colaboración con ellos, habéis tenido encuentros en diversas partes del mundo, y notables resultados se han obtenido, de los cuales testimonian muchas publicaciones, como vuestro boletín.

Constato también que vuestro trabajo se desarrolla en relación con varios organismos de la Santa Sede, de modo que se hace más visible la dimensión cultural que es un importante componente de la misión apostólica de la Curia Romana.

4. Entre los proyectos en curso, dos iniciativas merecen una especial atención, en primer lugar por su propia importancia, y también porque se realizan en cooperación con diversos organismos de la Santa Sede, en el espíritu de la reforma de la Curia Romana.

Con satisfacción señalo, en primer lugar, el estudio sobre la Iglesia y la cultura universitaria, que lleváis adelante con las Conferencias Episcopales, en colaboración con la Congregación para la Educación Católica y el Consejo Pontificio para los Laicos. Habéis publicado ya un informe de síntesis que ilustra las tendencias significativas y las necesidades espirituales de los ambientes universitarios, así como los nuevos aspectos de la pastoral universitaria de las Iglesias locales. Os animo a continuar esta reflexión común que suscitará, estoy seguro, recomendaciones concretas y beneficiosos intercambios de experiencias apostólicas. La Iglesia encuentra en el mundo universitario un lugar privilegiado para dialogar con las corrientes de espíritu y los estilos de pensamiento que marcarán la cultura del mañana. La esperanza cristiana se ha de poner delante de las nuevas aspiraciones de las conciencias y ha de animar los espíritus de los jóvenes universitarios que pronto estarán frente a tantas responsabilidades, "para que la civilización del hombre se abra siempre más al Evangelio".

Aliento de todo corazón esta pastoral universitaria que da a los estudiantes la posibilidad concreta de reflexionar sobre su fe a un nivel intelectual equivalente al de sus progresos científicos y humanísticos en las otras disciplinas, y que les ayuda a vivirla con las comunidades de fe y de oración.

5. Finalmente, quiero destacar la activa participación que el Consejo Pontificio para la Cultura ha tomado en los trabajos de la Comisión Teológica Internacional sobre la fe y la inculturación. Habéis participado muy de cerca en la elaboración del documento que ha sido preparado con este título y que permitirá comprender mejor el significado bíblico, histórico, antropológico, eclesial y misionero que reviste la inculturación de la fe cristiana. Presenta una posición decisiva para la acción de la Iglesia, tanto en el corazón de las diversas culturas tradicionales, como en las complejas formas de la cultura moderna. Vuestra responsabilidad es ahora traducir estas orientaciones teológicas en programas concretos de pastoral cultural, y me alegra que varias Conferencias Episcopales piensen dedicarse a ello, especialmente en América Latina y en Africa. Animo estas experiencias pastorales y deseo que sus resultados sean compartidos con el conjunto de la Iglesia.

6. Con frecuencia he tenido ocasión de decirlo, pero quiero aún repetirlo: el hombre vive una vida verdaderamente humana gracias a la cultura. Y el lazo fundamental del mensaje de Cristo y de la Iglesia con el hombre en su misma humanidad es creador de cultura en su íntimo fundamento. Esto quiere decir que las conmociones culturales de nuestro tiempo nos invitan a volver a lo esencial y a encontrar nuevamente la preocupación fundamental que es el hombre en todas sus dimensiones, políticas y sociales, ciertamente, pero también, culturales, morales y espirituales. De ello depende, en efecto, el mismo futuro de la humanidad. Inculturar el Evangelio, no es reconducirlo a lo efímero y reducirlo a lo superficial agitado por la cambiante actualidad. Por el contrario, con una audacia totalmente espiritual, insertar la fuerza del fermento evangélico y su novedad más joven que toda modernidad, en el corazón mismo de las sacudidas de nuestro tiempo, en gestación de nuevos modos de pensar, de actuar y de vivir. Es la fidelidad a la alianza con la eterna sabiduría la que es la fuente incesante de renacimiento de nuevas culturas. Quienes han recibido la novedad del Evangelio se lo apropian e interiorizan de tal modo que lo vuelven a expresar en su vivencia cotidiana, según su propia índole. Así, la inculturación del Evangelio en las culturas va a la par con su renovación y las conduce a su auténtica promoción, tanto en la Iglesia como en la ciudad.

7. Sólo me queda dar gracias a Dios por la tarea de discernimiento apostólico y de inculturación evangélica a la cual contribuye vuestro Consejo al servicio de la Iglesia. Y, por intercesión de la Bienaventurada Virgen María, Madre de Dios y de la Iglesia, invoco las luces y la fuerza del Espíritu Santo sobre vuestros trabajos.

Todos mis mejores deseos os acompañan, comenzando por vosotros, Señores Cardenales: el cardenal Paul Poupard, a quien pedí tomase el relevo del querido cardenal Garrone en la presidencia del Consejo, el cardenal Eugénio de Araújo Sales, que sigue haciéndonos beneficiarios de su experiencia; y el cardenal Hyacinthe Thiandoum, que siente no haber podido participar en esta asamblea. Y aseguro mi oración a todos los miembros del Consejo internacional, así como a vuestros colaboradores en San Calixto.

Como signo de mi afecto hacia vuestras personas, vuestras familias y todos aquellos y aquellas que son motivo de vuestra solicitud, os doy de todo corazón mi bendición apostólica.


top8. Nuevos horizontes para la cultura mundial, 12 de enero de 1990

Señores Cardenales, queridos amigos:

1. Me alegro de daros la bienvenida. Reunidos en torno al cardenal Paul Poupard y sus colaboradores, una vez más, os habéis hecho eco ante la Santa Sede de los grandes cambios culturales que sacuden el mundo. Así ayudáis a la Iglesia a discernir mejor los signos de los tiempos y los nuevos caminos de la inculturación del Evangelio y de la evangelización de las culturas. Sobre este asunto, el año que acaba de pasar ha sido rico en acontecimientos excepcionales que hacen fijar nuestra atención precisamente en esta última década de nuestro milenio.

Un sentimiento común parece dominar hoy a la gran familia humana. Todos se preguntan qué futuro hay que construir en paz y solidaridad, en este paso de una época cultural a otra. Las grandes ideologías han mostrado su fracaso ante la dura prueba de los acontecimientos. Sistemas, que se dicen científicos de renovación social, incluso de redención del hombre por sí mismo, mitos de la realización revolucionaria del hombre, se han revelado a los ojos del mundo entero como lo que eran: trágicas utopías que han producido una regresión sin precedentes en la historia atormentada de la humanidad. En medio de sus hermanos, la resistencia heroica de las comunidades cristianas contra el totalitarismo inhumano ha suscitado la admiración. El mundo actual redescubre que la fe en Cristo, lejos de ser el opio de los pueblos, es la mejor garantía y el estímulo de su libertad.

2. Se han derrumbado muros. Se han abierto fronteras. Pero aún se levantan barreras enormes entre las esperanzas de justicia y sus realizaciones, entre la opulencia y la miseria, mientras que las rivalidades renacen desde el momento en que la lucha por el tener aventaja al respeto al ser. Un mesianismo terrestre se ha desplomado y la sed de una nueva justicia brota en el mundo. Surge una nueva esperanza de libertad, de responsabilidad, de solidaridad, de espiritualidad. Todos reclaman una nueva civilización plenamente humana, en esta hora privilegiada en que vivimos. Esta inmensa esperanza de la humanidad no debe quedar frustrada: todos nosotros tenemos que responder a las expectativas de una nueva cultura humana. Esta tarea exige vuestra reflexión y reclama vuestras propuestas. No faltan nuevos riesgos de espejismos y decepciones. La ética laica ha demostrado sus límites y se muestra impotente ante los temibles experimentos que se efectúan sobre seres humanos considerados como simples objetos de laboratorio. El hombre se siente amenazado de una forma radical ante las políticas que deciden arbitrariamente el derecho a la vida o el momento de la muerte, mientras que las leyes del sistema económico pesan gravemente en su vida familiar. La ciencia manifiesta su impotencia para responder a los grandes interrogantes del sentido de la vida, del amor, de la vida social, de la muerte. Y, los mismos hombres parecen dudar sobre los caminos que se han de emprender para construir un mundo fraternal y solidario que todos nuestros contemporáneos desean ardientemente, tanto en el interior de las naciones como a escala continental.

A las mujeres y a los hombres de cultura, incumbe pensar en este futuro a la luz de la fe cristiana que los inspira. La sociedad de mañana deberá ser diferente en un mundo que no tolera más las estructuras estáticas inhumanas. De Oriente a Occidente, de Norte a Sur, la historia en movimiento pone en tela de juicio un orden que descansaba principalmente sobre la fuerza y el miedo. Esta apertura hacia nuevos equilibrios requiere sabia meditación y audaz previsión.

3. Europa entera se interroga sobre su futuro, cuando el derrumbamiento de los sistemas totalitarios reclama una profunda renovación de las politicas y provoca un retorno vigoroso de las aspiraciones espirituales de los pueblos. Europa, por necesidad, busca redefinir su identidad más allá de los sistemas políticos y de las alianzas militares. Y se descubre como un continente de cultura, una tierra regada por la fe cristiana milenaria y, al mismo tiempo, alimentada por un humanismo secular atravesado por corrientes contradictorias. En este momento de crisis, Europa podría tener la tentación de replegarse sobre sí misma descuidando momentáneamente los lazos que la unen al amplio mundo. Pero grandes voces, de Oriente a Occidente, la invitan a elevarse a la dimensión de su vocación histórica, en esta hora a la vez dramática y grandiosa. Os incumbe, desde vuestro lugar ayudarla a reencontrar sus raíces y a construir su futuro en la medida de su ideal y de su generosidad. Los jóvenes que encontré con alegría en el camino de Santiago de Compostela han manifestado con entusiasmo que este ideal vive en ellos.

4. En la otra orilla del Mediterráneo, Africa atormentada, con sus contrastes, a veces hambrienta, se hace más cercana, proclamando siempre con vigor su identidad propia y su lugar específico en el concierto de las naciones. La próxima Asamblea Especial para Africa del Sínodo de los Obispos, en comunión con la Iglesia universal, permitirá a este continente del futuro mostrar cómo el Evangelio en nuestro tiempo es un fermento de cultura incomparable en el desarrollo integral y solidario de las personas y de los pueblos. En el corazón de la iglesia, Africa es creadora de culturas enraizadas en la sabiduría milenaria de los antiguos, y renovadas por la fuerza de la levadura evangélica de la cual las comunidades cristianas son portadoras.

5. América Latina se prepara para celebrar con fervor el quinto Centenario de su evangelización. Ya se anuncia para 1992 la IV Conferencia general de sus obispos que estará orientada hacia una nueva etapa de la evangelización de sus pueblos y de sus culturas, y que dará un nuevo impulso a este continente de la esperanza. Entre la angustia y la esperanza, el futuro de la sociedad, como el de la Iglesia se juega, especialmente junto a los más pobres. Entre América del sur comprometida en un proceso de renovación, y América del Norte rica en potencialidades económicas incomparables, América Central intenta vivir su vocación en la confluencia y en el crisol de las culturas. Los cristianos, que son ampliamente mayorritarios en el conjunto del continente americano, tienen por ese motivo una vocación cultural y espiritual a la medida de sus inmensas posibilidades. El Pontificio Consejo de la Cultura, por su parte, sabrá ayudarles a tomar su puesto en este proceso tan prometedor, superando las tentaciones egoístas y a los repliegues nacionalistas. Estoy contento porque nuevos miembros de vuestro Consejo vengan a contribuir a la realización de esta tarea indispensable.

6. Los contrastes que se observan en las grandes riberas del Pacífico llaman la atención del mundo entero. Un desarrollo económico sin precedentes da a esta zona geográfica un papel nuevo en la historia humana, con un peso inmenso en los asuntos internacionales. Al mismo tiempo, en numerosas regiones las poblaciones se esfuerzan por liberarse de la miseria inhumana. China está en busca de un nuevo destino a la medida de su cultura milenaria. No hay duda de que sus riquezas humanas y su esperanza de una comunión renovada con las culturas del mundo actual le aportan nuevas energías. Espero que un día podáis enriquecer singularmente con este aporte apreciable vuestro diálogo de las culturas y del Evangelio.

7. Queridos amigos: éstos son los temas que alimentan vuestras reflexiones en el ocaso de un siglo que ha conocido demasiado de horror y de terror y que vuelve a aspirar a una cultura plenamente humana.

