Carta del Santo Padre con motivo del 30 aniversario del Foro Internacional de Acción Católica