The Holy See
back up
Search
riga

HOMILÍA DEL CARDENAL ANGELO SODANO
DURANTE LA CONCELEBRACIÓN EUCARÍSTICA
EN LA BASÍLICA DE SAN JUAN DE LETRÁN


Jubileo de los Presbíteros

Lunes 15 de mayo de 2000

 


Queridos concelebrantes:

La Basílica de San Juan de Letrán ha abierto sus puertas para acogeros, como una madre que extiende sus brazos para atraer a sí a todos sus hijos. Aquí el Obispo de Roma, al final del largo periodo de las persecuciones, fijó su Catedral, y justo por eso después fue denominada «mater et caput omnium Ecclesiarum». Al lado de esta Basílica vivieron los Papas durante casi un milenio: nos encontramos, por tanto, en un lugar sagrado, íntimamente ligado al ministerio pastoral del Sucesor de Pedro.

1. El valor de un encuentro

Hoy habéis venido aquí, queridos sacerdotes, llegados de diversas partes del mundo, en ocasión del Gran Jubileo del 2000, con el fin de renovar vuestro empeño apostólico, dondequiera que la Providencia divina os haya llamado a trabajar en la viña del Señor.

El próximo jueves, día 18 del mes actual, concelebraréis la Santa Misa con el Santo Padre, llevándole vuestra adhesión filial en ocasión de su 80 cumpleaños. Serán, por tanto, días de intensa renovación espiritual, para descubrir cada vez más la grandeza y la belleza del don que Cristo nos ha hecho, llamándonos a seguirlo de cerca y asociándonos a Él en el cumplimiento de la obra de la Redención.

Por mi parte, en este primer día de vuestro itinerario jubilar, querría deciros algunas palabras muy sencillas, que manan del corazón de uno que, como vosotros, sintió un día ya lejano la voz misteriosa, pero persuasiva, del Señor que invitaba a coger con la mano el arado y a trabajar para la difusión de su Reino.

2. En unión con Cristo

Habiendo venido a Roma para conmemorar los dos mil años de la encarnación del Hijo de Dios, el primer pensamiento va a Él, que es la razón de nuestra vida cristiana y aún más de nuestra existencia sacerdotal. «Manete in dilectione mea» (Gv 15, 9), permaneced en mi amor: esta es la invitación que Jesús nos hace cada día de corazón, como lo diría un día a los Apóstoles reunidos en el Cenáculo.

La unión vital con Cristo es ciertamente ideal de vida de cada creyente, pero para nosotros sacerdotes tiene que ser aún más una realidad vivida. Es esta unión íntima con el Señor la que ha forjado la vida de tantos sacerdotes de todas las partes del mundo.

Es la fuerza interior que provenía del contacto con Jesús el secreto que ha sostenido a tantos mártires en sus sufrimientos y ha confortado a tantos ministros del Señor, provados a veces por la soledad, la enfermedad o las incomprensiones de todo tipo.

«Omnia possum in Eo qui me conforta?’ (Fil 4, 13), todo lo puedo en Aquél que me da la fuerza, puede repetir con San Pablo cada uno de nosotros, si vive en unión íntima con Cristo, como el sarmiento está unido a la vid.

3. Amando a la Iglesia

La unión con Cristo os llevará, después, queridos hermanos, a amar a la Iglesia, que continúa su misión de salvación. La Iglesia nos ha generado a cada uno de nosotros a la vida de la gracia. Ella es, por tanto, nuestra Madre, una Madre a la que venerar, amar y servir con la devoción de un hijo. Amar a la Iglesia significa amar a sus Pastores y, en primer lugar, al Papa, Pastor de la Iglesia universal.

A alimentar esta llama de amor contribuye también vuestra peregrinación a Roma en ocasión del Gran Jubileo. Os sentiréis así cada día más como parte viva de la gran familia católica, que tiene en el Sucesor de Pedro el centro visible de su unidad. En este Año Santo muchos de nuestros fieles descubren cada vez más el rostro materno de la Iglesia y son favorecidos a vivir en profunda sintonía con ella.