Si el futuro es incierto, nos invade una certeza. Este futuro será el que los hombres hagan, con su libertad responsable sostenida por la gracia de Dios. Para nosotros cristianos, el hombre al que queremos ayudar a crecer en el corazón de todas las culturas es una persona de una dignidad incomparable, imagen y semejanza de Dios, de este Dios que ha tomado rostro de hombre en Jesucristo. El hombre puede parecer hoy vacilante, a veces agobiado por su pasado, inquieto por su futuro, pero también es cierto que un hombre nuevo emerge con una estatura nueva sobre el escenario del mundo. Su profunda esperanza es la de afirmarse en su libertad, avanzar con su responsabilidad, y actuar en favor de la solidaridad. En esta encrucijada de la historia en busca de esperanza, la Iglesia le anuncia la savia siempre nueva del Evangelio, creador de cultura, fuente de humanidad, al mismo tiempo que promesa de eternidad. Su secreto es el Amor. Es la necesidad primordial de toda cultura humana. Y el nombre de este Amor es Jesús, Hijo de María. Queridos amigos, llevadlo, como ella, con confianza, por todos los caminos de los hombres, al corazón de las nuevas culturas que tenemos que construir entre los hombres, con los hombres. Estad convencidos: la fuerza del Evangelio es capaz de transformar las culturas de nuestro tiempo por su fermento de justicia y de caridad en la verdad y la solidaridad. Esta fe que llega a ser cultura es fuente de esperanza. Firme en esta esperanza, y contento de veros así en el trabajo, pido al Señor que os bendiga.


top9. Injertar el Evangelio en todas las culturas, 10 de enero de 1992

Señores cardenales; queridos amigos:

1. Os acojo con alegría y os doy la bienvenida. Me complace saludaros y manifestaros mi reconocimiento por vuestra dedicación a la Iglesia y su misión de evangelización. Os agradezco igualmente vuestra competencia que ponéis al servicio de la Santa Sede, bajo la dirección del Cardenal Paul Poupard, junto con los Cardenales Eugênio de Araújo Sales y Hyacinthe Thiandoum, del Comité de presidencia, y la ayuda de los colaboradores y colaboradoras que realizan en Roma un trabajo de calidad. Dentro de unos meses, el Pontificio Consejo para la Cultura, uno de los dicasterios más jóvenes de la Curia romana, celebrará su décimo aniversario de fundación. En el curso de este primer decenio habéis testimoniado mediante vuestro trabajo, que la cultura es un elemento constitutivo de la vida de las comunidades cristianas, como de toda sociedad verdaderamente humana. Según las orientaciones dadas el 20 de mayo de 1982 en la Carta de fundación y confirmadas por la constitución apostólica Pastor Bonus (art. 166-168), os dedicáis decididamente a la reflexión y la acción.

2. Habéis desarrollado progresivamente una fructuosa colaboración con diversos dicasterios de la Curia romana y muchos otros organismos, como el Comité Pontificio de las Ciencias históricas y la Academia pontificia de las Ciencias. Espero que se intensifique vuestra colaboración con las Iglesias locales, a fin de promover las propias iniciativas para estimular la evangelización de las culturas y la inculturación de la fe. Vuestro boletín Iglesia y Culturas extiende el radio de los numerosos y diversificados logros, de alcance internacional, de los que vosotros os encargáis de informar. Colaboráis con las Organizaciones Internacionales Católicas, con la UNESCO y el Consejo de Europa. Habéis participado en numerosas manifestaciones - algunas organizadas por vosotros - y habéis desarrollado una reflexión valiosa sobre los medios de comunicación social, las artes, las ediciones, las universidades católicas, el papel de la mujer en el desarrollo cultural, la inculturación de la fe en Africa y Asia, la evangelización de América y la construcción de la nueva Europa.

3. Desde hace varios años, está en marcha el diseño de una nueva Europa, en medio de sombras y luces, alegrías y dolores. La caída de los muros ideológicos y políticos ha producido una alegría intensa y suscitado grandes esperanzas, pero otros muros dividen de nuevo el continente. Así, pues, os agradezco que, acogiendo una petición mía con el fin de preparar la Asamblea especial para Europa del Sínodo de los Obispos, hayáis organizado el Simposio pre-sinodal Cristianismo y cultura en Europa. Memoria, conciencia, proyecto. Habéis ayudado a los Obispos y, a través de ellos, a toda la Iglesia a reavivar nuestra memoria cristiana milenaria y a discernir mejor los fundamentos culturales del renacimiento de una Europa espiritualmente unida, en la que queremos ser "testigos de Cristo que nos ha librado" (cf. Ga 5,1).

En el umbral del tercer milenio, la misión apostólica de la Iglesia la compromete a una nueva evangelización, en la cual la cultura reviste una importancia primordial. Los Padres del reciente Sínodo lo pusieron de relieve: el número de cristianos aumenta, pero, al mismo tiempo, se acentúa la presión de una cultura sin anclaje espiritual. La descristianización ha engendrado sociedades que no tienen referencia a Dios. El reflujo del marxismo-leninismo ateo como sistema político totalitario en Europa está lejos de solucionar los dramas que ha provocado en estos tres cuartos de siglo. Todos los que han sido afectados por este sistema totalitario de un modo u otro, sus responsables y sus partidarios, como sus más extremos opositores, se han convertido en sus víctimas. Quienes han sacrificado por la utopía comunista su familia, sus energías y su dignidad comienzan a tomar conciencia de haber sido arrastrados en una mentira que ha herido profundamente la naturaleza humana. Los demás encuentran una libertad para la cual no estaban preparados y cuyo uso permanece hipotético, pues viven en condiciones políticas, sociales y económicas precarias, y experimentan una situación cultural confusa, con el despertar sangriento de los antagonismos nacionalistas.

En su conclusión el Simposio pre-sinodal os preguntaba ¿hacia dónde y hacia quién se dirigirán aquellos cuyas esperanzas utópicas acaban de desvanecerse? El vacío espiritual que mina la sociedad es, ante todo, un vacío cultural. Y es la conciencia moral, renovada por el Evangelio de Cristo, que puede llenarlo verdaderamente. Únicamente, en la fidelidad creadora a su patrimonio heredado del pasado y siempre vivo, Europa estará capacidada para afrontar el futuro con un proyecto que sea un verdadero encuentro entre la Palabra de Vida y las culturas en búsqueda del amor y de la verdad para el hombre. Aprovecho la ocasión que hoy se me ofrece, para renovar a todos aquellos que han sido artífices de este Simposio mi expresión de reconocimiento por su cooperación con los trabajos del Sínodo.

4. En este año 1992 se celebra el quinto centenario de la evangelización de América. He querido de modo particular que la "cultura cristiana" sea uno de los ejes principales de este jubileo, en el cual la Iglesia propondrá verdaderamente el Evangelio de Cristo a los hombres en la medida en que se dirija a cada hombre en su cultura y en que la fe de los cristianos muestre su capacidad de fecundar las culturas emergentes, que llevan consigo la esperanza para el futuro. América Latina representa casi la mitad de los católicos del mundo. El reto de su nueva evangelización está estrechamente unido a un diálogo renovado entre las culturas y la fe. También el Pontificio Consejo de la cultura, seguirá aportando su experiencia a las Conferencias episcopales que lo soliciten, con el CELAM.

5. El próximo Sínodo de los obispos para Africa dará un puesto central al gran desafío de la implantación del Evangelio en las culturas africanas. Los documentos preparatorios ya han estudiado de cerca las relaciones entre evangelización e inculturación. Desde hace más de un siglo, los misioneros han gastado generosamente sus energías y han sacrificado con frecuencia su propia vida a fin de que el Evangelio salvador alegrara al africano en el corazón de su ser. La inculturación es un proceso lento, que abarca en toda la extensión de la vida misionera. Y una mirada de conjunto dirigida hacia la humanidad muestra que esta misión está aún en sus comienzos y que debemos comprometernos con todas nuestras fuerzas a su servicio (cf. Redemptoris missio, 52 y 1). En vísperas de este Sínodo, las Iglesias de Africa, amenazadas por el sincretismo y las sectas, encuentran un nuevo impulso para anunciar el Evangelio y acogerlo en función de sus culturas, en el marco de la catequesis, de la formación de los sacerdotes y de los catequistas, de la liturgia y de la vida de las comunidades cristianas. Esto requiere tiempo: todo proceso de inculturación auténtica de la fe es un acto de "tradición", que debe hallar su inspiración y sus normas en la única Tradición. Supone una profundización teológica y antropológica del mensaje de la Redención y, a la vez, el testimonio vivo e irreemplazable de las comunidades cristianas, felices de poder compartir su amor ferviente de Cristo.

6. Os espera una labor urgente: restablecer los lazos que se han debilitado, y a veces roto, entre los valores culturales de nuestro tiempo y su fundamento cristiano permanente. Los cambios políticos, los trastornos económicos, y las transformaciones culturales de estos últimos años han contribuido ampliamente a una toma de conciencia moral, dolorosa y lúcida. Tras decenios de opresión totalitaria, hombres y mujeres nos dan su testimonio desgarrador: es a la conciencia moral, guardiana de su identidad profunda, que ellos deben su supervivencia personal. Muchos son hoy los jóvenes y menos jóvenes de las naciones industrializadas que claman, por todos los medios, su insatisfacción frente al "tener" que asfixia al "ser". Por doquier, los pueblos exigen que se respeten su cultura y su derecho a una vida plenamente humana. Gracias a la cultura se hace realidad la expresión de Pascal: "El hombre supera infinitamente al hombre".

7. Una situación cultural nueva deriva principalmente del desarrollo de las ciencias y de las técnicas. Conscientes de la reflexión renovada que pide de parte de la Iglesia, habéis ideado un congreso en Tokio sobre Ciencia tecnología y valores espirituales. Un enfoque asiático de la modernización, y otro en la misma Ciudad del Vaticano, en colaboración con la Academia Pontificia de las Ciencias, sobre La ciencia en el marco de la cultura humana. La fragmentación de los conocimientos como su aplicación técnica hace más difícil la visión orgánica y armoniosa del hombre en su unidad ontológica. Lejos de ser extraña a la cultura científica, la Iglesia se alegra por los descubrimientos y las aplicaciones técnicas capaces de mejorar las condiciones y la calidad de vida de nuestros contemporáneos. Ella recuerda sin cesar el carácter único y la dignidad del ser humano contra toda tentación de abusar del poder que confiere la técnica. Espero que prosigáis el diálogo iniciado en el curso de estos últimos años con los representantes de la cultura científica, de la ciencias exactas y de las ciencias del hombre. Los progresos de la ciencia y de la técnica reclaman una conciencia renovada y una exigencia ética al corazón de la cultura, que los hombres de todas las culturas puedan beneficiarse de ellas con equidad, en un esfuerzo perseverante de solidaridad.

8. Las aspiraciones fundamentales del hombre encierran un sentido. Expresan, de múltiples modos, a veces confusos, la vocación a "ser", inscrita por Dios en el corazón de cada hombre. En medio de las incertidumbres y angustias de nuestro tiempo, la misión os llama a ofrecer lo mejor de vosotros mismos para desarrollar una verdadera cultura de la esperanza, fundada en la Revelación y la Salvación de Jesucristo.

La libertad es plenamente valorada cuando la acogida de la verdad y el amor que Dios llega a todo hombre. Para los cristianos es un inmenso desafío: testimoniar el amor, que es la fuente y la realización de toda cultura, en Jesucristo que nos ha liberado.

9. Humanizar con el Evangelio la sociedad y sus instituciones, y dar nuevamente a la familia, a las ciudades y a los pueblos un alma digna del hombre creado a imagen de Dios, tal es el desafío del siglo XXI. La Iglesia puede contar con los hombres y las mujeres de cultura para ayudar a los pueblos a recuperar su memoria, reavivar su conciencia y preparar su porvenir. El fermento cristiano fecundará y extenderá las culturas y sus valores.

De este modo Cristo, Camino, Verdad y Vida (Jn 14,6), Él que ha dado "novedad a todas las cosas, al darse Él mismo", como escribió Ireneo de Lión (Adv. haer., IV, 34, 1). De allí, la importancia de la educación y la necesidad de profesores que sean auténticos formadores de la persona. La necesidad de investigadores y de sabios cristianos, cuya capacidad científica sea reconocida y apreciada, para dar sentido a los descubrimientos de la ciencia y a las invenciones de la técnica. El mundo tiene necesidad de sacerdotes, de religiosos, de religiosas y de laicos seriamente formados en el conocimiento de la heredad doctrinal de la Iglesia, rica de su patrimonio cultural bimilenario, fuente siempre fecunda de artistas y poetas, capaces de ayudar al pueblo de Dios a vivir el misterio inagotable de Cristo, celebrado en la belleza, meditado en la oración y encarnado en la santidad.

10. Señores Cardenales, queridos amigos, que este encuentro con el Sucesor de Pedro os fortalezca en la conciencia de vuestra misión. La cultura es del hombre, por el hombre y para el hombre. La vocación del Pontificio Consejo para la Cultura, vuestra vocación, en este final del siglo y del milenio, consiste en suscitar una nueva cultura del amor y de la esperanza inspirada en la verdad que nos hace libres en Jesucristo. Éste es el objetivo de la inculturación, prioridad para la nueva evangelización. El arraigo del Evangelio en el seno de las culturas es una exigencia de la misión, tal como lo recordé recientemente en la encíclica Redemptoris missio. Sed sus artífices auténticos, en comunión profunda con la Santa Sede y con toda la Iglesia, en el seno de las Iglesias locales, bajo la guía de sus Pastores.

