The Holy See
back up
Search
riga

Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes

III Congreso Europeo 
de Santuarios y Peregrinaciones

Santuario de Montserrat (Barcelona, España) 4 - 7 marzo 2002 

“El Santuario, espacio para una acogida fraterna y universal”

Conclusiones

Los obispos, rectores de santuarios, directores de peregrinaciones y agentes pastorales procedentes de 23 países reunidos en el 3º Congreso Europeo de Santuarios y Peregrinaciones celebrado en Montserrat, España, los días 4-7 de marzo de 2002

1. Agradecemos al Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes y al Santuario de Montserrat, convocantes de este Tercer Congreso Europeo, la organización del Encuentro.

2. Damos las gracias a la comunidad de monjes benedictinos de Montserrat por la espléndida y fraternal acogida que nos han brindado.
Expresamos también nuestro agradecimiento a cuantas instituciones, entidades y voluntarios han aportado su colaboración para la realización de este Congreso.

3. Al final de estas jornadas de reflexión, oración y convivencia, los 190 participantes en el Congreso queremos dirigirnos a nuestros hermanos y hermanas que prestan su ministerio en los Santuarios y en la dirección de peregrinaciones, para compartir la experiencia de nuestro encuentro.

4. Descubrimos en la Palabra de Dios la presencia del Señor que desde el principio visita al hombre, llamándole a una comunión filial. El “ha visitado a su pueblo” y lo ha acompañado a través de la historia, renovándole su Alianza. Él nos ha visitado en Cristo el Señor, que acompaña a su Iglesia peregrina en el tiempo y hace resonar su voz en el corazón de cada uno.

5. Deseamos acoger a cuantos visitan nuestros Santuarios, sabiéndonos testigos de la bondad de Dios, especialmente próximos a los que más sufren, a los marginados, a los excluidos, a los agobiados. Queremos hacer visible el rostro de la Iglesia, cuerpo que asume las alegrías y los dolores de cada uno, y se demuestra sacramento de la salvación en Cristo Jesús.

6. Constatamos la gran diversidad de motivaciones que mueven a los visitantes de los Santuarios. Además de aquellos que cumplen el acto religioso de la peregrinación, numerosas personas visitan el Santuario en fidelidad a la memoria personal, familiar o popular, interesados en un conocimiento cultural, buscando un ambiente de tranquilidad propicio a la reflexión, deseosos de acercarse a la naturaleza, etc. La historia de cada persona y la identidad de cada Santuario modelan la pluralidad de motivaciones, apuntando, en último término, a la búsqueda de Dios que cada hombre y cada mujer alienta en lo íntimo de su corazón.

7. Afirmamos la oportunidad de formular criterios orientativos que nos permitan comprender y apreciar los diferentes motivos de la visita al Santuario, a fin de poder ofrecer una acogida más adecuada y más próxima a todos, sea a través de las celebraciones, sea por medio de material informativo bien preparado, con la ayuda de guías adecuadamente formados o en las formas tradicionales convenientemente orientadas.

8. Invitamos, pues, a todos a unirse a nuestro propósito de asumir la exhortación que el Santo Padre Juan Pablo II nos dirigía al inicio de nuestro Congreso y hacer que los Santuarios sean “imagen privilegiada de la Iglesia”, siempre atenta al soplo del Espíritu, abierta a todos y constructora de paz y fraternidad.

9. Queremos recordar en estos momentos algunas situaciones por las que sentimos profunda preocupación y hacemos un llamamiento a todos para una solución constructiva: 

  • imploramos por la paz entre las naciones, para que nadie sea discriminado o sufra violencia a causa de su religión o de su origen;
  • urgimos que se avance en un efectivo proceso de paz para el Próximo Oriente y hacemos llegar nuestra solidaridad a nuestros hermanos cristianos, custodios de los lugares de peregrinación de Tierra Santa;
  • nos hacemos eco de las palabras del Santo Padre en las que lamentaba la marginación de las religiones en el proceso constitucional emprendido por la Unión Europea, silenciando así la realidad religiosa cristiana que forma parte de la identidad europea, de la cual son testigos auténticos nuestros Santuarios y las Vías de peregrinación.

10. Imploramos la protección de María, la Madre de Dios, la Moreneta venerada en este Santuario de Montserrat, cuya presencia ha guiado la reflexión de estas jornadas. Que Ella nos ayude a ejercer nuestro ministerio de forma que los Santuarios sean siempre espacio para una acogida fraterna y universal.

top