«Sentire cum Ecclesia», era la consigna que San Ignacio de Loyola había dado en sus Ejercicios espirituales a los miembros de la Compañía de Jesús. «Poseer el sentido eclesial» es la consigna que este Jubileo quiere dejar a cada cristiano y tanto más a nosotros, ministros de Cristo y de su Santa Iglesia.

Si la Iglesia es Madre, tenemos que amarla, sostenerla y defenderla. Cuántas veces hemos recordado a nuestros fieles la célebre frase del mártir San Cipriano: «No puede tener a Dios por Padre quien no quiere tener a la Iglesia por Madre». Y esto vale tanto más para nosotros, que hemos recibido todo de esta Madre.

4. Mirando a la historia

Queridos amigos, después de haberos invitado a volver la mirada a Cristo y a su Santa Iglesia, querría para acabar proponeros que os volváis hacia otro horizonte, el horizonte de la historia.

Antes que nosotros, en el curso de veinte siglos de vida de la Iglesia, muchos han trabajado en la viña del Señor. No somos los primeros. Por ello también tenemos que ser humildes y reconocer toda la preciosa heredad que nuestros predecesores nos han dejado. Sus experiencias pueden resultar útiles para nosotros. Sus escritos pueden ser fuente de luz para nuestro camino, ayudándonos a apreciar «nova et vetera» (cfr Mt 13, 52). La historia de la Iglesia será así también para nosotros «magistra vitae», una maestra de vida también para el trabajo apostólico.

No somos los primeros en haber cogido el arado, os decía. Pero no seremos tampoco los últimos. Otros vendrán después de nosotros para continuar la obra, también porque siempre es más vasto el campo que cada día se abre a la acción misionera de la Iglesia. Nuestra tarea es la de entregar a quien venga después de nosotros la llama viva del Evangelio de Cristo, aún más luminosa que antes.

Como en los juegos olímpicos, transmitiremos así a quienes vengan después de nosotros esa luz de la fe, que está destinada a iluminar a todo hombre que viene a este mundo (cfr Gv 1, 9).

5. Las sorpresas del sembrador

Esta visión de la historia nos ayudará también a no desanimarnos en las dificultades, sabiendo que la semilla de la palabra de Dios germina, aunque gradualmente, en el corazón de los hombres. Es verdad que también hoy, como en la parábola evangélica, a veces la simiente cae en un terreno duro o es sofocada por la cizaña, pero es del mismo modo verdadero que hay siempre una parte que cae en tierra buena y fructifica dando el ciento por uno (cfr Mt 13,23).

Una mirada serena a los dos mil años de Cristianismo nos permite no maravillarnos de las dificultades y tener presente la ley de la gradualidad del crecimiento del Reino de Dios, según los planes misteriosos de su Providencia.

Meditando sobre la historia de la Iglesia, veremos más claramente cómo esta es un cruce entre la Gracia de Dios y la libertad del hombre, y cómo este último, con sus obras, puede acelerar o retrasar la venida del Reino de Dios. Es una visión que nos reclama a nuestra responsabilidad, si queremos contribuir generosamente a la edificación del Reino de Dios. Es una visión que nos evitará las sorpresas del sembrador evangélico: claro, éste había sembrado grano bueno en su campo, pero se preguntaba después maravillado por qué habá crecido también la cizaña. No había hecho cuentas con aquel «inimicus homo» (cfr Mt 13,25) que de noche había venido a su terreno. No había tenido presente la realidad del hombre, el drama misterioso de su libertad, ni la obra del Maligno en este mundo.

6. Un barco que avanza

Con estas palabras simples he querido invitaros a volver la mirada en cuatro direcciones: a Cristo, a su Santa Iglesia, al pasado y al futuro de la historia humana. Partiréis así de Roma animados por el propósito santo de continuar siendo dignos ministros de Cristo y generosos anunciadores de su Reino. Como en Pentecostés, que María Santísima esté a vuestro lado y os obtenga la abundancia de los dones del Espíritu Santo. El barco avanza ya por el esfuerzo de vuestros remos, pero si de lo alto sopla impetuoso en vuestras velas el viento del Espíritu Santo, el barco procederá en un modo todavía más rápido y seguro.

¡Que así sea!

top