The Holy See
back up
Search
riga

 Pontifical Council for the Pastoral Care of Migrants and Itinerant People

People on the Move

N° 111 (Suppl.), December 2009

 

 

 

RvDA. Hna. Noemy Sánchez CASTRO

Directora del centro ambulatorio medalla Bogotá

 

“También los pobres nos evangelizan”

Los pobres son los predilectos de Dios... Vayamos pues hermanos míos, ocupémonos con amor renovado en su servicio, busquemos, incluso a los más pobres y abandonados... Reconozcamos delante de Dios que son nuestros señores y maestros y que nosotros somos indignos de brindaries nuestros pequeños servicios.

"Cuando lo hiciste con uno de estos mis hermanos mas pequeños conmigo lo hiciste" Mateo 25, 40. 

I. Estructura del modelo pastoral

Nuestro enfoque es: Humanístico, espiritual, pedagógico y Terapéutico.

Las personas que viven en la calle son excluidos socialmente, entendiendo la exclusión desde el término que procede del latín "excludere", que significa echar a una persona o cosa fuera de un sistema cerrado o fuera del lugar que ocupa, existen otras afirmaciones que dicen que la exclusión se relaciona con los pobres y con grupos poblacionales específicos: trabajadoras sexuales, minusválidos, expresidiarios, mendigos, habitantes de calle; alcohólicos, consumidores de drogas, recicladotes, quienes rompen con el ideal de persona” construido por una sociedad que persigue el éxito, el dinero, la belleza y la autosuficiencia.

“El Hijo de Dios esta presente en los pobres... aparentemente son toscos, ignorantes, exigentes, sin embargo hay que conocer que la verdadera religión se encuentra en los pobres” (San Vicente de Paúl).

Los habitantes de la calle son una realidad cultural, una subcultura de la desarticulada sociedad en la cual tienen sus propias leyes, tradiciones, costumbres, tienen sus códigos y una lógica de vida para ellos, son nómadas que se desplazan y ubican en cualquier parte de la Ciudad. Se organizan por parches y grupos ubicados en lugares específicos, compartiendo una identidad, normas y ciertos objetivos. Se desplazan por los principales corredores viales practicando la mendicidad y trabajos informales como cuidar carros, limpiar vidrios, cargar y descargar mercancías; o en consumo de drogas, atraco, hurto calificado y reciclaje.

“Desde el ángulo de la promoción humana la Iglesia, en Santo Domingo, hace un recorrido de reflexión y toma de conciencia, similar al que Dios dispuso que San Vicente de Paúl hiciera de 1600 a 1617: acercarse a la realidad de los pobres y de las pobrezas para sensibilizarse y poder buscar los caminos más apropiados para emprender obras perdurables de caridad”[1] y promoción humana.

En términos generales, el diario vivir del habitante de calle se desgasta en un rebusque sin descanso, dedicándose principalmente a pedir limosna.

Personas que viven en la calle en las grandes urbes, es cada vez mayor el número de personas que viven en la calle, requieren especial cuidado, atención y trabajo promocional por parte de la Iglesia de modo tal que, mientras se les proporciona ayuda para lo necesario para la vida, se los incluya en procesos en proyectos de participación y que ellos mismos sean sujetos de su reintersección social” Aparecida 407.      

Las causal más frecuentes para optar por la calle como alternativa de vida se relacionan con conflictos familiares como maltrato y abandono, la deserción escolar, las pandillas y el desempleo.

Debemos unirnos a los pobres por caridad, para unirnos a Dios por Jesucristo. Los pobres nos representan al Hijo de Dios” (San Vicente de Paúl). 

Misión

El Centro Ambulatorio Medalla Milagrosa brinda sus servicios integrales a los usuarios habitantes de calle en los diferentes espacios de intervención, donde la acogida y el amor exigente del que ha caído en el flagelo de las drogas y el alcohol y portadores de VIH, dan respuesta a la pobreza de hoy. 

Visión

Nuestro programa es una propuesta que fomenta el cambio y la superación en personas con adicciones y otras problemáticas relacionadas, promocionando su desarrollo integral como ser humano, en donde el amor, la entrega y la misericordia son los motores de la misión que desarrollamos en el programa. 

Objetivo

Orientar y acompañar la creación de proyectos de vida dignos que permitan iniciar procesos pedagógicos de reeducación e inclusión a la sociedad, para que conscientes de su problemática sean gestores de su propio cambio.   

II. Método de intervención

Evangelizar es hacer lo que hizo Jesucristo, cuando en la Sinagoga mostró que vino a Evangelizar a los pobres… El siendo rico se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza; ésta es la fundamentación que nos compromete en una opción evangélica y preferencial por los más pobres, firme, pero no exclusiva in excluyente” Santo Domingo N. 178.

Cuando Jesús, al comienzo de su vida publica, entra en la Sinagoga, desenrolla las escrituras y lee el pasaje de Isaías, tan familiar para nosotros: “Me envió a anunciar Hoy se cumplen estas escrituras la buena nueva a los pobres”… para terminar diciendo “Hoy se cumplen estas escrituras”. 

