The Holy See
back up
Search

Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes

 

4° Congreso Europeo sobre Peregrinaciones y Santuarios

Santuario Mariano de Kevelaer (Alemania) 20-23 de septiembre 2004

 Â“Ecumenismo de la Santidad” - La Peregrinación a los comienzos del Tercer Milenio

 Comunicado final

 El evento

 Del 20 a 23 Septiembre 2004, se ha llevado a cabo en Kevelaer (Alemania) el IV Congreso Europeo para Directores de Peregrinación y para Rectores de Santuario, promovido por el Consejo Pontificio para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes, en colaboración con el Santuario Mariano de Kevelaer. El tema del Congreso ha sido: El ecumenismo de la santidad - La peregrinación a los comienzos del tercer milenio. Han participado representantes de 21 Países de Europa y tres delegados fraternos.

 El Encuentro tenía la finalidad de reflexionar sobre el papel que pueden tener las Peregrinaciones, y por tanto los Santuarios que las acogen, en relación al ecumenismo de la santidad. El continente europeo tiene una fuerte necesidad de esperanza (como resulta de la Exhortación Apostólica Ecclesia in Europa). Es ésta, posiblemente, la urgencia mayor, la que incita a la Iglesia a anunciar a Europa el Evangelio de la esperanza. Pero, para esperar y dar testimonio, es necesario estar unidos; de aquí, pues, la finalidad ecuménica del encuentro.

 El Congreso ha sido abierto con los saludos de buen augurio, afectuosos y orantes del Santo Padre que ha enviado su bendición a los participantes mediante el telegrama del Cardenal Angelo Sodano, leído al comienzo de los trabajos. Han seguido las palabras de bienvenida a los congresistas por parte del Cardenal Stephen Fumio Hamao, Presidente del Consejo Pontificio, quien ha recordado aquellos Santuarios en los que se han desarrollado los Congresos Europeos precedentes, es decir, Máriapócs, en Hungría (1996), Pompeya, en Italia (1998), y Monserrat, en España (2002). El Cardenal Hamao ha hecho así notar que la geografía de los lugares en los que se han desarrollado los varios Congresos ha permitido formar un círculo que abraza idealmente el entero Continente. Los saludos de S.E. Mons Reinhard Lettmann, Obispo de la diócesis de Münster (a la que pertenece el santuario de Kevelaer), han estado dirigidos por el Obispo auxiliar, Excmo. Mons. Friedrich Ostermann. El Rector del Santuario de Kevelaer, Mons. Richard Schulte Staade, ha subrayado además, en sus palabras de bienvenida, cuánto el lugar elegido para este Congreso, en el corazón de Europa, sea el apropiado en relación al tema a tratar.

 El Arzobispo Agostino Marchetto, Secretario del Consejo Pontificio, ha presentado seguidamente la naturaleza y la finalidad del encuentro. Ha mencionado, entre otras cosas, el documento de título 'El Santuario, memoria, presencia y profecía del Dios viviente', publicado por el Dicasterio, y en especial el n. 12, en el que se afirma que "el empeño ecuménico puede encontrar en los Santuarios un lugar de excepcional promoción, dado que en ellos se favorece aquella conversión del corazón y aquella santidad de vida, que son el alma de todo movimiento ecuménico". El Arzobispo ha indicado algunos aspectos concretos y fundamentales del itinerario ecuménico, es decir, la actitud de conversión y de reconciliación, el reconocimiento de la santidad de los otros, la oración común, el testimonio de la  fe, el servicio de la caridad y de la esperanza común.

 La mañana del 21 Septiembre, S.E. Mons. Brian Farell, Secretario del Pontifício Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, ha intervenido sobre el Ecumenismo espiritual: camino seguro de progreso. El ha afirmado, entre otras cosas, que el ecumenismo es, in se, una peregrinación, una expresión del peregrinar de la Iglesia y de todo el pueblo de Dios que, en su camino, es guiado, inspirado y sostenido por el Espíritu. Las peregrinaciones pueden ser ecuménicas de muchas maneras y reunir personas pertenecientes a tradiciones diversas. Estas ofrecen además la posibilidad de encontrarse y de aprender los unos de los otros, la historia, la piedad, la vida litúrgica y la disciplina eclesiástica de cada uno. Las peregrinaciones pueden hacerse a los 'lugares santos' y convertirse en ocasión de oración por la unidad.