Con mis fervientes deseos para vosotros y para todos vuestros seres queridos, os aseguro mi agradecimiento y mi oración por la fecundidad de vuestros trabajos. En prenda de mi afecto, os imparto de todo corazón mi bendición apostólica.


top10. La misión del nuevo Consejo Pontificio de la Cultura: el diálogo con los no creyentes y la inculturación de la fe, 18 de marzo de 1994

Señores cardenales; queridos hermanos en el episcopado; queridos amigos:

1. Con alegría os acojo esta mañana, miembros, consultores y colaboradores del Consejo pontificio para la cultura, reunidos bajo la presidencia del cardenal Paul Poupard durante esta primera asamblea plenaria del dicasterio, tal como quedó constituido después de la uníón de los anteriores Consejos pontificios para el diálogo con los no creyentes y para la cultura, según el motu proprio Inde a pontificatus, del 25 de marzo de 1993.

Sabéis bien que, desde comienzos de mi pontificado, he insistido en la gran importancia de las relaciones entre la Iglesia y la cultura. En la carta de fundación del Consejo pontificio para la cultura, recordé que "una fe que no se hace cultura es una fe no plenamente acogida, no totalmente pensada, no fielmente vivida" (Carta del 20 de mayo de 1982: cf. L'Osservatore Romano, edición en lengua española, 6 de junio de 1982, p. 19).

Una doble constatación se impone: la mayoría de los países de tradición cristiana tienen la experiencia de una grave ruptura entre el Evangelio y amplios sectores de la cultura, mientras que en las Iglesias jóvenes se plantea con agudeza el problema del encuentro del Evangelio con las culturas autóctonas. Esta situación indica ya la orientación de vuestra tarea: evangelizar las culturas e inculturar la fe. Permitidme explicitar ciertos puntos que me parecen particularmente importantes.

2. El fenómeno de la no-creencia, con sus con- secuencias prácticas que son la secularización de la vida social y privada, la indiferencia religiosa o, incluso, el rechazo explícito de toda religión, sigue siendo uno de los temas prioritarios de vuestra reflexión y de vuestras preocupaciones pastorales: conviene buscar sus causas históricas, culturales, sociales e intelectuales y, al mismo tiempo, promover un diálogo respetuoso y abierto con los que no creen en Dios o no profesan ninguna religión; la organización de encuentros y de intercambios con ellos, como habéis hecho en el pasado, puede dar seguramente fruto.

3. La inculturación de la fe es la otra grande tarea de vuestro dicasterio. Los centros especializados de investigación podrían ayudar a su realización. Pero no hay que olvidarse de que "es un quehacer de todo el pueblo de Dios, no sólo de algunos expertos, porque se sabe que el pueblo refleja el auténtico sentido de la fe" (Redemptoris missio, 54). La Iglesia, mediante a un largo proceso de profundización, toma poco a poco conciencia de toda la riqueza del depósito de la fe a través de la vida del pueblo de Dios: en el proceso de la inculturación, se pasa de lo implícito vivido a lo explícito conocido. De manera análoga, la experiencia de los bautizados, que viven en el Espíritu Santo el misterio de Cristo, bajo la guía de sus pastores, los inducen a discernir progresivamente los elementos de las diversas culturas, compatibles con la fe católica y a renunciar a los otros. Esta lenta maduración requiere de mucha paciencia y sabiduría, una gran apertura de corazón, un sentido ya advertido por la Tradición y una gran audacia apostólica, siguiendo el ejemplo de los Apóstoles, de los Padres y de los Doctores de la Iglesia.

4. Al crear el Consejo pontificio para la cultura, he querido "dar a toda la Iglesia un impulso común en el encuentro, incesantemente renovado, del mensaje de salvación del Evangelio con la pluralidad de las culturas". Le confié también el mandato de "participar en las preocupaciones culturales que los dicasterios de la Santa Sede encuentran en su trabajo, de modo que se facilite la coordinación de sus tareas para la evangelización de las culturas, y se asegure la cooperación de las instituciones culturales de la Santa Sede" (Carta del 20 de mayo de 1982). En esta perspectiva, os he encomendado la misión de seguir y coordinar la actividad de las Academias pontificias, de acuerdo con sus objetivos propios y sus estatutos, y mantener contactos regulares con la Comisión pontificia para los bienes culturales de la Iglesia, "a fin de asegurar una sintonía de finalidades y una fecunda colaboración recíproca" (Motu proprio Inde a pontificatus, 25 de marzo de 1993; cf. L'Osservatore Romano, edición en lengua española, 7 de mayo de 1993, p. 5).

5. Para realizar mejor vuestra misión, estáis llamados a entablar relaciones más estrechas con las Conferencias episcopales y, especialmente, con las comisiones para la cultura, que deberían existir en el seno de todas las Conferencias, como habéis solicitado recientemente. Esas comisiones están llamadas a ser focos de promoción de la cultura cristiana en los diferentes países, y centros de diálogo con las culturas extrañas al cristianismo. Los organismos privilegiados de promoción de la cultura cristiana y de diálogo con los medios culturales no cristianos son, seguramente, los centros culturales católicos, numerosos en todo el mundo, cuya acción sostenéis y favorecéis la irradiación. A este respecto, el primer encuentro internacional que acabáis de organizar en Chantilly permite esperar de otros intercambios fructíferos.

6. En el mismo orden de ideas, colaboráis con las Organizaciones Internacionales católicas, especialmente aquellas que agrupan a los intelectuales, a los científicos y a los artistas, promoviendo "iniciativas adecuadas concernientes al diálogo entre la fe y las culturas, y el diálogo intercultural". (cf. Motu proprio Inde a pontificatus, art. 3).

Además, seguís la política y la acción cultural de los gobiernos y de las Organizaciones internacionales, tales como la UNESCO, el Consejo de cooperación cultural del Consejo de Europa y otros organismos, preocupados de dar una dimensión plenamente humana a su política cultural.

7. Vuestra acción, directa o indirecta, en los ambientes donde se elaboran las grandes corrientes del pensamiento del tercer milenio, procura dar un nuevo impulso a la actividad de los cristianos en materia cultural, que tiene su puesto en el conjunto del mundo contemporáneo. En esta vasta empresa, tan urgente como necesaria, tenéis que dirigir un diálogo, que parece lleno de promesas, con los representantes de las corrientes agnósticas o con los no-creyentes, que se inspiran en antiguas civilizaciones o en planteamientos intelectuales mas recientes.

8. "El cristianismo es creador de cultura en su mismo fundamento", (Discurso a la UNESCO, 2 de junio de 1980). En el mundo cristiano, una cultura realmente prestigiosa se ha extendido a lo largo de los siglos, tanto en el campo de las letras y de la filosofía, como en el de las ciencias y de las artes. El sentido mismo de la belleza en la antigua Europa es ampliamente tributario de la cultura cristiana de sus pueblos, y su paisaje ha sido modelado a su imagen. El centro en torno al cual se ha construido esta cultura es el corazón de nuestra fe: el misterio eucarístico. Las catedrales al igual que las humildes iglesias de los campos, la música religiosa como la arquitectura, la escultura y la pintura, irradian el misterio del verum Corpus, natum de Maria Virgine, hacia el cual todo converge en un movimiento de admiración. Por lo que concierne a la música, recordaré con mucho gusto, éste año a Giovanni Pierluigi da Palestrina, con ocasión del cuarto centenario de su muerte. Parecería que en su arte, después de un período de confusión, la Iglesia vuelve a encontrar una voz pacifica por la contemplación del misterio eucarístico, como una serena respiración del alma que se sabe amada de Dios.

La cultura cristiana refleja admirablemente la relación del hombre con Dios, renovada en la Redención. Ella abre a la contemplación del Señor, verdadero Dios y verdadero hombre. Esta cultura se halla vivificada por el amor que Cristo derrama en los corazones (cf. Rm 5, 5), y por la experiencia de los discípulos llamados a imitar a su Maestro. De tales fuentes han nacido una conciencia intensa del sentido de la existencia, una gran fuerza de carácter alegre en el corazón de las familias cristianas y una fina sensibilidad, antes desconocida. La gracia despierta, libera, purifica, ordena y dilata las potencias creativas del hombre. Y, si invita a la ascesis y a la renuncia, es para liberar el corazón, libertad eminentemente favorable tanto para la creación artística como para el pensamiento y la acción fundados en la verdad.

9. Así, en esta cultura, el influjo ejercido por los santos y las santas es determinante: por la luz que irradian, por su libertad interior y por la fuerza de su personalidad, marcan el pensamiento y la expresión artística de períodos enteros de nuestra historia. Basta recordar aquí a san Francisco de Asís: tenía un temperamento de poeta, algo que testimonian ampliamente sus palabras, sus actitudes y su sentido innato del gesto simbólico. Aunque se situo bien lejos de toda preocupación literaria, no es menos creador de una nueva cultura, en el campo del pensamiento y la expresión artística. San Buenaventura y Giotto no se habrían realizado sin él.

Es decir, queridos amigos, allí reside la verdadera exigencia de la cultura cristiana. Esta maravillosa creación del hombre sólo puede surgir de la contemplación del misterio de Cristo y de la escucha de su palabra, puesta en práctica con una total sinceridad y con un compromiso sin reservas, a ejemplo de la Virgen María. La fe libera el pensamiento y abre nuevos horizontes al lenguaje del arte poético y literario, a la filosofía y a la teología, así como a otras formas de creación propias del genio humano.

Es en la expansión y en la promoción de esta cultura que: unos son llamados mediante el diálogo con los no-creyentes: otros mediante la búsqueda de nuevas expresiones del ser cristiano, todos mediante una irradiación cultural más vigorosa de la Iglesia en este mundo en búsqueda de la belleza y de la verdad, de unidad y de amor.

Para cumplir vuestra tarea, así bella, así noble y así necesaria, os acompañe mi bendición apostólica, con mi afectuosa gratitud.


top12. El Evangelio, Buena Nueva para las culturas, 14 de marzo de 1997

Señores Cardenales, queridos hermanos en el episcopado, queridos amigos:

1. Os recibo con alegría esta mañana, al término de vuestra Asamblea Plenaria. Agradezco a vuestro Presidente, el Señor Cardenal Paul Poupard, que haya recordado el espíritu en el que se han desarrollado vuestros trabajos. Habéis reflexionado sobre la cuestión de cómo ayudar a la Iglesia a garantizar una presencia más vigorosa del Evangelio en el corazón de las culturas, en la proximidad del nuevo milenio.

Este encuentro me brinda la oportunidad de volver a deciros: "La síntesis entre la cultura y la fe no es sólo una exigencia de la cultura, sino también de la fe" (Carta de fundación del Consejo Pontificio para la Cultura, 20 de mayo de 1982). Es esto lo que los cristianos fieles al Evangelio han realizado a lo largo de dos milenios en las más diversas situaciones culturales. La mayor parte de las veces la Iglesia se ha insertado en la cultura de los pueblos en cuyo seno se había implantado, para modelarla según los principios del Evangelio.

La fe en Cristo, encarnado en la historia, transforma interiormente no sólo a las personas, sino que regenera también a los pueblos y a sus culturas. Así, al final de la antigüedad, los cristianos, que vivían en una cultura a la que debían mucho, la transformaron desde dentro y le infundieron un espíritu nuevo. Cuando esa cultura se vio amenazada, la Iglesia, con Atanasio, Juan Crisóstomo, Ambrosio, Agustín, Gregorio Magno y muchos otros, transmitió la herencia de Jerusalén, de Atenas y de Roma, para dar vida a una auténtica civilización cristiana. Ésta fue ocasión, a pesar de las imperfecciones inherentes a toda obra humana, de una síntesis lograda entre la fe y la cultura.

2. En nuestros días, esta síntesis se echa a menudo de menos; la ruptura entre el Evangelio y la cultura es, "sin duda el drama de nuestro tiempo" (Pablo VI, Evangelii nuntiandi, n 20). Ello supone un drama para la fe, puesto que en una sociedad en que el cristianismo parece ausente de la vida social y la fe queda relegada a la esfera privada, el acceso a los valores religiosos resulta cada vez más difícil, sobre todo para los pobres y los sencillos, es decir, para la gran mayoría del pueblo, que se seculariza imperceptiblemente bajo la presión de los modelos de pensamiento y de comportamiento propagados por la cultura dominante. La ausencia de una cultura que los sostenga impide a los sencillos tener acceso a la fe y vivirla plenamente.

Esta situación es también dramática para la cultura, que a causa de su ruptura con la fe atraviesa una crisis profunda. El síntoma de dicha crisis es, ante todo, el sentimiento de angustia que proviene de la conciencia de la finitud en un mundo sin Dios, donde se hace del yo un absoluto, y de las realidades terrenas los únicos valores de la vida. En una cultura sin trascendencia, el hombre sucumbe ante la atracción del dinero y del poder, del placer y del éxito. Se encuentra así con la insatisfacción causada por el materialismo, por la pérdida del sentido de los valores morales y por la inquietud ante el futuro.

