The Holy See
back up
Search
riga

JUAN PABLO II

ÁNGELUS

Solemnidad de la Asunción de María
Castelgandolfo, domingo 15 de agosto de 2002

 

1. La solemnidad de la Asunción de María al cielo en cuerpo y alma nos recuerda, en el corazón del verano, cuál es nuestra morada verdadera y definitiva: el paraíso. Como subraya la carta a los Hebreos, "no tenemos aquí ciudad permanente, sino que andamos buscando la del futuro" (Hb 13, 14). En el misterio que hoy contemplamos se revela claramente el destino de toda criatura humana: la victoria sobre la muerte para vivir eternamente con Dios. María es la mujer perfecta en la que se cumple desde ahora este designio divino, como prenda de nuestra resurrección. Es el primer fruto de la Misericordia divina, porque es la primera partícipe en el pacto salvífico sancionado y realizado plenamente en Cristo, muerto y resucitado por nosotros.

2. "¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!" (Lc 1, 45). Estas palabras se aplican bien a María, la Virgen del fiat, que con su disponibilidad total abrió las puertas al Salvador del mundo. Grande y heroica fue la obediencia de su fe; precisamente a través de esta fe María se unió perfectamente a Cristo, en la muerte y en la gloria. Al contemplar a María se refuerza también en nosotros la fe en lo que esperamos, y al mismo tiempo comprendemos mejor el sentido y el valor de la peregrinación en esta tierra.

3.Oh María, Madre de la esperanza, con la fuerza de tu ayuda no tememos los obstáculos y las dificultades; no nos desaniman los esfuerzos y los sufrimientos, porque tú nos acompañas a lo largo del camino de la vida y desde el cielo velas sobre todos tus hijos, colmándolos de gracias. A ti te encomendamos el destino de los pueblos y la misión de la Iglesia. A ti quisiera encomendarte hoy, de modo especial, mi viaje pastoral a Polonia, que emprenderé mañana, si Dios quiere.

Queridos hermanos y hermanas, os pido que me acompañéis con la oración.

4.Me alegra saludar a todos los peregrinos de lengua francesa, en particular a los "pueri cantores" de Santa Cruz de Neuilly. Estad, como la Virgen, atentos a la palabra del Señor y guardadla en vuestro corazón. Con la bendición apostólica.

Saludo a los visitantes de lengua inglesa presentes para esta plegaria del Ángelus, incluido el grupo de peregrinos de Malta. María, desde su lugar en el cielo, os guíe a vosotros y a vuestras familias al reino glorioso de Jesucristo, su Hijo.

Os saludo cordialmente, queridos peregrinos y visitantes de lengua alemana. El Señor, por intercesión de la Madre de Dios, os confirme en la fe y en la esperanza, y os acompañe siempre en el camino de vuestra vida.

En la solemnidad de la Asunción de la Virgen María saludo con afecto a los oficiales de la Academia politécnica del Ejército de Chile y demás peregrinos de lengua española, a los cuales doy mi bendición.

Saludo ahora a los peregrinos de lengua portuguesa aquí presentes, especialmente al grupo de Heraldos del Evangelio, de Portugal, pidiendo a Dios gracia y paz para la Asociación y para sus familiares.

Hoy deseo saludar a los peregrinos reunidos en Kalwaria Zebrzydowska con los cardenales y obispos para celebrar de modo especial, en el día de la Asunción de la santísima Virgen María, el 400° aniversario del santuario.

Me uno espiritualmente a vosotros, esperando estar dentro de poco -si Dios quiere- en Kalwaria para agradecer a Dios todas las gracias que en estos cuatro siglos ha derramado sobre las generaciones de fieles.

Que vuestra peregrinación llegue a ser para todos fuente de bendición divina. Hasta pronto.

Por último, saludo a los peregrinos italianos. En particular, a los miembros de la Compañía de María Assunta, instituto religioso que este año celebra el cuadragésimo aniversario de su fundación; a un grupo de Nomadelfia, a los feligreses de la parroquia de Brugine (Padua) y al grupo de participantes en el curso de actualización del CEDEL, del Opus Dei.

Un recuerdo especial para las víctimas del mal tiempo, que en estos días ha azotado a algunas naciones de Europa, y para cuantos sufren por los graves problemas causados por las inundaciones. A todos aseguro mi cercanía espiritual, e invoco sobre cada uno la protección materna de la Virgen.

A todos deseo una buena fiesta de la Asunción de la Virgen María.

 

© Copyright 2002 - Libreria Editrice Vaticana

 

top