El Rev. René Beaupère, Director del Centro San Ireneo (Lyon, Francia), ha hablado, después, de sus Cincuenta años de peregrinación ecuménica: testimonio y reflexión, precisando el carácter bíblico (la 'Tierra Santa' es la patria espiritual de todos los cristianos), la dimensión interconfesional (los grupos, formados por cristianos de confesión diversa, son animados por sus ministros) y las perspectivas ecuménicas (caminar al encuentro de los hermanos y de las hermanas cristianos de otros Países y también de los miembros de otras familias espirituales). Ha señalado, a continuación, algunos documentos de las Iglesias (confesionales e interconfesionales) que apoyan tales peregrinaciones.

Mons. Noel Treanor, Secretario General de la Comisión de las Conferencias Episcopales de la Comunidad Europea (COMECE), ha informado a los congresistas sobre la experiencia vivida durante la Peregrinación Europea a Santiago de Compostela, el pasado Abril. La idea inspiradora era la de reunir ciudadanos europeos movidos por la fe, para expresar, visible y simbólicamente, la ligazón existente entre Europa y cristianismo, y rezar para que el "proyecto Europa" tenga una inspiración antropológica cristiana. La presencia de numerosos fieles, de Obispos y Representantes de otras Iglesias, su participación y su aportación a la reflexión, han testimoniado una voluntad de unidad y la intención de colaborar con la de los cristianos de Europa. Seguidamente, el Rev. Reinhard Kürzinger, Director de la Oficina de Peregrinaciones de la diócesis de Eichstätt, en Alemania, ha subrayado la importancia de revitalizar las peregrinaciones con espíritu ecuménico y ha presentado sus nuevas formas. Mons. Richard Schulte Staade, Rector del Santuario de Kevelaer, ha ilustrado la historia de aquel lugar y la acogida reservada a las diferentes peregrinaciones, indicando los medios a disposición de los peregrinos de otras confesiones cristianas. S.E. Mons. Séamus Hegarty, Obispo de Derry, en Irlanda, ha presentado la experiencia ecuménica en la República de Irlanda y en Irlanda del Norte. El Rev. P. Joel Houque, Rector de la iglesia abacial de Conques, en Francia, ha descrito algunas iniciativas ecuménicas de algunos centros de acogida, en su País, hacia los peregrinos que se dirigen a Santiago de Compostela. En fin, el Prof. Anthony Jackowski, Director del Instituto de Geografía de la Universidad Jagelloniana de Cracovia, ha intervenido sobre las peregrinaciones a los numerosos centros de culto mariano en Europa. También éstos representan un factor de integración entre el Este y el Oeste Europeo.

 Los participantes, divididos en grupos lingüísticos de trabajo, se han reunido - incluso el día siguiente - con el fin de reflexionar juntos sobre las cuestiones ligadas, de un modo particular, a la promoción del ecumenismo de la santidad.

 La mañana del 22 Septiembre, S.E. Mons. Georg Müller, Obispo-Prelado de Trondheim, en Noruega, ha hablado de la catedral donde fue custodiada la tumba de San Olaf Haraldson, y que es lugar de peregrinación para luteranos y católicos. La veneración de la memoria de este santo, especialmente a partir del 1950, ha dado origen a celebraciones comunes y ha animado otras iniciativas ecuménicas. El Revmo. Archimandrita Spiridon Katramadon, Delegado del Santo Sínodo de la Iglesia de Grecia, ha mencionado en especial las peregrinaciones en su País siguiendo los pasos del Apóstol Pablo. El Revmo. Keith Jones, Decano de York (Comunión Anglicana), ha presentado la "Pilgrims Association" (Asociación de peregrinos) de Gran Bretaña, de la que es Presidente. Tal Asociación anima a los responsables de las catedrales y de las iglesias más importantes de todas las tradiciones cristianas a orientar a los peregrinos en el descubrir la inspiración que está al origen de los 'lugares santos'. En su discurso sobre Peregrinación y hospitalidad, ha subrayado cómo el gran crecimiento actual del turismo conduce también al aumento de las peregrinaciones. En la sociedad de hoy, fuertemente secularizada, los 'lugares santos' representan un polo de atracción para la fe. El Pastor Paul Martín Clotz, Colaborador en Francfort (Alemania) del Centro para el anuncio de la Iglesia Evangélica de Essen y Nassau, ha informado a los congresistas sobre la campaña organizada con ocasión del nuevo milenio, bajo el título "Peregrinación 2000+". El 'más' quiere indicar la esperanza de que las iniciativas promovidas por esta campaña puedan proseguir incluso después del año 2000, como ha sucedido en otros lugares. Se trata de redescubrir las peregrinaciones y de multiplicarlas, casi bajo la forma de "retiros espirituales itinerantes". La experiencia vivida en el curso de los mismos ha permitido a los participantes de diferentes confesiones cristianas descubrir todo aquello que les une, además de la riqueza de su diversidad. Por otro lado, durante estas peregrinaciones, se reafirma la alegría de compartir el camino con los otros y, de esta manera, se ofrece y se recibe hospitalidad en nombre de Cristo.

