www.vatican.va


dottrina-fede

[DE - EN - ES - FR - IT - PL - PT]

CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA DE LA FE

 

Perfil histórico

Pablo III instituyó una comisión de seis Cardenales, con la misión de vigilar sobre las cuestiones de fe (Bula Licet ab initio del 21 de julio de 1542). Esta comisión, conocida con el nombre de Santa Romana y Universal Inquisición, tuvo al inicio un carácter exclusivamente judicial, para conocer las causas de herejía y de cisma.

Pablo IV, a partir de 1555, amplió notablemente su esfera de acción, haciéndola competente para juzgar también asuntos morales de diversa índole.

En 1571, Pío V creó la Congregación para la reforma del Índice de los Libros Prohibidos. Esta competencia, que inicialmente había sido atribuida a la misma Inquisición, fue ejer­cida por este nuevo Dicasterio, hasta la supresión del mismo en 1917.

Tras la reforma de la Curia realizada por Sixto V mediante la Bula Immensa aeterni Dei (22 de enero de 1588), la actividad de la Inquisición romana se extendió a todo aquello que pudiera afectar, directa o indirectamente, a la fe y la moral.

Pío X reorganizó la Congregación, modificando su nombre en Sagrada Congregación del Santo Oficio (Constitución Apostólica Sapienti consilio del 29 de junio de 1908).

Más tarde, Benedicto XV, suprimió la Congregación del Índice, transfiriendo su competencia nuevamente al Santo Oficio, al tiempo que atribuía al tribunal de la Penitenciaría apostólica la competencia que este Dicasterio tenía sobre las indulgencias. (motu proprio Alloquentes del 25 de marzo de 1917).

Pablo VI cambió nuevamente el nombre del dicasterio en el de Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe, actualizando los métodos utilizados para el examen de las doctrinas: sobre el carácter punitivo de la condena prevaleció el carácter positivo de la corrección de errores, junto con la custodia, la preservación y la promoción de la fe (Motu proprio Integrae servandae del 7 de diciembre de 1965). En esa ocasión se abolió también el Índice de los Libros Prohibidos.

Juan Pablo II, con la Constitución Apostólica Pastor Bonus del 28 de junio de 1988, dispuso una nueva reorganización de toda la Curia romana, precisando también la función, tareas y normas de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Su cometido es «promover y tutelar la doctrina sobre la fe y las costumbres en todo el orbe católico» (art. 48). Sucesivamente, el 29 de junio de 1997, era aprobada la nueva Agendi ratio in doctrinarum examine.

Posteriormente, con la Carta Apostólica Fidem Servare (del 11 de febrero de 2022), Francisco cambió la estructura interna de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

En las materias que lo requieran, la Congregación procede también como tribunal: «Juzga los delitos cometidos contra la fe y también los delitos más graves cometidos contra la moral o en la celebración de los sacramentos» (art. 52). Con el Motu proprio Sacramentorum sanctitatis tutela del 30 de abril de 2001, Juan Pablo II promulgó nuevas normas procesales sobre algunos delitos graves de competencia exclusiva de la Congregación. Una versión actualizada de dichas normas fue promulgada por Benedicto XVI el 21 de mayo de 2010.

Para garantizar un examen más rápido de los recursos en los casos de delitos reservados a la competencia de la Congregación, con un Rescripto del Sumo Pontífice Francisco de 3 de noviembre de 2014, fue instituido un Colegio especial, para dotar a la Sección ordinaria de la Congregación de una mayor eficiencia.

 

Organización y tareas

La Congregación está constituida por un colegio de Miembros (Cardenales y Obispos), encabezado por el Prefecto, asistido por dos Secretarios, con la ayuda del Subsecretario y el Promotor de Justicia. En ella prestan servicio diversos Oficiales que, bajo la coordinación de los respectivos Jefes de Sección, se ocupan de las diversas cuestiones según la propia competencia y las necesidades de la Congregación. La Congregación comprende dos Secciones, la Doctrinal y la Disciplinar, cada una de ellas coordinada por un Secretario que asiste al Prefecto en el ámbito específico de su competencia, con la colaboración del Subsecretario y de los respectivos Jefes de Sección.

La Sección Doctrinal se ocupa de los asuntos relacionados con la promoción y protección de la doctrina de la fe y la moral. Además, promueve los estudios destinados a aumentar la comprensión y la transmisión de la fe al servicio de la evangelización, para que su luz sea un criterio en la comprensión del sentido de la existencia, especialmente ante los interrogantes que plantean el progreso de las ciencias y el desarrollo de la sociedad.

Por lo que se refiere a la fe y a la moral, la Sección realiza el examen de los documentos que han de ser publicados por otros Dicasterios de la Curia Romana, así como de los escritos y opiniones que parezcan problemáticos para la recta fe, fomentando el diálogo con sus autores y proponiendo los remedios adecuados, de acuerdo con las normas de Agendi ratio in doctrinarum examine.

A esta Sección se le confía la tarea de estudiar las cuestiones relativas a los Ordinariatos Personales instituidos por la Constitución Apostólica Anglicanorum Coetibus.

A la Sección Doctrinal pertenece la Oficina Matrimonial, que fue creada para examinar, tanto de hecho como de derecho, las cuestiones relativas al "privilegium fidei".

La Sección Disciplinar se ocupa de los delitos reservados a la Congregación y se ocupa de ellos a través de la jurisdicción del Supremo Tribunal Apostólico allí establecido. Tiene la tarea de preparar y elaborar los procedimientos previstos por el derecho canónico para que la Congregación, en sus diversos órganos (Prefecto, Secretario, Promotor de Justicia, Congreso, Sesión Ordinaria, Colegio para el examen de los recursos en materia de delicta graviora), pueda promover una correcta administración de justicia.

Para ello, la Sección promueve las oportunas iniciativas de formación ofrecidas por la Congregación a los Ordinarios y a los juristas, con el fin de favorecer una correcta comprensión y aplicación de las normas canónicas relativas a su propio ámbito de competencia.

Un grupo de Consultores asisten a la Congregación en la realización de sus estudios. Las reuniones de los Consultores se tienen periódicamente. Los temas debatidos y las opiniones de los Consultores son luego discutidos por la Sesión Ordinaria (Feria IV) de la Congregación con voto de carácter deliberativo. Sus decisiones se someten sucesivamente a la aprobación del Sumo Pontífice, durante la correspondiente Audiencia.

La Congregación conserva su Archivo histórico, accesible a la consulta de estudiosos cualificados, a norma del propio Reglamento.

En la Congregación para la Doctrina de la Fe tienen también su sede la Pontificia Comisión Bíblica y la Comisión Teológica Internacional, las cuales, bajo la presidencia del Prefecto, actúan de acuerdo con sus propias reglas.

 

Superiores actuales del Dicasterio

Prefecto: Card. Luis Francisco Ladaria Ferrer, S.I.

Secretario:

Secretario Adjunto: S.E. Mons. Joseph Augustine Di Noia, O.P.
Secretario Adjunto: S.E. Mons. Charles Jude Scicluna

Subsecretario: Mons. Matteo Visioli

Subsecretario Adjunto: Mons. Armando Matteo.

Promotor de Justicia: Rev. P. Robert Joseph Geisinger, S.I.

 

Dirección postal

Congregación para la Doctrina de la Fe
Palazzo del Sant’Uffizio
00120 Città del Vaticano