3. Sin embargo, en medio de este desencanto no deja de subsistir una sed de absoluto, un deseo del bien, un hambre de la verdad, una necesidad de realización de la persona. Ello denota la amplitud de la misión del Consejo Pontificio de la Cultura: ayudar a la Iglesia a realizar una nueva síntesis entre la fe y la cultura para mayor bien de todos. En este fin de siglo es esencial reafirmar la fecundidad de la fe en la evolución de una cultura. Sólo una fe que sea fuente de decisiones espirituales radicales es capaz de influir en la cultura de una época. Así, la actitud de San Benito, el patricio romano que abandonó una sociedad envejecida y se retiró a la soledad, a la ascesis y a la oración, fue determinante para el crecimiento de la civilización cristiana.

4. En su acercamiento a las culturas, el cristianismo se presenta con el mensaje de la salvación, recibido de los Apóstoles y de los primeros discípulos, pensado y profundizado por los Padres de la Iglesia y por los teólogos, vivido por el pueblo cristiano, especialmente por los santos, y expresado por grandes genios de la teología, de la filosofía, de la literatura y del arte. Este mensaje tenemos que anunciarlo a los hombres de hoy en toda su riqueza y en toda su belleza.

Para hacerlo, cada Iglesia particular debería tener un proyecto cultural, como sucede ya en algunos países. Durante esta Asamblea Plenaria habéis dedicado una parte notable de vuestros trabajos a considerar no sólo los desafíos, sino también las exigencias de una auténtica pastoral de la cultura, que es decisiva para la nueva evangelización. Viniendo de horizontes culturales diversos, dais a conocer a la Santa Sede las expectativas de las Iglesias locales y el eco de vuestras comunidades cristianas.

Entre las tareas que os competen, subrayo algunos puntos que requieren la mayor atención por parte de vuestro Consejo, como la creación de centros culturales católicos o la presencia en el mundo de los medios de comunicación social y en el mundo científico, para transmitir en ellos la herencia cultural del cristianismo. En todos estos esfuerzos, estad particularmente cercanos a los jóvenes y a los artistas.

5. La fe en Cristo da a las culturas una dimensión nueva, la de la esperanza en el Reino de Dios. Los cristianos tienen la vocación de inscribir en el corazón de las culturas esta esperanza en una tierra nueva y en unos cielos nuevos. Porque cuando la esperanza se desvanece, las culturas mueren. El Evangelio, lejos de ponerlas en peligro o de empobrecerlas, les aporta un suplemento de alegría y de belleza, de libertad y de sentido, de verdad y de bondad.

Todos estamos llamados a transmitir este mensaje, con palabras que lo anuncien, con una existencia que dé testimonio de él, y con una cultura que lo irradie. Porque el Evangelio conduce a la cultura a su perfección, y la cultura auténtica está abierta al Evangelio. Es preciso retomar una y otra vez esta tarea de donación del Evangelio a la cultura y viceversa. He instituido el Consejo Pontificio de la Cultura para ayudar a la Iglesia a vivir el intercambio salvífico en el que la inculturación del Evangelio va a la par con la evangelización de las culturas. ¡Que Dios os ayude a cumplir vuestra apasionante misión!

Encomendando a María, Madre de la Iglesia y primera educadora de Cristo, el futuro del Consejo Pontificio de la Cultura y de todos sus miembros, os imparto de todo corazón la bendición apostólica.


top 13. A los participantes en la segunda Asamblea plenaria de la Comisión Pontificia para los Bienes Culturales de la Iglesia, 25 de septiembre de 1997

Señores cardenales;
venerados hermanos en el episcopado y en el sacerdocio;
ilustres señores y señoras:

1. Me alegra enviaros mi saludo, con ocasión de la segunda Asamblea plenaria de la Comisión pontificia para los bienes culturales de la Iglesia. Os agradezco el trabajo que realizáis con esmero, y dirijo un saludo particular a vuestro presidente monseñor Francesco Marchisano, a quien doy las gracias por haberse hecho intérprete de vuestros sentimientos. Vuestro grupo se ha enriquecido recientemente con nuevos miembros cualificados, para representar mejor la universalidad de la Iglesia y la diversidad de las culturas, mediante cuyas expresiones artísticas puede elevarse un himno polifónico de alabanza a Dios, que se reveló en Jesucristo. Os doy a todos una afectuosa bienvenida.

El tema de vuestro encuentro es de gran interés: Los bienes culturales de la Iglesia con referencia a la preparación del jubileo. Como escribí en la Tertio millennio adveniente, la Iglesia, con vistas al jubileo, está invitada a reflexionar nuevamente sobre el camino recorrido durante estos dos milenios de historia. Los bienes culturales representan una porción importante del patrimonio que ha ido acumulando progresivamente para la evangelización, la instrucción y la caridad. En efecto, ha sido enorme la influencia del cristianismo tanto en el campo del arte, en sus diversas expresiones, como en el de la cultura en todo su depósito sapiencial.

La presente asamblea os brinda la ocasión propicia para un intercambio de experiencias sobre cuanto se está organizando con vistas al jubileo, en las diversas realidades eclesiales, de las que sois portavoces autorizados. Además, os permite recoger sugerencias, que podrán comunicarse a los organismos competentes de cada país, para su realización en el momento oportuno, en el ámbito de sus tradiciones peculiares.

Durante este primer año de preparación para la histórica cita del 2000, en particular la contemplación del icono de Cristo debe revitalizar las fuerzas espirituales de los creyentes, a fin de que amen al Señor y den testimonio de él en la situación actual de la Iglesia y de las culturas, con la valentía de la santidad y el genio del arte. Las diversas manifestaciones artísticas, junto con las múltiples expresiones de las culturas, que han constituido un vehículo privilegiado de la siembra evangélica, exigen en este final de milenio una verificación atenta y una crítica clarividente, para que sean capaces de nueva fuerza creativa y den su aportación a la realización de la «civilización del amor».

2. Los «bienes culturales» están destinados a la promoción del hombre y, en el ámbito eclesial, cobran un significado específico en cuanto están orientados a la evangelización, al culto y a la caridad. Son de varias clases: pintura, escultura, arquitectura, mosaico, música, obras literarias, teatrales y cinematográficas. En estas diferentes formas artísticas se manifiesta la fuerza creativa del genio humano que, mediante figuraciones simbólicas, se hace intérprete de un mensaje que trasciende la realidad. Si están animadas por la inspiración espiritual, estas obras pueden ayudar al alma en la búsqueda de las cosas divinas y también llegar a constituir páginas interesantes de catequesis y de ascesis.

Las bibliotecas eclesiásticas, por ejemplo, no son el templo de un saber estéril, sino el lugar privilegiado de la verdadera sabiduría que narra la historia del hombre, gloria de Dios vivo, a través del esfuerzo de cuantos han buscado la huella de la sustancia divina en los fragmentos de la creación y en la intimidad de los corazones.

Los museos de arte sagrado no son depósitos de obras inanimadas, sino viveros perennes, en los que se transmiten en el tiempo el genio y la espiritualidad de la comunidad de los creyentes.

Los archivos, especialmente los eclesiásticos, no sólo conservan huellas de las vicisitudes humanas; impulsan también a la meditación sobre la acción de la divina Providencia en la historia, de modo que los documentos que se conservan en ellos se transforman en memoria de la evangelización realizada a lo largo del tiempo y en auténtico instrumento pastoral.

Amadísimos hermanos, estáis trabajando activamente por salvaguardar el tesoro inestimable de los bienes culturales de la Iglesia, así como también por conservar la memoria histórica de cuanto la Iglesia ha hecho a lo largo de los siglos, y por abrirla a un desarrollo ulterior en el campo de las artes liberales.

En este «tiempo oportuno» de vigilia jubilar habéis asumido el compromiso de proponer con discreción a nuestros contemporáneos cuanto la Iglesia ha realizado a lo largo de los siglos en la obra de inculturación de la fe, y también estimular con sabiduría a los hombres del arte y de la cultura, para que busquen constantemente con sus obras el rostro de Dios y del hombre.

Las innumerables iniciativas que se están proyectando con vistas al Año santo tienen como objetivo subrayar, gracias a la contribución de cada aspecto del arte y de la cultura, el anuncio fundamental: «Cristo ayer, hoy y siempre». Él es el único Salvador del hombre y de todo el hombre. Por eso, es encomiable el esfuerzo que vuestra Comisión está haciendo para coordinar el sector artístico-cultural a través de un organismo correspondiente, que valora las múltiples propuestas de acontecimientos artísticos.

A los antiguos monumentos se añaden los nuevos areópagos de la cultura y del arte, instrumentos a menudo idóneos para estimular a los creyentes, a fin de que crezcan en su fe y den testimonio de ella con renovado vigor. De los sitios arqueológicos a las más modernas expresiones del arte cristiano, el hombre contemporáneo debe poder releer la historia de la Iglesia, para que le resulte más fácil reconocer la fascinación misteriosa del designio salvífico de Dios.

3. El trabajo encomendado a vuestra Comisión consiste en la animación cultural y pastoral de las comunidades eclesiales, valorando las múltiples formas expresivas que la Iglesia ha producido y sigue produciendo al servicio de la nueva evangelización de los pueblos.

Se trata de conservar la memoria del pasado y proteger los monumentos visibles del espíritu con un trabajo minucioso y continuo de catalogación, de manutención, de restauración, de custodia y de defensa. Es preciso exhortar a todos los responsables del sector a este compromiso de primaria importancia, para que se lleve a cabo con la atención que merece la salvaguardia de los bienes de la comunidad de los fieles y de toda la sociedad humana. Estos bienes pertenecen a todos y, por tanto, deben ser queridos y familiares para todos.

Se trata, además, de favorecer nuevas producciones, a través de un contacto interpersonal más atento y disponible con los agentes del sector, para que también nuestra época pueda crear obras que documenten la fe y el genio de la presencia de la Iglesia en la historia. Por eso, hay que alentar a las organizaciones eclesiásticas locales y a las múltiples asociaciones, para favorecer la colaboración constante y estrecha entre Iglesia, cultura y arte.

Se trata, asimismo, de iluminar más el sentido pastoral de este compromiso, para que lo perciba el mundo contemporáneo, tanto los creyentes como los no creyentes. Con este fin, es oportuno favorecer en las comunidades diocesanas momentos de formación del clero, de los artistas y de todos los interesados en los bienes culturales, a fin de que se valore plenamente el patrimonio del arte en el campo cultural y catequístico.

Por eso, os felicito por vuestro esfuerzo de presentar la contribución dada por el cristianismo a la cultura de los diversos pueblos, mediante la acción evangelizadora de sacerdotes, religiosos y laicos comprometidos. En pocos siglos de evangelización se han producido casi siempre expresiones artísticas destinadas a ser decisivas en la historia de los diversos pueblos.

Es oportuno poner de relieve las más genuinas formas de piedad popular, con sus propias raíces culturales. Se ha de reafirmar la importancia de los museos eclesiásticos, parroquiales, diocesanos y regionales, y de las obras literarias, musicales, teatrales o culturales en general, de inspiración religiosa, para dar un rostro concreto y positivo a la memoria histórica del cristianismo.

Con este fin, será útil organizar encuentros a nivel nacional o diocesano, en colaboración con centros culturales (universidades, escuelas, seminarios, etc.), para poner de relieve el patrimonio de los bienes culturales de la Iglesia. También convendrá promover localmente el estudio de personalidades religiosas o laicas, que han dejado una huella significativa en la vida de la nación o de la comunidad cristiana; y subrayar los acontecimientos de la historia nacional, en la que el cristianismo ha sido determinante en diversos aspectos, y particularmente en el campo de las artes.

4. Por tanto, la animación del Año santo a través de los bienes culturales se realiza, ad intra, mediante la valoración del patrimonio que la Iglesia ha producido en estos dos milenios de presencia en el mundo, y ad extra mediante la sensibilización de los artistas, los autores y los responsables.

Amadísimos hermanos y hermanas, la Iglesia, maestra de vida, no puede menos de asumir también el ministerio de ayudar al hombre contemporáneo a recuperar el asombro religioso ante la fascinación de la belleza y de la sabiduría que emana de cuanto nos ha entregado la historia. Esta tarea exige un trabajo prolongado y asiduo de orientación, de aliento y de intercambio. Por tanto, os renuevo mi más profundo agradecimiento por lo que realizáis en este ámbito, y os animo a proseguir con entusiasmo y competencia en este apreciado servicio a la cultura, al arte y a la fe. Esta es vuestra contribución específica a la preparación del gran jubileo del año 2000, para que la Iglesia siga estando presente en el mundo contemporáneo, promoviendo toda expresión artística válida e inspirando con el mensaje evangélico el desarrollo de las diversas culturas.

Invoco la asistencia divina sobre los trabajos de vuestra Asamblea, mientras os bendigo de corazón a cada uno de vosotros, así como a todos los que colaboran con vosotros en un sector tan significativo para la vida de la Iglesia.

