The Holy See
back up
Search
riga

JUAN PABLO II

ÁNGELUS

Domingo 10 de enero de 1993



Queridos hermanos y hermanas:

1. Al término de este encuentro de oración en Asís que comenzó con la vigilia de ayer y ha proseguido esta mañana con la celebración de la santa misa, siento el deber de compartir con vosotros que habéis participado en ella con tanto fervor superando incomodidades y dificultades, un sentimiento profundo de agradecimiento al Señor por la gracia especial que nos ha concedido a cada uno de nosotros.

En efecto, el llamamiento que dirigí el 1 de diciembre del año pasado, junto con los representantes de los Episcopados de Europa, ha encontrado una respuesta unánime y generosa en la Iglesia católica, y ha tenido eco por parte de las otras Iglesias y comunidades eclesiales cristianas, así como de los representantes del judaísmo y del islam. Éste es un signo claro de que la conciencia de los hombres y las mujeres sensibles a los valores religiosos y de cuantos buscan el bien de la humanidad está cada vez más atenta a los problemas del hombre que sufre, víctima de conflictos, cuyas razones y objetivos no comprende. En todos se agudiza el sentido del compromiso para poner fin a cualquier tipo de guerra y alcanzar una paz fundada en la justicia y en la reconciliación mutua.

Esta conciencia, que nace de la profundidad de nuestra respuesta a Dios, ¿acaso no es un don del Señor? Sí, es un don del Señor, como lo es la paz a que aspiramos y por la que nos hemos reunido de nuevo aquí en Asís.

Que Dios nos conceda la gracia de ser cada vez más fieles a este servicio desinteresado y urgente en favor de la paz. Dicho servicio es característico de toda actitud religiosa auténtica y constituye un signo distintivo para los discípulos de Cristo, a los que Él la víspera de su pasión, quiso confiarles la paz como su propia herencia (cf. Jn 14, 27).

2. En este marco de fraternidad espiritual deseo además dar las gracias a cada uno de los participantes: a los señores cardenales, a los hermanos en el episcopado a los sacerdotes, a los religiosos, a las religiosas y, sobre todo, a los jóvenes tan numerosos, evidentemente preocupados por la paz y comprometidos en buscarla y construirla efectivamente.

Mi agradecimiento se extiende a los hermanos y hermanas de las otras Iglesias y comunidades eclesiales cristianas que nos han acompañado desde el principio de esta jornada: su presencia en Asís subraya una vez más, de modo visible, la dimensión ecuménica del compromiso por la paz.

Vaya mi agradecimiento más sentido a los representantes del islam por su participación en la vigilia de anoche. También saludo con afecto a nuestros «hermanos mayores», los judíos, unidos a nosotros espiritualmente para implorar a Dios el don precioso de su justicia y su paz.

El acontecimiento de ayer nos ha permitido revivir aquella inolvidable Jornada de oración, celebrada en octubre de 1986 en este mismo lugar, imbuido por el espíritu de Francisco, peregrino y apóstol de paz. Este reencuentro nos ha permitido apreciar nuevamente los lazos profundos que nos unen en el servicio a la causa del hombre y de sus aspiraciones más legítimas.

3. Este encuentro ha estado dedicado particularmente a la oración por la paz en Europa, teniendo presente ante todo la grave situación de las poblaciones de los Balcanes. Lo hemos vivido juntos. A nosotros se han unido las Iglesias particulares de todo el continente europeo. Nuestro objetivo común ha sido el de manifestar y hacer fructificar la preocupación constante que nos anima por quienes sufren a causa de la ceguera y la dureza de corazón de otros hombres; por quienes ―niños, hombres o mujeres, ancianos, civiles inermes, individuos y pueblos― están obligados a pagar el triste precio de la guerra, no querida, pero padecida.

Nuestro interés quiere ser un interés efectivo y concretado en una oración ferviente e incesante, al que debe seguir una acción desinteresada de ayuda y apoyo humanitario. Quiere ser, además, un compromiso para la promoción de la cultura de la paz a través de gestos diarios de respeto a los derechos de los otros y a través de una obra paciente de reconciliación.

Mientras os estoy hablando, en Ginebra se está preparando la reanudación de las negociaciones de paz para Bosnia-Herzegovina. Que Dios conceda sabiduría y valentía a todos los participantes en ese encuentro decisivo, a fin de que se llegue a una solución aceptable para todas las partes, con vistas a una paz auténtica y durable.

4. Quisiera encomendar todo esto a la intercesión del santo de Asís, símbolo de la paz. Quisiera, sobre todo, implorar la protección materna de María Santísima para nuestras aspiraciones y nuestros proyectos de paz. Que la Virgen nos obtenga de su Hijo divino, hecho hombre, la gracia de ver surgir finalmente la paz en Europa y en el mundo: una paz que no termine nunca.

Los cirios, que hace unos instantes he entregado a los miembros de las delegaciones procedentes de las regiones devastadas por la guerra, quieren ser un símbolo elocuente de la paz, meta universal a la que se ha orientado todo nuestro encuentro de oración, que ahora está llegando a su fin.

Ojalá que estas llamas tenues de esperanza lleven el consuelo de la luz y del amor de Dios, única y verdadera fuente de paz, a cuantos viven en medio de latos y ruinas causados por los persistentes conflictos.

Que María, Reina de la paz, nos acompañe y nos asista. Ahora todos juntos nos dirigimos a ella.


© Copyright 1993 - Libreria Editrice Vaticana 

 

top