The Holy See
back up
Search
riga

JUAN PABLO II

ÁNGELUS

Castelgandolfo
Domingo 20 de septiembre de 1992

 

1. En nuestra peregrinación espiritual por los caminos de América, con motivo del V Centenario del comienzo de la evangelización de aquel continente, vamos hoy al santuario de Nuestra Señora de Izamal, en la península de Yucatán, México.

En la pequeña ciudad de Izamal, desde los primeros tiempos de la cristianización de aquellas tierras, a mediados del siglo XVI, junto a las ruinas de una antigua pirámide maya, los franciscanos construyeron un convento, centro de intensa evangelización de los indígenas. Junto al convento levantaron un gran templo, al que llevaron de Guatemala una imagen de la Inmaculada Concepción, proclamada luego «reina y patrona de Yucatán». El 22 de agosto de 1949 tuvo lugar la coronación pontificia de la imagen, como acto final del congreso mariano celebrado en Mérida. La peregrinación principal al santuario se realiza el último domingo de mayo con gran afluencia de fieles que se postran ante la imagen milagrosa, la cual a lo largo de la historia ha sido llevada numerosas veces a la ciudad de Mérida con ocasión de grandes calamidades o especiales celebraciones religiosas.

No podré ir personalmente a rezar en dicho santuario, como estaba previsto en el anterior programa de mi próximo viaje apostólico. Pero en Santo Domingo tendré un encuentro con una delegación de las poblaciones indígenas que pensaban acudir a Izamal.

2. Espero ardientemente, con la ayuda del Señor y la intercesión de la Virgen, que la próxima Conferencia general del Episcopado latinoamericano constituya un acontecimiento realmente histórico para la Iglesia en América Latina: una hora de gracia, un nuevo Pentecostés, un kairós. Cerca de trescientos obispos se reunirán para celebrar los 500 años de presencia de la Iglesia en América y agradecer al Señor el don de la fe, que los primeros evangelizadores difundieron entre las poblaciones nativas del nuevo mundo.

La Conferencia sin perder de vista las «luces y sombras» del pasado, proyectará su atención hacia el futuro.

3. «Jesucristo ayer, hoy y siempre» (cf. Hb 13, 8) es el significativo lema que acompaña el tema de la Conferencia: «Nueva evangelización promoción humana, cultura cristiana».

Examinando el rico contenido de este sugestivo tema, los obispos trazarán las coordenadas que han de marcar la acción pastoral de la Iglesia en los próximos años. En continuidad con la tradición y teniendo presentes los desafíos de nuestro tiempo, responderán a las expectativas de los pueblos latinoamericanos, reafirmando que sólo en Jesucristo es posible lograr la plena liberación.

María Santísima, Nuestra Señora de Izamal evangelizadora de Yucatán, nos ampare y ayude en esta hora de fe y esperanza para toda América Latina. Ella dirija su maternal mirada a los fieles de aquellas amadas naciones y a los pueblos del mundo entero.

* * *

Después del Ángelus

Deseo ahora presentar mi más cordial saludo a todas las personas, familias y grupos procedentes de España y América Latina.

De corazón os imparto la Bendición Apostólica, que extiendo complacido a vuestros seres queridos.

 

© Copyright 1992 - Libreria Editrice Vaticana

 

top