Castelgandolfo, 25 de septiembre de 1997


top14. Cristo renueva todas las culturas, 19 de noviembre de 1999

Señores Cardenales, Queridos hermanos en el episcopado y en el sacerdocio, Queridos amigos:

1. Me alegra saludaros con ocasión de la Asamblea Plenaria del Consejo Pontificio de la cultura y les expreso mi satisfacción por el tema elegido para esta sesión, "Hacia un humanismo cristiano al alba del nuevo milenio", tema esencial para el futuro de la humanidad, puesto que invita a tomar conciencia del lugar central que ocupa la persona humana en los diferentes ámbitos de la sociedad. Por otra parte, la investigación antropológica es una dimensión cultural necesaria en toda pastoral y una condición indispensable para una profunda evangelización. Agradezco al cardenal Paul Poupard las amables palabras con las que se ha hecho vuestro interprete.

2. A pocas semanas de la apertura del gran jubileo del año 2000, tiempo de gracia excepcional, la misión de anunciar a Cristo es cada vez mas apremiante; muchos de nuestros contemporáneos, especialmente los jóvenes, tienen grandes dificultades para percibir quienes son en realidad, pues están sumergidos y desorientados por las múltiples concepciones del hombre, de la vida y de la muerte, del mundo y de su sentido.

Muy a menudo, las concepciones del hombre difundidas en la sociedad moderna se han convertido en verdaderos sistemas de pensamiento que tienden a apartarse de la verdad y a excluir a Dios, creyendo que así afirman el primado del hombre, en nombre de su supuesta libertad y de su plena y libre realización; obrando de este modo, esas ideologías privan al hombre de su dimensión constitutiva de persona creada a imagen y semejanza de Dios. Esta mutilación profunda se transforma hoy en una verdadera amenaza para el hombre, dado que lleva a concebirlo sin ninguna relación con la trascendencia.

La Iglesia, en su dialogo con las culturas, tiene como tarea fundamental guiar a nuestros contemporáneos al descubrimiento de una sana antropología, para que lleguen al conocimiento de Cristo, verdadero Dios y verdadero hombre. Les agradezco porque con vuestras reflexiones ayudáis a las Iglesias particulares a afrontar este desafío, "para renovar desde dentro y transformar, a la luz de la Revelación, las concepciones del hombre y de la sociedad que modelan las culturas", como subrayaba el documento Para la pastoral de la cultura (n. 25), publicado recientemente por el Consejo Pontificio de la Cultura.

Cristo resucitado es una buena nueva para todos los hombres, ya que tiene "el poder de llegar al corazón de todas las culturas para purificarlas, fecundarlas y enriquecerlas, permitiéndoles irradiarse en la medida sin medida del amor de Cristo" (ib., 3). Así pues, conviene elaborar y desarrollar una antropología cristiana para nuestro tiempo, que sea el fundamento de una cultura, como hicieron nuestros antepasados (cf. Fides et Ratio, 59), una antropología que debe tener en cuenta las riquezas y los valores de las culturas de los hombres de hoy, sembrando en ellas los valores cristianos. La diversidad de las Iglesias de Oriente y Occidente, nos testimonia, desde los orígenes, una inculturación fecunda de la filosofía, la teología, la liturgia, las tradiciones jurídicas y las creaciones artísticas?

Del mismo modo que en los primeros siglos de la Iglesia, con san Justino, la filosofía pasó a Cristo, puesto que el cristianismo es "la única filosofía segura y provechosa" (Dialogo con Trifón, 8, 1), así debemos proponer hoy una filosofía y una antropología cristianas que preparen el camino para el descubrimiento de la grandeza y la belleza de Cristo, el Verbo de Dios. Ciertamente, la fascinación de la belleza, de la estética, llevara a nuestros contemporáneos a la ética, el decir, a vivir una vida hermosa y digna.

3. El humanismo cristiano puede proponerse a todas las cultura, revela el hombre a sí mismo en la conciencia de su valor y le permite acceder a la fuente misma de su existencia, al Padre creador, y vivir su identidad filial en el Hijo unigénito, "primogénito de toda criatura" (Col 1, 15), con un corazón dilatado por el soplo de su Espíritu de amor. "Ante la riqueza de la salvación realizada por Cristo, caen las barreras que separan las diversas culturas" (Fides et Ratio, 70). La locura de la cruz, de la que habla san Pablo (cf. 1 Col 1, 18), es una sabiduría y una fuerza que superan todos las barreras culturales, pues puede enseñarse a todas las naciones.

El humanismo cristiano es capaz de integrar las mejores conquistas de la ciencia y de la técnica para mayor bienestar del hombre. Conjura, al mismo tiempo, las amenazas contra su dignidad de persona, sujeto de derechos y deberes, y contra su misma existencia, hoy tan seriamente puesta en tela de juicio, desde su concepción hasta el termino natural de su vida terrena. En efecto, si el hombre vive una vida humana gracias a la cultura, sólo existe cultura realmente humana si es del hombre, por el hombre y para el hombre, o sea, para todo el hombre y para todos los hombres. El humanismo más auténtico es el que nos muestra la Biblia en el designio de amor de Dios para el hombre, designio más admirable aún gracias al Redentor. "En realidad, el misterio del hombre sólo se esclarece en el misterio del Verbo encarnado" (Gaudium et spes, 22).

La pluralidad de los enfoques antropológicos, que constituye una riqueza para la humanidad entera, también puede engendrar escepticismo e indiferencia religiosa; se trata de un desafío que es preciso afrontar con inteligencia y valentía. La Iglesia no tiene miedo de la diversidad legitima, que manifiesta los ricos tesoros del alma humana. Por el contrario, se apoya en esta diversidad para inculturar el mensaje evangélico. He podido darme cuenta de ello durante los diversos viajes que he realizado a todos los continentes.

4. A pocas semanas de la apertura de la Puerta santa, símbolo de Cristo, cuyo corazón completamente abierto está dispuesto a acoger a los hombres y mujeres de todas las culturas en el seno de su Iglesia, deseo vivamente que el Consejo Pontificio de la Cultura prosiga sus esfuerzos, sus investigaciones y sus iniciativas, sobre todo sosteniendo a las Iglesias particulares y favoreciendo el descubrimiento del Señor de la historia por parte de quienes están sumergidos en el relativismo y en la indiferencia, rostros nuevos de la falta de fe. Será un modo de devolver a esas personas la esperanza que necesitan para edificar su vida personal, participar en la construcción de la sociedad y volver a Cristo, alfa y omega. En particular, os invito a apoyar a las comunidades cristianas, que no siempre disponen de medios, para que presten una renovada atención al mundo tan diversificado de los jóvenes y sus educadores, de los científicos y los investigadores, de los artistas, de los poetas, de los escritores y de todas las personas comprometidas en la vida cultural, a fin de que la Iglesia afronte los grandes desafíos de la cultura contemporánea. Esto vale tanto para Occidente como para las tierras de misión.

Os renuevo mi gratitud por el trabajo realizado, y os encomiendo a la intercesión de la Virgen María, que supo dar a Dios un sí incondicional, y a los grandes doctores de la Iglesia. Os imparto complacido a vosotros, así como a todos vuestros seres queridos, como prenda de mi confianza y mi estima, una especial bendición apostólica.


top 15. Asamblea plenaria de la Comisión pontificia para los bienes culturales de la Iglesia, 31 de marzo de 2000

Venerados hermanos en el episcopado y en el sacerdocio;
amadísimos hermanos y hermanas:


1. Me alegra acogeros a cada uno de vosotros, miembros de la Comisión pontificia para los bienes culturales de la Iglesia, reunidos durante estos días en asamblea plenaria. Os saludo con afecto.
Saludo, en particular, a vuestro presidente, el arzobispo Francesco Marchisano, y le agradezco las corteses palabras con las que ha querido presentar la actividad y las perspectivas de la Comisión, recordando, entre otras cosas, el jubileo de los artistas. El dicasterio lo preparó con gran esmero, y el éxito de su celebración me dio una gran alegría. Con los numerosos artistas presentes en la basílica de San Pedro, en cierto modo, pude continuar de viva voz el diálogo que había comenzado con la Carta a los artistas.

2. También vuestra asamblea plenaria, que eligió como tema: "Los bienes culturales en el marco de la nueva evangelización", se inserta muy bien en el horizonte del gran jubileo, al estar en sintonía con su finalidad primaria, que es el anuncio renovado de Cristo dos mil años después de su nacimiento.

En los trabajos de vuestra asamblea, sobre la base del notable esfuerzo realizado durante los últimos años por vuestra Comisión, ante todo habéis tratado de delimitar el concepto de "bien cultural" según la mens de la Iglesia; luego, habéis fijado vuestra atención en el ingente patrimonio histórico-artístico existente, diagnosticando la situación de tutela y conservación en que se encuentra con vistas a su valoración pastoral; asimismo, os habéis ocupado de la formación de los agentes, promoviendo oportunos contactos con los artistas de las diversas disciplinas.

Tenéis que proseguir el camino loablemente emprendido, y yo quisiera animaros hoy a no escatimar esfuerzos para lograr que los testimonios de cultura y arte confiados a la custodia de la Iglesia se valoren cada vez más al servicio del auténtico progreso humano y de la difusión del Evangelio.

3. En efecto, los bienes culturales, en sus múltiples expresiones -iglesias, diversos monumentos, museos, archivos, bibliotecas...- constituyen un componente notable de la misión evangelizadora y de promoción humana que es propia de la Iglesia.

Especialmente el arte cristiano, "bien cultural" muy significativo, sigue prestando su singular servicio, comunicando con extraordinaria eficacia, a través de la belleza de las formas sensibles, la historia de la alianza entre Dios y el hombre y la riqueza del mensaje revelado. En los dos milenios de la era cristiana, ha manifestado de forma admirable el ardor de numerosos confesores de la fe, ha expresado la conciencia de la presencia de Dios entre los creyentes y ha sostenido la alabanza que la Iglesia eleva a su Señor desde todos los rincones de la tierra. Los bienes culturales son documentos cualificados de los diferentes momentos de esta gran historia espiritual.

Por otra parte, la Iglesia, experta en humanidad, utiliza los bienes culturales para la promoción de un auténtico humanismo, según el modelo de Cristo, hombre "nuevo" que revela el hombre al propio hombre (cf. Gaudium et spes, 22). Por tanto, no ha de sorprender que las Iglesias particulares se comprometan a promover la conservación de su propio patrimonio artístico-cultural a través de intervenciones ordinarias y extraordinarias, que permitan su valoración plena.

4. La Iglesia no es sólo custodia de su pasado; es, sobre todo, animadora del presente de la comunidad humana, con miras a la construcción de su futuro. Por tanto, incrementa continuamente su patrimonio de bienes culturales para responder a las exigencias de cada época y cada cultura, y se preocupa asimismo por entregar cuanto se ha realizado a las generaciones sucesivas, para que también ellas beban en el gran río de la traditio Ecclesiae.

Precisamente desde esta perspectiva es necesario que las múltiples expresiones del arte sacro se desarrollen en sintonía con la mens de la Iglesia y al servicio de su misión, usando un lenguaje capaz de anunciar a todos el reino de Dios.

Por consiguiente, al formular sus proyectos pastorales, las Iglesias particulares han de utilizar adecuadamente los propios bienes culturales. En efecto, éstos tienen una singular capacidad para ayudar a las personas a percibir más claramente los valores del espíritu y, testimoniando de diferentes modos la presencia de Dios en la historia de los hombres y en la vida de la Iglesia, disponen los corazones a acoger la novedad evangélica. Además, al proponer la belleza, que por su misma naturaleza posee un lenguaje universal, ciertamente ayudan a la Iglesia en su tarea de encontrar a todos los hombres en un clima de respeto y tolerancia recíproca, según el espíritu del ecumenismo y del diálogo interreligioso.

5. La nueva evangelización exige un renovado compromiso en el culto litúrgico, que es también una rica fuente de instrucción para el pueblo fiel (cf. Sacrosanctum Concilium, 33). Como es sabido, el culto ha encontrado desde siempre un aliado natural en el arte, de modo que, además de su intrínseco valor estético, los monumentos de arte sacro poseen también el catequístico y cultual. Por eso, es preciso valorarlos teniendo en cuenta su hábitat litúrgico, conjugando el respeto a la historia con la atención a las exigencias actuales de la comunidad cristiana, y haciendo que el patrimonio histórico-artístico al servicio de la liturgia no pierda nada de su elocuencia.

6. Será necesario, asimismo, seguir promoviendo la cultura de la tutela jurídica de dicho patrimonio en las diversas instituciones eclesiales y organizaciones civiles, trabajando con espíritu de colaboración con los diferentes organismos estatales, y prosiguiendo los contactos tanto con los encargados de la gestión de los bienes culturales como con los artistas de las diversas disciplinas. En este sentido, mucho ayudará el diálogo con las asociaciones que tienen como fin la tutela, la conservación y la valoración de los bienes culturales, así como con los grupos de voluntariado. En particular, corresponde a vuestra oficina invitar a quienes están relacionados directa o indirectamente con este ámbito a sentire cum Ecclesia, para que cada uno transforme su labor específica en una valiosa ayuda a la misión evangelizadora de la Iglesia.

