The Holy See
back up
Search
riga

Zacarías y María: incredulidad y fe 

"14. Dijo María al ángel: ¿Cómo será eso, pues no conozco varón?

Parecería que aquí María no ha tenido fe a no ser que lo consideres atentamente; no es admisible que fuese escogida una incrédula para engendrar al Hijo unigénito de Dios. ¿Y cómo podría hacerse -aunque fuese salvada la prerrogativa de la madre, a la cual se debía con razón mayor deferencia, pero como prerrogativa mayor, mayor fe debía habérsele reservado-, cómo podría hacerse que Zacarías, que no había creído, fuese condenado al silencio, y María, sin embargo, si no hubiera creído, fuese honrada con la infusión del Espíritu Santo? Pero María no debía rehusar creer ni precipitarse a la ligera: rehusar creer al ángel, precipitarse sobre las cosas divinas. No era fácil conocer el misterio encerrado desde los siglos en Dios (Eph 3,9 y Col 1,26), que ni las mismas potestades superiores pudieron conocerlo. Y, sin embargo, no rehusó su fe ni ha sustraído su misión, sino que ha ordenado su querer y ha prometido sus servicios. Pues cuando dice ¿Cómo se hará esto?, no pone en duda su efecto, sino que pregunta cómo se hará este efecto. 

15. ¡Cuánta más mesura en esta respuesta que en las palabras del sacerdote! Esta ha dicho: ¿Cómo se hará esto? Aquél ha respondido: ¿Cómo conoceré esto? Ella trata ya de hacerlo; aquél duda todavía del anuncio. Aquél declara no creer al manifestar que no sabe, y parece que, para creer, busca todavía otra garantía; ella se declara dispuesta a la realización y no duda de que tendrá lugar, pues pregunta cómo podrà realizarse; así está escrito: ¿Cómo se harà esto, pues no he conocido a varón? La increíble e inaudita generación debía ser antes escuchada para ser creída. Que una Virgen dé a luz es un signo de un misterio divino, no humano. Toma para ti, dice, este signo: he aquí que una virgen concebirá y dará a luz un hijo (Is 7,14). María había leído esto y, por lo mismo, creyó en su realización; mas cómo se había de realizar, no lo había leído, pues esto no había sido revelado ni siquiera a un profeta tan grande. El anuncio de tal misterio debía de ser pronunciado no por los labios de un hombre, sino por los de un ángel. Hoy se oye por vez primera: El Espíritu Santo descenderá sobre ti, y es oído y es creído".

SAN AMBROSIO, Tratado sobre el Evangelio de San Lucas, II, 14-15.

  

 

Oración:

Santa Maria, gloriosa Genitrice di Dio e Semprevergine, che hai meritato di generare al mondo la salvezza, esaudisci me e abbi pietà di me ora e dovunque, per 1'onore e la gloria della tua eccellentissima verginità. Umilmente ti prego: sii mia salvatrice e soccorritrice presso lÂ’onnipotente Dio e Signore nostro Gesú Cristo, affinché egli, pio Padre e Principe della pace, lavi le macchie dei miei peccati, mi strappi dalle tenebre dell'inferno, mi conduca alla vita eterna. Egli che per te, o castissima Vergine Maria, è venuto in questo mondo immondo e col suo sangue ha salvato il genere umano e l'ha sottratto dalla morte, infrangendo le sbarre dell'inferno e aprendo le porte del regno celeste, per la sua misericordia si degni di salvarmi nel tempo presente, di mondarmi, di custodirmi; egli, il Signore nostro Gesú Cristo, al termine di questa vita fugace, mi conceda di aver parte all'eterna beatitudine nella comunione dei santi. A lui onore e gloria col Padre e con lo Spirito Santo negli infiniti secoli dei secoli. Amen.

 

Preparado por la Facultad Teológica Pontificia «Marianum»
Roma

 

top