La tercera jornada del Congreso se concluyó con un recibimiento ofrecido por la administración municipal de Kevelaer en la Konzert und Bühnenhaus, y con los saludos cordiales del Sr. Heinz Paal, Alcalde de la ciudad.

 El Jueves 23 de Septiembre los trabajos del Congreso han ido adelante, durante la mañana, con la intervención de S. E. Mons. Szilárd Kereztes, Obispo de Hajdúdorog, en Hungría, que ha ilustrado las características peregrinaciones de los gitanos. Se sucedieron después las intervenciones de Mons. Luciano Gomes Guerra, Rector del Santuario de Fátima, en Portugal, y de Mons. Pasquale Silla, Rector del Santuario del Divino Amor de Roma. Entrambos oradores subrayaron en particular las iniciativas ecuménicas llevadas a cabo en sus santuarios.

El Padre Marc Trautmann, Vicario del Santuario de Kevelaer, presentó una propuesta, para todos los centros de peregrinación europeos, de oración común por los jóvenes que participarán en la próxima Jornada Mundial de la Juventud.

El Congreso se concluyó con una presentación resumen de las aportaciones de los varios grupos de estudio y con la aprobación del documento final.

 Conclusiones del Congreso

 1. Las peregrinaciones, camino privilegiado en casi todas las tradiciones religiosas, son más y más 'reconocidas' por parte de los cristianos, incluidos aquellos que, por motivos históricos, se habían alejado de las mismas.

 2. Aunque todavía en un estadio inicial, van surgiendo iniciativas de peregrinaciones ecuménicas en Europa, algunas de las cuales tienen ya una larga experiencia. Gracias a los frutos positivos que han producido, tales iniciativas tienden a ampliarse y pueden asumir carácter oficial en algunos casos.

 3. La actual marcha de Europa hacia la unidad política, así como hacia la unidad de los cristianos, representa un reto, un signo de los tiempos y una llamada de Dios para que las personas y las comunidades se decidan a descubrir más profundamente aquello que tienen en común y a respetar todavía más cuanto le es propio. Todo ello se refleja en el impulso de los cristianos a las peregrinaciones; también el ecumenismo, en efecto, es una peregrinación hacia la unidad.

 4. El Congreso reconoce que, a parte de algunas experiencias, incluso 'oficiales', en general los Santuarios no tienen todavía un programa o un proyecto ecuménico.

 5. La experiencia de la peregrinación ecuménica podrá hacerse realidad y ser promovida más fácilmente, tal vez, con una nueva generación de cristianos mejor preparada para los intercambios espirituales. No hace falta ciertamente caer en extremismos, es decir, en el relativismo o en el fundamentalismo, sino centrarse en lo esencial común, allí donde el único absoluto de Dios se convierte en salvación para el hombre, dando un sentido de eternidad a todo aquello que muere con el tiempo.

 6. Para que los Santuarios puedan realizar su vocación ecuménica, que impulsa hacia la santidad, es necesario al menos que la fe, el amor y la esperanza caractericen a todos aquellos que ejercen un ministerio de acogida.

 7. El espíritu ecuménico conducirá, por sí mismo, a la purificación de todo lo que obstaculice la verdad y la caridad, bien mediante el reconocimiento de los dones de santidad que el Señor concede a nuestros hermanos y a nuestras hermanas, bien eliminando todo gesto y palabra que pueda acrecentar nuestros malentendidos. Es necesario admitir el hecho de que hemos heredado muchos prejuicios, de varios tipos, y de los que podremos desembarazarnos sólo poco a poco. Respetando el carácter penitencial de las peregrinaciones, aumentaremos aquello que nos une y disminuiremos aquello que nos separa. Siguiendo este camino, cada comunidad se abrirá al conocimiento y al reconocimiento del verdadero bien y a la unión que conduce a la paz.