7. Amadísimos hermanos y hermanas, ¡gracias de corazón por vuestro trabajo y por la contribución que dais a la tutela y a la valoración plena del patrimonio artístico de la Iglesia! Espero de corazón que ese patrimonio se convierta en un medio cada vez más eficaz para llevar el mensaje evangélico a quienes están alejados y para incrementar en el pueblo cristiano el amor a la belleza, que abre el espíritu a la verdad y al bien.

Invoco la protección materna de María sobre vuestro trabajo, y os aseguro de buen grado mi recuerdo ante el Señor por vuestras intenciones. Os bendigo de corazón a vosotros y a cuantos colaboran generosamente con vosotros.


top16. Trasmitir la fe al corazón de las culturas, 16 de marzo de 2002

Señores cardenales;
queridos hermanos en el episcopado;
queridos amigos:


1. Me alegra acogeros al término de la asamblea plenaria de vuestro dicasterio, durante la cual habéis querido tomar como punto de partida la carta Novo millennio ineunte, para dar vuestra contribución a la misión de la Iglesia en el tercer milenio (cf. n. 40). Vuestro encuentro coincide con el vigésimo aniversario de la creación del Consejo pontificio para la cultura. Dando las gracias por el trabajo que han realizado los miembros y los colaboradores del Consejo pontificio durante los veinte años transcurridos, saludo al señor cardenal Poupard, y le agradezco sus amables palabras, que interpretan los sentimientos de todos.

A todos os expreso mi gratitud por vuestra generosa colaboración al servicio de la misión universal del Sucesor de Pedro, y os animo a proseguir, con renovado celo, vuestras relaciones con las culturas, para crear puentes entre los hombres, testimoniar a Cristo y ayudar a nuestros hermanos a acoger el Evangelio (cf. constitución apostólica Pastor bonus, art. 166-168). En efecto, esto se realiza mediante un diálogo abierto con todas las personas de buena voluntad, diversas por su pertenencia y sus tradiciones, marcadas por su religión o por su no creencia, pero todas unidas en su condición humana y llamadas a compartir la vida de Cristo, Redentor del hombre.

2. La creación del Consejo pontificio para la cultura, con el fin de "dar a toda la Iglesia un impulso común en el encuentro, continuamente renovado, del mensaje salvífico del Evangelio con la pluralidad de las culturas, en la diversidad de los pueblos, a los cuales debe ofrecer sus frutos de gracia" (Carta al cardenal Casaroli para la creación del Consejo pontificio para la cultura, 20 de mayo de 1982: L'Osservatore Romano, edición en lengua española, 6 de junio de 1982, p. 19), sigue la misma línea de la reflexión y de las decisiones del concilio ecuménico Vaticano II. En efecto, los padres habían destacado con fuerza el lugar central de la cultura en la vida de los hombres y su importancia para la penetración de los valores evangélicos, así como para la difusión del mensaje bíblico en las costumbres, las ciencias y las artes. Con este mismo espíritu, la unión del Consejo pontificio para el diálogo con los no creyentes y del Consejo pontificio para la cultura en un único consejo, el 25 de marzo de 1993, tuvo como objetivo promover "el estudio del problema de la no creencia y la indiferencia religiosa presente, de varias formas, en los diversos ambientes culturales, (...) con el fin de proporcionar ayudas adecuadas a la acción pastoral de la Iglesia para la evangelización de las culturas y la inculturación del Evangelio" (Motu proprio "Inde a Pontificatus": L'Osservatore Romano, edición en lengua española, 7 de mayo de 1993, p. 5).

La transmisión del mensaje evangélico en el mundo actual es particularmente ardua, sobre todo porque nuestros contemporáneos están inmersos en ambientes culturales frecuentemente ajenos a cualquier dimensión espiritual y de interioridad, en situaciones donde dominan aspectos esencialmente materialistas. No cabe duda de que en este período de la historia, más que en cualquier otro, también es necesario constatar una ruptura en el proceso de transmisión de los valores morales y religiosos entre las generaciones, que conduce a una especie de heterogeneidad entre la Iglesia y el mundo contemporáneo. Desde esta perspectiva, el Consejo desempeña un papel particularmente importante de observatorio, por un lado, para identificar el desarrollo de las diferentes culturas y las cuestiones antropológicas que se plantean en ellas, y, por otro, para afrontar las posibles relaciones entre las culturas y la fe cristiana, a fin de proponer nuevos modos de evangelización, a partir de las expectativas de nuestros contemporáneos. En efecto, es importante llegar a los hombres donde se hallan, con sus preocupaciones e interrogantes, para permitirles descubrir los puntos de referencia morales y espirituales necesarios para toda existencia conforme a nuestra vocación específica, y encontrar en la llamada de Cristo la esperanza que no defrauda jamás (cf. Rm 5, 5), basándose en la experiencia del apóstol san Pablo en el Areópago de Atenas (cf. Hch 17, 22-34). Desde luego, la atención a la cultura permite ir lo más lejos posible en el encuentro con los hombres. Por tanto, es una mediación privilegiada entre comunicación y evangelización.

3. Entre los mayores obstáculos actuales pueden citarse las dificultades que encuentran las familias y las instituciones escolares, que tienen la ardua tarea de transmitir a las jóvenes generaciones los valores humanos, morales y espirituales que les permitirán ser hombres y mujeres deseosos de llevar una vida personal digna y comprometerse en la vida social. De igual modo, la transmisión del mensaje cristiano y de los valores que derivan de él y que conducen a decisiones y a comportamientos coherentes constituye un desafío que todas las comunidades eclesiales deben afrontar, principalmente en el campo de la catequesis y del catecumenado. Otros períodos de la historia de la Iglesia, por ejemplo el tiempo de san Agustín o, más recientemente, el siglo XX, en el que se pudo registrar la aportación de numerosos filósofos cristianos, nos han enseñado a fundar nuestra reflexión y nuestra manera de evangelizar en una sana antropología y en una sana filosofía.

En efecto, desde que la filosofía pasa a Cristo, el Evangelio puede comenzar de verdad a extenderse en todas las naciones. Urge, pues, que todos los protagonistas de los sistemas educativos se dediquen a un estudio antropológico serio, para dar razón de lo que es el hombre y de lo que lo hace vivir. Las familias tienen gran necesidad de ser secundadas por educadores que respeten sus valores y les ayuden a proponer reflexiones sobre las cuestiones fundamentales que se plantean los jóvenes, aunque esto parezca ir contra corriente con respecto a las propuestas de la sociedad actual. En todas las épocas, los hombres y las mujeres han sabido hacer resplandecer la verdad con valentía profética. Esta misma actitud se requiere también en nuestros días.

El fenómeno de la globalización, que se ha convertido hoy en un hecho cultural, constituye a la vez una dificultad y una oportunidad. Aun tendiendo a nivelar las identidades específicas de las diferentes comunidades y a reducirlas algunas veces a simples recuerdos folclóricos de antiguas tradiciones despojadas de su significado y de su valor cultural y religioso originales, este fenómeno también permite superar las barreras entre las culturas y da a las personas la posibilidad de encontrarse y conocerse; al mismo tiempo, obliga a las autoridades de las naciones y a los hombres de buena voluntad a hacer que se respete lo que es propio de los individuos y de las culturas, a fin de garantizar el bien de las personas y de los pueblos, y poner por obra la fraternidad y la solidaridad. La sociedad entera también afronta temibles interrogantes sobre el hombre y sobre su futuro, especialmente en campos como la bioética, el uso de los recursos del planeta y las decisiones en materia económica y política, para que el hombre sea reconocido en toda su dignidad y siga siendo el protagonista de la sociedad y el criterio último de las decisiones sociales.

La Iglesia no pretende de ningún modo suplantar a los responsables de los asuntos públicos, pero desea participar en los debates, para iluminar las conciencias a la luz del sentido del hombre, inscrito en su misma naturaleza.

4. Corresponde al Consejo pontificio para la cultura proseguir su acción y dar su aportación a los obispos, a las comunidades católicas y a todas las instituciones que lo deseen, a fin de que los cristianos tengan los medios para testimoniar su fe y su esperanza de manera coherente y responsable, y todos los hombres de buena voluntad se comprometan en la construcción de una sociedad en la que se promueva el ser integral de toda persona. El futuro del hombre y de las culturas, el anuncio del Evangelio y la vida de la Iglesia dependen de esto.

Contribuid a una renovada toma de conciencia del lugar de la cultura para el futuro del hombre y de la sociedad, así como para la evangelización, a fin de que el hombre llegue a ser cada vez más libre y use esta libertad de manera responsable. Al término de vuestro encuentro, encomendando vuestra misión a la Virgen María, os imparto de buen grado a vosotros, así como a todos los que colaboran con vosotros y a vuestros seres queridos, una particular bendición apostólica.


top 17. A los participantes en la IV Asamblea plenaria de la Comisión pontificia para los bienes culturales de la Iglesia, 9 de octubre de 2002

Venerados hermanos en el episcopado;
amadísimos hermanos y hermanas:


1. Me alegra acogeros al término de los trabajos de la IV congregación plenaria de la Comisión pontificia para los bienes culturales de la Iglesia. Os dirijo a cada uno un saludo cordial, acompañado de sentimientos de profunda gratitud por el servicio que habéis realizado hasta ahora.

Mi saludo va, ante todo, a monseñor Francesco Marchisano, presidente de la Comisión, al que agradezco los sentimientos expresados en nombre de todos y la síntesis eficaz de la actividad llevada a cabo. Mi agradecimiento se extiende a los miembros, a los oficiales y a los diferentes expertos, que prestan generosamente su intensa y eficaz colaboración. Deseo confirmar a todos mi aprecio por cuanto está realizando esta Comisión, no sólo para tutelar y valorizar la rica herencia artística, monumental y cultural acumulada por la comunidad cristiana durante dos milenios, sino también para hacer que se comprenda mejor la fuente espiritual de la que ha brotado.

La Iglesia ha considerado siempre que, a través del arte en sus diversas expresiones, se refleja, en cierto modo, la infinita belleza de Dios, y la mente humana se orienta casi naturalmente hacia él. También gracias a esta contribución, como recuerda el concilio Vaticano II, "se manifiesta mejor el conocimiento de Dios y la predicación evangélica se hace más transparente a la inteligencia humana" (Gaudium et spes, 62).

2. La plenaria que acaba de concluir ha dedicado su atención al tema: "Los bienes culturales para la identidad territorial y para el diálogo artístico-cultural entre los pueblos". En nuestros días, una sensibilidad más acentuada con respecto a la conservación y el "goce" de los recursos artísticos y culturales está caracterizando las políticas de las administraciones públicas y las múltiples iniciativas de instituciones privadas.

En efecto, nuestro tiempo se caracteriza por la convicción de que el arte, la arquitectura, los archivos, las bibliotecas, los museos, la música y el teatro sagrado no sólo constituyen un depósito de obras histórico-artísticas, sino también un conjunto de bienes de los que puede disfrutar toda la comunidad. Por tanto, con razón vuestra Comisión ha extendido progresivamente sus intervenciones a escala mundial, consciente de que los bienes culturales eclesiásticos constituyen un terreno favorable para una fecunda confrontación intercultural. A la luz de esto, es muy importante que se garantice la tutela jurídica de ese patrimonio con orientaciones y disposiciones oportunas, que tengan en cuenta las exigencias religiosas, sociales y culturales de las poblaciones locales.

3. Quisiera recordar aquí, con sentimientos de profunda gratitud, la contribución de las cartas circulares y de las orientaciones ofrecidas al término de las congregaciones plenarias periódicas de vuestra Comisión. Con el tiempo, se constata cuán indispensable es colaborar activamente con las administraciones y las instituciones civiles, para crear juntos, cada uno según su competencia, eficaces sinergias operativas en defensa y salvaguardia del patrimonio artístico universal. La Iglesia se interesa mucho por la valorización pastoral de su tesoro artístico, pues sabe bien que para transmitir todos los aspectos del mensaje que le ha confiado Cristo, la mediación del arte le es muy útil (cf. Carta a los artistas, 12).

La naturaleza orgánica de los bienes culturales de la Iglesia no permite separar su goce estético de la finalidad religiosa que persigue la acción pastoral. Por ejemplo, el edificio sagrado alcanza su perfección "estética" precisamente durante la celebración de los misterios divinos, dado que precisamente en ese momento resplandece en su significado más auténtico. Los elementos de la arquitectura, la pintura, la escultura, la música, el canto y las luces forman parte del único complejo que acoge para sus celebraciones litúrgicas a la comunidad de los fieles, constituida por "piedras vivas" que forman un "edificio espiritual" (cf. 1 P 2, 5).

