The Holy See
back up
Search
riga

 JUAN PABLO II

ÁNGELUS

Domingo 2 de febrero
Fiesta de la Presentación del Señor

 

Amados hermanos y hermanas: 

1. Se celebra hoy en Italia la Jornada en favor de la vida, cuyo tema es:  "Con la vida no se comercia". Este principio, aunque teóricamente reconocido, por desgracia no siempre se respeta. Hay situaciones en las que la persona humana se convierte en instrumento de intereses económicos, políticos y científicos, sobre todo cuando es débil y no tiene la fuerza para defenderse.

Además, una cierta lógica mercantil, aliándose con modernas tecnologías, puede aprovecharse a veces de deseos humanos en sí buenos, como los de ser madre y padre, para inducir a desear un hijo "a toda costa". En realidad, la vida humana no puede convertirse jamás en "objeto":  desde la concepción hasta la muerte natural, el ser humano es sujeto de derechos inviolables, ante los cuales la libertad tiene que saber detenerse. Por tanto, es indispensable que los Estados emanen, sobre estas materias complejas, leyes orgánicas y claras, fundadas en sólidas bases éticas, para tutelar el bien inestimable de la vida humana.

2. Como desde hace diez años, la Jornada en favor de la vida se prolonga en la diócesis de Roma en una especial "Semana de la vida y de la familia".

A este tema se dedicará también la asamblea eclesial diocesana del próximo mes de junio. Renuevo a las familias de Roma el mensaje que resonó en el Encuentro mundial que se concluyó hace poco en Manila. Queridas familias cristianas, sois una "buena nueva" para nuestra ciudad. Sostenidas por la gracia del sacramento del matrimonio, afrontad unidas las diversas situaciones de la vida y contribuid a mantener sano el tejido social.

3. Encomendemos a María, hoy, fiesta de la Presentación del Señor en el templo, a cuantos trabajan en defensa de la vida y a las familias que son el "nido" natural de la vida. Que la Virgen vele también sobre cuantos se prodigan al servicio de los enfermos, por los cuales se celebrará, el próximo 11 de febrero, la Jornada mundial dedicada a ellos. Por último, que la santísima Virgen proteja de modo especial a los religiosos, religiosas y laicos consagrados, que celebran hoy la "Jornada de la vida consagrada".


Después del Ángelus

Gran conmoción ha suscitado en todos la dolorosa noticia de la trágica explosión de la nave espacial estadounidense "Columbia", a su entrada en la atmósfera. Invito a todos a orar por las víctimas del accidente, fallecidas en el cumplimiento de una misión científica internacional. En este momento de dura prueba, estoy espiritualmente cercano a los familiares, a los cuales aseguro mi recuerdo en la oración.

Una vez más mi pensamiento va a Costa de Marfil, probada por una grave crisis que desgarra a aquellas poblaciones. Oremos para que sobre las divisiones y las reivindicaciones prevalezcan los esfuerzos de cuantos se preocupan por la unidad del país y el respeto de la legalidad. Los fieles católicos, en particular, guiados por sus pastores, esfuércense para que todos practiquen y promuevan el diálogo y el respeto de las personas y de sus bienes. Que María, Nuestra Señora de la Paz de Yamusukro, interceda por la reconciliación y la concordia de todos los hijos de aquella amada nación.

 
Ayer, primer día de febrero, festejaron el inicio del año lunar muchos millones de personas -sobre todo chinos, vietnamitas y coreanos-, que viven este día de fiesta en la intimidad familiar. A ellos les repito los buenos deseos que formulé en el Mensaje para la reciente Jornada mundial de la paz:  que el nuevo año sea un período de paz, fundada en "cuatro exigencias concretas del alma humana:  la verdad, la justicia, el amor y la libertad". Quisiera que mi saludo afectuoso llegara al corazón de cada uno de ellos. Mi oración los acompaña todos los días.

(En español) 
Doy mi bienvenida a los peregrinos de lengua española presentes en esta oración del Ángelus, especialmente a los de las diócesis españolas de Jerez de la Frontera y Cádiz-Ceuta. ¡Que Jesucristo, revelado en la liturgia de hoy como luz de las naciones, aliente vuestro camino!

 

© Copyright 2003 - Libreria Editrice Vaticana

 

top