 8. Además de los fundamentos de fe que nos unen, es cierto que los cristianos, al menos aquellos mayormente comprometidos, están de acuerdo en luchar contra los males de la sociedad contemporánea que revelan una cultura de muerte, como son la secularización, la apatía, la indiferencia e la ignorancia religiosa, además de la desesperación, fruto de una falta de sentido de la vida.

 9. Por otra parte, los cristianos europeos están de acuerdo sobre el hecho de que sólo una abundante efusión de la misericordia divina puede dar a nuestro continente el soplo de que tiene necesidad para su misión en relación a sus vecinos más pobres, que nos envían muchedumbres de migrantes y refugiados, o en relación a la población gitana, por ejemplo. Los santuarios deben ser los específicos lugares de la misericordia de Dios y de la solidaridad.

 Recomendaciones del Congreso

 10. Se deberá descubrir el soplo del Espíritu en las acciones que los cristianos puedan realizar juntos, con ocasión y en los lugares de peregrinación. En toda colaboración, incluso en las cosas más materiales del servicio de los voluntarios, existe ya una cierta manifestación de unidad. En la actual situación ecuménica, la oración en común, como respuesta a la Palabra de Dios, permanece como la señal más evangélica de la presencia de Jesús entre nosotros, mientras la caridad es expresión necesaria de santidad.

 11. Se propone organizar en los Santuarios jornadas comunes de oración por determinadas intenciones, tales como por la paz, por el compartimiento entre Países ricos y pobres, por la unidad de los cristianos, por la familia, por los migrantes y por los refugiados y por la misma Europa. En algunos lugares, la plegaria por la unidad debería hacerse más frecuentemente, y el Víacrucis podría purificarnos de falsos juicios e intereses. Otros Santuarios podrían seguir el ejemplo de algunos en concreto, a la hora de crear una escuela de oración ecuménica que llegue a ser un Cenáculo de unidad. En ciertas ocasiones, en fin, podría ser invitado a predicar incluso un ministro de otra confesión. La Autoridad de la Iglesia particular podría también poner a disposición de los hermanos que no están en plena comunión con la Iglesia católica lugares específicos del Santuario para su culto.

 12. Los peregrinos y los cristianos reunidos en nuestros Santuarios deberían celebrar la memoria de los mártires, además de la de los santos, en especial la de los patronos de Europa, es decir, San Benito, Cirilo y Metodio, Brígida de Suecia, Catalina de Siena y Teresa Benita de la Cruz. Existe en ello una dimensión ecuménica. San Benito nos ayudará, de una manera especial a través de su ideal: recibir al huésped (en el Santuario) como si fuese Jesucristo.

 13. Los participantes han formulado algunos temas que podrían ser tratados en futuros Congresos, como la presencia de los creyentes de otras religiones, las peregrinaciones de los jóvenes y de otros grupos, incluso la pastoral sacramental, en particular la de la reconciliación.

 14. Se auspicia, en fin, la realización de un Congreso Mundial, que debería ser preparado por las Asociaciones nacionales de Rectores y Directores de Peregrinación ya existentes o a crear.

 * * * * *

 Al término de este Congreso, los participantes, bajo la mirada de la Santísima Virgen de Kevelaer, Consolatrix afflictorum (Consuelo de los afligidos), han comprendido que el tema del ecumenismo de la santidad debe ser uno de los polos de atención pastoral en el entorno de las peregrinaciones, a fin que nuestros Santuarios se conviertan, según la plegaria de Jesús, en signos claros de la unidad querida por el Señor, que tiene como fundamento un solo Dios en el misterio de las Tres Personas Divinas.

La visión de María, Madre de Dios y primera discípula de su Hijo, cuya belleza llena de ternura nuestros Santuarios, podrá ayudar a desarrollar un ecumenismo mariano. Este debería nutrirse de la aceptación del hecho de que María estuvo siempre a la escucha de la Palabra, perfectamente obediente en la fe a la voluntad de Dios, modelo pues e imagen de la Santa Iglesia y de cada cristiano.

 Kevelaer, 23 Septiembre 2004

 

top