4. Amadísimos hermanos y hermanas, la Comisión pontificia para los bienes culturales de la Iglesia presta desde hace 12 años un valioso servicio a la Iglesia. Os aliento a proseguir en vuestro compromiso, implicando cada vez más a cuantos trabajan por vitalizar nuestro patrimonio histórico-artístico. Ojalá que a través de vuestra acción se intensifique un fecundo diálogo con los artistas contemporáneos, favoreciendo con todos los medios posibles el encuentro y el abrazo entre la Iglesia y el arte. A este propósito, en la Carta a los artistas recordé que "en contacto con las obras de arte, la humanidad de todos los tiempos, también la de hoy, espera ser iluminada sobre su rumbo y su destino" (n. 14).

La Iglesia quiere ofrecer un germen de esperanza que supere el pesimismo y el extravío también a través de los bienes culturales, que pueden constituir el fermento de un nuevo humanismo en el que se inserte más eficazmente la nueva evangelización.

Con estos sentimientos, invocando la intercesión materna de María, la Tota pulchra, os imparto de corazón a vosotros y a vuestros seres queridos mi bendición.


top 18. Abrir a Cristo las culturas marcadas por la no credencia o la indiferencia religiosa, 13 de marzo de 2004

Señores cardenales;
queridos hermanos en el episcopado
y queridos miembros del Consejo pontificio para la cultura
:

1. Al final de vuestra asamblea plenaria dedicada a la reflexión sobre la fe cristiana en el alba del nuevo milenio y el desafío de la no creencia y de la indiferencia religiosa, os acojo con alegría. Agradezco al cardenal Poupard sus palabras. El desafío que ha sido objeto de vuestros trabajos constituye una preocupación fundamental de la Iglesia en todos los continentes.

2. En relación con las Iglesias locales, trazáis una nueva geografía de la no creencia y de la indiferencia religiosa a lo largo del mundo, constatando una ruptura del proceso de transmisión de la fe y de los valores cristianos. Al mismo tiempo, se nota la búsqueda de sentido de nuestros contemporáneos, que atestiguan los fenómenos culturales, sobre todo en los nuevos movimientos religiosos muy presentes en América del Sur, África y Asia: deseo de todo hombre de percibir el sentido profundo de su existencia, de responder a los interrogantes fundamentales sobre el origen y el fin de la vida, y de caminar hacia la felicidad a la que aspira. Más allá de las crisis de civilizaciones, de los relativismos filosóficos y morales, corresponde a los pastores y a los fieles descubrir y tener en cuenta los interrogantes y las aspiraciones esenciales de los hombres de nuestro tiempo, para entrar en diálogo con las personas y los pueblos, y para proponer, de manera original e inculturada, el mensaje evangélico y la persona de Cristo Redentor. Las expresiones culturales y artísticas poseen riquezas y recursos para transmitir el mensaje cristiano. Sin embargo, requieren conocimientos para ser sus vectores y poder leerlos y comprenderlos.

En este momento, en que la gran Europa recobra fuertes vínculos, es preciso sostener al mundo de la cultura, de las artes y de las letras, para que contribuya a la edificación de una sociedad ya no fundada en el materialismo, sino en los valores morales y espirituales.

3. La difusión de las ideologías en los diferentes campos de la sociedad llama a los cristianos a un nuevo impulso en el ámbito intelectual, a fin de proponer reflexiones vigorosas que muestren a las generaciones jóvenes la verdad sobre el hombre y sobre Dios, invitándolas a entrar en una inteligencia de la fe cada vez más profunda. Mediante la formación filosófica y catequética los jóvenes sabrán discernir la verdad. Un itinerario racional serio constituye un dique contra todo lo que concierne a las ideologías; da el gusto de profundizar cada vez más, para que la filosofía y la razón se abran a Cristo; esto ha sucedido en todos los períodos de la historia de la Iglesia, principalmente durante el período patrístico, en el que la cultura cristiana naciente supo entrar en diálogo con las demás culturas, en particular con las culturas griega y latina. Esta reflexión será también una invitación a pasar de un itinerario racional a uno espiritual, para llegar a un encuentro personal con Cristo y edificar el ser interior.

4. A vosotros corresponde discernir las grandes transformaciones culturales y sus aspectos positivos, para ayudar a los pastores a darles respuestas adecuadas, a fin de abrir al hombre a la novedad de la palabra de Cristo. Al final de nuestro encuentro, os expreso mi gratitud por vuestra colaboración y, encomendándoos a la Virgen María, os imparto una afectuosa bendición apostólica.


top 19. La apertura recíproca entre las culturas es un terreno privilegiado para el diálogo, 15 de junio de 2007

Señores cardenales;
venerados hermanos en el episcopado y en el sacerdocio;
queridos hermanos y hermanas:

Me alegra encontrarme con vosotros hoy, en una circunstancia muy significativa: queréis recordar el 25° aniversario del Consejo pontificio para la cultura, creado por el siervo de Dios Juan Pablo II el 20 de mayo de 1982 con una carta dirigida al entonces secretario de Estado, cardenal Agostino Casaroli.

Saludo a todos los presentes, y en primer lugar a usted, señor cardenal Paul Poupard, a quien agradezco las amables palabras con las que ha interpretado los sentimientos comunes. A usted, venerado hermano, que dirige el Consejo pontificio desde 1988, le dirijo un saludo especial, lleno de gratitud y aprecio, por el gran trabajo realizado durante este largo período. Al servicio de este dicasterio usted ha puesto y sigue poniendo con provecho sus dotes humanas y espirituales, testimoniando siempre con entusiasmo la atención que impulsa a la Iglesia a entablar un diálogo con los movimientos culturales de nuestro tiempo. Su participación en numerosos congresos y encuentros internacionales, muchos de ellos promovidos por el mismo Consejo pontificio para la cultura, le han permitido dar a conocer cada vez más el interés que la Santa Sede tiene por el vasto y variado mundo de la cultura. Por todo esto le doy gracias una vez más, extendiendo mi agradecimiento al secretario, a los oficiales y a los consultores del dicasterio.

El concilio ecuménico Vaticano II prestó gran atención a la cultura, y la constitución pastoral Gaudium et spes le dedica un capítulo especial (cf. nn. 53-62). Los padres conciliares se preocuparon por indicar la perspectiva según la cual la Iglesia considera y afronta la promoción de la cultura, considerando esta tarea como uno de los problemas "más urgentes (...) que afectan profundamente al género humano" (ib., 46).

Al relacionarse con el mundo de la cultura, la Iglesia pone siempre en el centro al hombre, como artífice de la actividad cultural y como su último destinatario. El siervo de Dios Pablo VI se interesó mucho por el diálogo de la Iglesia con la cultura, y se ocupó personalmente de él durante los años de su pontificado. En su misma línea actuó también el siervo de Dios Juan Pablo II, que había participado en el Concilio y había aportado su contribución específica a la constitución Gaudium et spes. El 2 de junio de 1980, en su memorable discurso a la Unesco, testimonió personalmente cuánto interés tenía en encontrarse con el hombre en el terreno de la cultura para transmitirle el mensaje evangélico. Dos años después instituyó el Consejo pontificio para la cultura, destinado a dar un nuevo impulso al compromiso de la Iglesia para lograr que el Evangelio se encuentre con la pluralidad de las culturas en las diversas partes del mundo (cf. Carta al cardenal secretario de Estado Agostino Casaroli, 20 de mayo de 1982: L'Osservatore Romano, edición en lengua española, 6 de junio de 1982, p. 19).

Al instituir este nuevo dicasterio, mi venerado predecesor puso de relieve que debería perseguir sus finalidades dialogando con todos sin distinción de cultura y religión, para buscar juntamente "una comunicación cultural con todos los hombres de buena voluntad" (ib.). La gran importancia de este aspecto del servicio que presta el Consejo pontificio para la cultura ha quedado confirmada en los veinticinco años pasados, dado que el mundo se ha hecho aún más interdependiente gracias al extraordinario desarrollo de los medios de comunicación y a la consiguiente ampliación de la red de relaciones sociales.

Por tanto, resulta aún más urgente para la Iglesia promover el desarrollo cultural, cuidando la calidad humana y espiritual de los mensajes y de los contenidos, ya que también la cultura se ve inevitablemente afectada hoy por los procesos de globalización que, si no van acompañados constantemente por un atento discernimiento, pueden volverse contra el hombre, empobreciéndolo en lugar de enriquecerlo. ¡Y cuán grandes son los desafíos que la evangelización debe afrontar en este ámbito!

Por consiguiente, veinticinco años después de la creación del Consejo pontificio para la cultura, es oportuno reflexionar sobre las razones y las finalidades que motivaron su nacimiento en el contexto sociocultural de nuestro tiempo. Con este fin, el Consejo pontificio ha organizado un congreso de estudio, por una parte, para meditar sobre la relación que existe entre evangelización y cultura; y, por otra, para considerar esa relación tal como se presenta hoy en Asia, en América y en África.

¿Cómo no encontrar un motivo particular de satisfacción al ver que las tres relaciones de carácter "continental" han sido encomendadas a tres cardenales: uno asiático, uno latinoamericano y uno africano? ¿No confirma esto de forma elocuente que la Iglesia católica ha sabido caminar, impulsada por el "viento" de Pentecostés, como comunidad capaz de dialogar con toda la familia de los pueblos, más aún, de brillar en medio de ella como "signo profético de unidad y de paz"? (Misal romano, Plegaria eucarística V-D).

Queridos hermanos y hermanas, la historia de la Iglesia es también inseparablemente historia de la cultura y del arte. Obras como la Summa Theologiae, de santo Tomás de Aquino, la Divina Comedia, la catedral de Chartres, la Capilla Sixtina o las cantatas de Juan Sebastián Bach, constituyen síntesis, a su modo inigualables, entre fe cristiana y expresión humana. Pero si bien estas son, por decirlo así, las cumbres de dicha síntesis entre fe y cultura, su encuentro se realiza diariamente en la vida y en el trabajo de todos los bautizados, en esa obra de arte oculta que es la historia de amor de cada uno con el Dios vivo y con los hermanos, en la alegría y en el empeño de seguir a Jesucristo en la cotidianidad de la existencia.

Hoy, más que nunca, la apertura recíproca entre las culturas es un terreno privilegiado para el diálogo entre hombres comprometidos en la búsqueda de un humanismo auténtico, por encima de las divergencias que los separan. También en el campo cultural el cristianismo ha de ofrecer a todos la fuerza de renovación y de elevación más poderosa, es decir, el amor de Dios que se hace amor humano.

En la carta de creación del Consejo pontificio para la cultura, el Papa Juan Pablo II escribió precisamente: "El amor es como una fuerza escondida en el corazón de las culturas, para estimularlas a superar su finitud irremediable, abriéndose a Aquel que es su fuente y su término, y para enriquecerlas de plenitud, cuando se abren a su gracia" (Carta al cardenal secretario de Estado Agostino Casaroli, 20 de mayo de 1982: L'Osservatore Romano, edición en lengua española, 6 de junio de 1982, p. 19).

Quiera Dios que la Santa Sede, gracias al servicio prestado en particular por vuestro dicasterio, siga promoviendo en toda la Iglesia la cultura evangélica, que es levadura, sal y luz del Reino en medio de la humanidad.

Queridos hermanos y hermanas, expreso una vez más mi profundo agradecimiento por el trabajo que realiza el Consejo pontificio para la cultura y, a la vez que aseguro a todos los presentes mi recuerdo en la oración, invocando la intercesión celestial de María santísima, Sedes Sapientiae, le imparto de buen grado una especial bendición apostólica a usted, señor cardenal, a los venerados hermanos y a cuantos de diversas maneras están comprometidos en el diálogo entre el Evangelio y las culturas contemporáneas.


top 20. La secularizacion en la Iglesia desvitúa la fe cristiana y el stilo de vida de los creyentes, 8 de marzo de 2008

Señores cardenales;
queridos hermanos en el episcopado y en el sacerdocio;
amables señoras; ilustres señores:

Me alegra recibiros con ocasión de la asamblea plenaria del Consejo Pontificio de la Cultura, congratulándome por el trabajo que realizáis y, en particular, por el tema elegido para esta sesión: «La Iglesia y el desafío de la secularización». Se trata de una cuestión fundamental para el futuro de la humanidad y de la Iglesia. La secularización, que a menudo se vuelve secularismo abandonando la acepción positiva de secularidad, pone a dura prueba la vida cristiana de los fieles y de los pastores. Durante vuestros trabajos la habéis interpretado y transformado también en un desafío providencial, con el fin de proponer respuestas convincentes a los interrogantes y las esperanzas del hombre, nuestro contemporáneo.

Agradezco al Arzobispo Mons. Gianfranco Ravasi, desde hace pocos meses Presidente del dicasterio, las cordiales palabras con las que se ha hecho vuestro intérprete y ha explicado el desarrollo de vuestros trabajos. Expreso también mi agradecimiento a todos por el gran esfuerzo que realizáis para que la Iglesia entable un diálogo con los movimientos culturales de nuestro tiempo y así se conozca cada vez más ampliamente el interés que la Santa Sede tiene por el vasto y variado mundo de la cultura.

