The Holy See
back up
Search
riga

ALOCUCIÓN DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI
A UNA DELEGACIÓN ECUMÉNICA DE FINLANDIA


Viernes 19 de enero de 2007

 

Queridos obispos Peura y Wróbel;
distinguidos amigos:
 

Con alegría os doy la bienvenida, miembros de la delegación ecuménica de Finlandia, que visitáis Roma con motivo de la fiesta de san Enrique, patrono de vuestra nación.

Vuestra presencia aquí coincide este año con la Semana de oración por la unidad de los cristianos. El tema de la Semana —"Hace oír a los sordos y hablar a los mudos" (Mc 7, 37)—, ilustra cómo Jesús nos cura a todos de la sordera espiritual, permitiéndonos escuchar su palabra de salvación y proclamarla a los demás. Esta tarea de testimonio común con palabras y obras alimenta nuestro camino ecuménico. Al acercarnos a Cristo, convirtiéndonos a su verdad y a su amor, nos acercamos más los unos a los otros.

El desarrollo de las relaciones entre los cristianos en los últimos años en Finlandia es fuente de gran esperanza para el futuro del ecumenismo. De buen grado oran y trabajan juntos, dando testimonio común de la palabra de Dios.

Todos los hombres y mujeres buscan o necesitan precisamente este convincente testimonio de las verdades del Evangelio, que constituyen nuestra guía y salvación. Por parte de los cristianos esto exige valentía. De hecho, como sugerí en las Vísperas ecuménicas durante mi visita a Baviera, todo "debilitamiento del tema de la justificación y del perdón de los pecados, en último término, es resultado de un debilitamiento de nuestra relación con Dios. Por eso, nuestra primera tarea consistirá tal vez en redescubrir al Dios vivo en nuestra vida, en nuestro tiempo y en nuestra sociedad" (Homilía del 12 de septiembre de 2006:  L'Osservatore Romano, edición en lengua española, 22 de septiembre de 2006, p. 14).

En la Declaración conjunta sobre la justificación, los luteranos y los católicos han dado grandes pasos desde el punto de vista teológico. Todavía queda mucho por hacer y es alentador que el diálogo nórdico luterano-católico en Finlandia y Suecia esté estudiando el tema:  "La Justificación en la vida de la Iglesia".

Espero y rezo para que esas conversaciones contribuyan realmente a la búsqueda de la unidad plena y visible de la Iglesia, dando al mismo tiempo una respuesta cada vez más clara a las cuestiones fundamentales que afectan a la vida y a la sociedad.

Con la convicción de que el Espíritu Santo es el auténtico protagonista del compromiso ecuménico (cf. Unitatis redintegratio 1 y 4), sigamos rezando y trabajando por la edificación de vínculos más estrechos de amor y cooperación entre luteranos y católicos en Finlandia.

Sobre vosotros y sobre todos los queridos habitantes de Finlandia invoco las abundantes bendiciones divinas de paz y de alegría.

 

© Copyright 2007 - Libreria Editrice Vaticana

 

top