III. Espacios de intervención bien definidos 

Educación y Prevención

“En la prevención de los adictos dependientes insiste en la educación en los valores que deben conducir a las nuevas generaciones, especialmente el valor de la vida y del amor, la propia responsabilidad y la dignidad humana de los hijos de Dios, en el acompañamiento, la Iglesia esta al lado del drogadicto para ayudarle a recuperar su dignidad y vencer esta enfermedad” Aparecida No 422.

Frente a factores de riesgo relacionados con Sida, Consumo de Alcohol y SPA, en niños, adolescentes, jóvenes y adultos, el Centro Ambulatorio Medalla Milagrosa ofrece prevención, educación y reducción de daño en centros educativos de primaria, bachillerato, universidades y otros grupos que lo soliciten, con el fin de evitar las consecuencias que este flagelo ocasiona en dicha población. 

Brigades Nocturnas

“Jesús Resucitado sale al encuentro de la humanidad sufriente, itinerante, comparte el camino de los seres humanos con las escritura ilumina ese caminar, finalmente se da a conocer en la fracción del pan”.

Acercamiento y sensibilización en calle con participación permanente de un voluntariado, que a través de recorridos nocturnos programados brindan un espacio de servicio básico y terapia de escucha, con el fin establecer un contacto directo que permita iniciar un proceso de concientización al cambio. 

1. Atención Ambulatoria

Meditando en el mismo pasaje de Isaías que Jesús leyó en la Sinagoga de Nazareth (Lucas 16, 20), confirma que su vocación es “anunciar a Cristo a los pobres” y experimenta que “El Espíritu del Señor esta sobre El”; pero, desde otro ángulo, también se da cuenta de que los pobres lo evangelizan y son camino recto para llegar a Cristo.          

Esta etapa se realiza en las instalaciones del Centro Ambulatorio Medalla Milagrosa durante las mañanas, bajo la modalidad de ambulatorio, incluyendo la acogida, cubrimiento de necesidades básicas como aseo personal, alimentación, asesoría, seguimiento psicosocial y espiritual, atención de problemáticas asociadas, talleres, concientización y recuperación de la dignidad humana. 

2. Inclusión a la Sociedad

Este espacio se realiza en las instalaciones del Centro Ambulatorio Medalla Milagrosa, con apoyo del equipo interdisciplinario tratando de concientizar a los usuarios en proceso sobre el hecho de su ser como miembro activo y participe de la sociedad, independiente de la condición de vida que tenga.

La caridad es inventiva hasta el infinito (San Vicente de Paúl)

En la búsqueda de mejorar la calidad de vida de los jóvenes del programa se fue más allá de las fronteras para buscar un modelo de reeducación para este tipo de población y efectivamente se logró, tanto que hubo la necesidad de hacer la experiencia en Italia con la Comunidad Vicentina en Trivigliano, descubriendo que éste modelo tiene el evoqué desde el evangelio y el carisma vicentino, adaptándolo a nuestra cultura y los anhelos de cambio de cada uno de los integrantes de Comunidad en Dialogo. 

3. Comunidad en dialogo

Es una experiencia de acogida y de amor donde la centralidad es el ser humano y la dinámica es el amor. Un amor inventivo, sin limites y con exigencia. Es un proceso que comienza cuando admitimos que no somos perfectos, que podemos ser mejores y si queremos podemos rescatar la dignidad de hijos de Dios.

4. Principios de la comunidad en dialogo en Colombia

Nuestra filosofía vicentina esta cimentada en la recuperación de los valores humanos, éticos y espirituales, fundamentados en el evangelio y orientados por los principios de comunidad en dialogo.

Principios (con una invitación especial para leerlos y reflexionarlos).

  1. Respetar a los demas con amor.
  2. Estar atentos y vigilantes en lo que se hace hoy.
  3. Aprender a tratar con justa medida todo lo que a diario nos ofrece la vida.
  4. Pedir ayuda y entregarse con confianza a quien te acompaña en la construcción de tú proyecto de vida.
  5. Poner el corazón en las responsabilidades, ejercitándose bien y estar dispuesto a crecer.
  6. Conocer las motivaciones que inspiran los comportamientos personales y aceptar serenamente la confrontación con los demás.
  7. Creer siempre en las posibilidades de quien está cerca, así como otros han creído cuando usted mismo no lo creía.
  8. Elegir siempre amar, cuando frente a situaciones pesadas y difíciles no se sabe qué decir y como actuar.
  9. Ser capaz de dar antes de recibir y de comprender antes de ser comprendido para descubrir la verdadera dinámica de crecimiento y de maduración.
  10. Tener la honestidad y la sinceridad como garantía para lograr renacer como persona integral.[2]

Jesús se entregó hasta el sacrificio. No hay amor más grande que el de dar la vida por los demás. 


 

[1] Padres Vicentinos. Lectura vicentina del documento de Santo Domingo. Gráficas Edualger, Bogotá 1994.

[2] Criterios elaborados por P. Mateo Tagliaferri. C.M. Italia Fundador de Comunidad en Diálogo.

 

 

top