En efecto, hoy, más que nunca, la apertura recíproca entre las culturas es un terreno privilegiado para el diálogo entre hombres y mujeres comprometidos en la búsqueda de un auténtico humanismo, más allá de las divergencias que los separan. La secularización, que se presenta en las culturas como una configuración del mundo y de la humanidad sin referencia a la Trascendencia, invade todos los aspectos de la vida diaria y desarrolla una mentalidad en la que Dios de hecho está ausente, total o parcialmente, de la existencia y de la conciencia humanas.

Esta secularización no es sólo una amenaza exterior para los creyentes, sino que ya desde hace tiempo se manifiesta en el seno de la Iglesia misma. Desnaturaliza desde dentro y en profundidad la fe cristiana y, como consecuencia, el estilo de vida y el comportamiento diario de los creyentes. Estos viven en el mundo y a menudo están marcados, cuando no condicionados, por la cultura de la imagen, que impone modelos e impulsos contradictorios, negando en la práctica a Dios: ya no hay necesidad de Dios, de pensar en él y de volver a él. Además, la mentalidad hedonista y consumista predominante favorece, tanto en los fieles como en los pastores, una tendencia hacia la superficialidad y un egocentrismo que daña la vida eclesial.

La «muerte de Dios», anunciada por tantos intelectuales en los decenios pasados, cede el paso a un estéril culto del individuo. En este contexto cultural, existe el peligro de caer en una atrofia espiritual y en un vacío del corazón, caracterizados a veces por sucedáneos de pertenencia religiosa y de vago espiritualismo. Es sumamente urgente reaccionar ante esa tendencia mediante la referencia a los grandes valores de la existencia, que dan sentido a la vida y pueden colmar la inquietud del corazón humano en busca de felicidad: la dignidad de la persona humana y su libertad, la igualdad entre todos los hombres, el sentido de la vida, de la muerte y de lo que nos espera después de la conclusión de la existencia terrena.

Desde esta perspectiva, mi predecesor, el siervo de Dios Juan Pablo II, consciente de los radicales y rápidos cambios de las sociedades, recordó insistentemente la urgencia de salir al encuentro del hombre en el terreno de la cultura para transmitirle el mensaje evangélico. Precisamente por eso instituyó el Consejo Pontificio de la cultura, para dar nuevo impulso a la acción de la Iglesia encaminada a hacer que el Evangelio se encuentre con la pluralidad de las culturas en las diferentes partes del mundo (cf. Carta al cardenal secretario de Estado Agostino Casaroli, 20 de mayo de 1982: L'Osservatore Romano, edición en lengua española, 6 de junio de 1982, p. 19).

La sensibilidad intelectual y la caridad pastoral del Papa Juan Pablo II lo impulsaron a poner de relieve el hecho de que la revolución industrial y los descubrimientos científicos han permitido responder a preguntas que antes sólo la religión satisfacía en parte. La consecuencia ha sido que el hombre contemporáneo a menudo tiene la impresión de que no necesita a nadie para comprender, explicar y dominar el universo; se siente el centro de todo, la medida de todo.

Más recientemente, la globalización, por medio de las nuevas tecnologías de la información, con frecuencia ha tenido también como resultado la difusión de muchos componentes materialistas e individualistas de Occidente en todas las culturas. Cada vez más la fórmula etsi Deus non daretur se convierte en un modo de vivir, cuyo origen es una especie de «soberbia» de la razón —realidad también creada y amada por Dios— la cual se considera a sí misma suficiente y se cierra a la contemplación y a la búsqueda de una Verdad que la supera.

La luz de la razón, exaltada, pero en realidad empobrecida por la Ilustración, sustituye radicalmente a la luz de la fe, la luz de Dios (cf. Discurso preparado para el encuentro con la Universidad de Roma «La Sapienza», 17 de enero de 2008: L'Osservatore Romano, edición en lengua española, 25 de enero de 2008, p. 4). Grandes son, por tanto, los desafíos que debe afrontar en este ámbito la misión de la Iglesia. Así, resulta sumamente importante el compromiso del Consejo Pontificio de la Cultura con vistas a un diálogo fecundo entre ciencia y fe. La Iglesia espera mucho de este confrontarse recíprocamente, pero también la comunidad científica, y os animo a proseguirlo. En él, la fe supone la razón y la perfecciona; y la razón, iluminada por la fe, encuentra la fuerza para elevarse al conocimiento de Dios y de las realidades espirituales.

En este sentido, la secularización no favorece el objetivo último de la ciencia, que está al servicio del hombre, imago Dei. Este diálogo debe continuar, con la distinción de las características específicas de la ciencia y de la fe, pues cada una tiene sus propios métodos, ámbitos, objetos de investigación, finalidades y límites, y debe respetar y reconocer a la otra su legítima posibilidad de ejercicio autónomo según sus propios principios (cf. Gaudium et spes, 36); ambas están llamadas a servir al hombre y a la humanidad, favoreciendo el desarrollo y el crecimiento integral de cada uno y de todos.

Exhorto sobre todo a los pastores de la grey de Dios a una misión incansable y generosa para hacer frente, en el terreno del diálogo y del encuentro con las culturas, del anuncio del Evangelio y del testimonio, al preocupante fenómeno de la secularización, que debilita a la persona y la obstaculiza en su deseo innato de la Verdad completa. Ojalá que así los discípulos de Cristo, gracias al servicio prestado en especial por vuestro dicasterio, sigan anunciando a Cristo en el corazón de las culturas, porque él es la luz que ilumina a la razón, al hombre y al mundo.

También nosotros debemos escuchar la exhortación que dirigió el ángel a la Iglesia de Éfeso: «Conozco tu conducta: tus fatigas y paciencia; (...) pero tengo contra ti que has perdido tu amor de antes» (Ap 2, 2.4). Hagamos nuestro el grito del Espíritu y de la Iglesia: «¡Ven!» (Ap 22, 17) y dejemos que penetre en nuestro corazón la respuesta del Señor: «Sí, vengo pronto» (Ap 22, 20). Él es nuestra esperanza, la luz para nuestro camino, la fuerza para anunciar la salvación con valentía apostólica, llegando hasta el corazón de todas las culturas. Que Dios os ayude en el cumplimiento de vuestra ardua pero excelsa misión.

Encomendando a María, Madre de la Iglesia y Estrella de la nueva evangelización, el futuro del Consejo Pontificio de la Cultura, y el de todos sus miembros, os imparto de todo corazón la bendición apostólica.


top 21. A los participantes en la Asamblea plenaria del Consejo pontificio para la Cultura, 13 de noviembre de 2010

Señores cardenales;
venerados hermanos en el episcopado y en el sacerdocio;
queridos hermanos y hermanas:

Me alegra encontrarme con vosotros al término de la asamblea plenaria del Consejo pontificio para la cultura, durante la cual habéis profundizado en el tema: «Cultura de la comunicación y nuevos lenguajes». Agradezco al presidente, monseñor Gianfranco Ravasi, sus hermosas palabras, y saludo a todos los participantes, agradecido por la contribución que han dado al estudio de esta temática, tan relevante para la misión de la Iglesia. En efecto, hablar de comunicación y de lenguaje no sólo significa tocar uno de los nudos cruciales de nuestro mundo y de sus culturas; para los creyentes significa también acercarse al misterio mismo de Dios que, en su bondad y sabiduría, quiso revelarse y manifestar su voluntad a los hombres (Dei Verbum, 2). En efecto, en Cristo Dios se nos ha revelado como Logos, que se comunica y nos interpela, entablando la relación que funda nuestra identidad y dignidad de personas humanas, amadas como hijos del único Padre (cf. Verbum Domini, 6.22.23). Comunicación y lenguaje son asimismo dimensiones esenciales de la cultura humana, constituida por informaciones y nociones, por creencias y estilos de vida, pero también por reglas, sin las cuales las personas difícilmente podrían progresar en humanidad y en sociabilidad. He apreciado la original decisión de inaugurar la plenaria en la sala de la Protomoteca en el Capitolio, núcleo civil e institucional de Roma, con una mesa redonda sobre el tema: «En la ciudad a la escucha de los lenguajes del alma». De ese modo, el dicasterio ha querido expresar una de sus tareas esenciales: ponerse a la escucha de los hombres y las mujeres de nuestro tiempo, para promover nuevas ocasiones de anuncio del Evangelio. Escuchando, por tanto, las voces del mundo globalizado, nos damos cuenta de que se está produciendo una profunda transformación cultural, con nuevos lenguajes y nuevas formas de comunicación, que favorecen también modelos antropológicos nuevos y problemáticos.

En este contexto, los pastores y los fieles experimentan con preocupación algunas dificultades en la comunicación del mensaje evangélico y en la transmisión de la fe, dentro de la comunidad eclesial misma. Como he escrito en la exhortación apostólica postsinodal Verbum Domini: «Hay muchos cristianos necesitados de que se les vuelva a anunciar persuasivamente la Palabra de Dios, de manera que puedan experimentar concretamente la fuerza del Evangelio» (n. 96). A veces parece que los problemas aumentan cuando la Iglesia se dirige a los hombres y mujeres lejanos o indiferentes a una experiencia de fe, a los cuales el mensaje evangélico llega de manera poco eficaz y atractiva. En un mundo que hace de la comunicación la estrategia vencedora, la Iglesia, depositaria de la misión de comunicar a todas las gentes el Evangelio de salvación, no permanece indiferente y extraña; al contrario, trata de valerse con renovado compromiso creativo, pero también con sentido crítico y atento discernimiento, de los nuevos lenguajes y las nuevas modalidades comunicativas.

La incapacidad del lenguaje de comunicar el sentido profundo y la belleza de la experiencia de fe puede contribuir a la indiferencia de muchos, sobre todo jóvenes; puede ser motivo de alejamiento, como afirmaba ya la constitución Gaudium et spes, poniendo de relieve que una presentación inadecuada del mensaje esconde, en vez de manifestar, el rostro genuino de Dios y de la religión (cf. n. 19). La Iglesia quiere dialogar con todos, en la búsqueda de la verdad; pero para que el diálogo y la comunicación sean eficaces y fecundos es necesario sintonizarse en una misma frecuencia, en ámbitos de encuentro amistoso y sincero, en ese «patio de los gentiles» ideal que propuse al hablar a la Curia romana hace un año y que el dicasterio está realizando en distintos lugares emblemáticos de la cultura europea. Hoy no pocos jóvenes, aturdidos por las infinitas posibilidades que ofrecen las redes informáticas u otras tecnologías, entablan formas de comunicación que no contribuyen al crecimiento en humanidad, sino que corren el riesgo de aumentar el sentido de soledad y desorientación. Antes estos fenómenos, más de una vez he hablado de emergencia educativa, un desafío al que se puede y se debe responder con inteligencia creativa, comprometiéndose a promover una comunicación que humanice, que estimule el sentido crítico y la capacidad de valoración y de discernimiento.

También en la cultura tecnológica actual el paradigma permanente de la inculturación del Evangelio es la guía, que purifica, sana y eleva los mejores elementos de los nuevos lenguajes y de las nuevas formas de comunicación. Para esta tarea, difícil y fascinante, la Iglesia puede servirse del extraordinario patrimonio de símbolos, imágenes, ritos y gestos de su tradición. En particular, el rico y denso simbolismo de la liturgia debe brillar con toda su fuerza como elemento comunicativo, hasta tocar profundamente la conciencia humana, el corazón y el intelecto. La tradición cristiana siempre ha unido estrechamente a la liturgia el lenguaje del arte, cuya belleza tiene su fuerza comunicativa particular. Lo experimentamos también el domingo pasado, en Barcelona, en la basílica de la Sagrada Familia, obra de Antoni Gaudí, que conjugó genialmente el sentido de lo sagrado y de la liturgia con formas artísticas tanto modernas como en sintonía con las mejores tradiciones arquitectónicas. Sin embargo, la belleza de la vida cristiana es más incisiva aún que el arte y la imagen en la comunicación del mensaje evangélico. En definitiva, sólo el amor es digno de fe y resulta creíble. La vida de los santos, de los mártires, muestra una singular belleza que fascina y atrae, porque una vida cristiana vivida en plenitud habla sin palabras. Necesitamos hombres y mujeres que hablen con su vida, que sepan comunicar el Evangelio, con claridad y valentía, con la transparencia de las acciones, con la pasión gozosa de la caridad.

Después de haber ido como peregrino a Santiago de Compostela y haber admirado en miles de personas, sobre todo jóvenes, la fuerza cautivadora del testimonio, la alegría de ponerse en camino hacia la verdad y la belleza, deseo que muchos de nuestros contemporáneos puedan decir, escuchando de nuevo la voz del Señor, como los discípulos de Emaús: «¿No estaba ardiendo nuestro corazón dentro de nosotros cuando nos hablaba en el camino?» (Lc 24, 32). Queridos amigos, os agradezco cuanto hacéis diariamente con competencia y dedicación y, a la vez que os encomiendo a la protección maternal de María santísima, os imparto de corazón a todos la bendición apostólica.


top