The Holy See
back up
Search
riga

JUAN PABLO II

ÁNGELUS

Domingo 2 de noviembre de 2003

 

Amadísimos hermanos y hermanas: 

1. Después de celebrar ayer la solemnidad de Todos los Santos, hoy, 2 de noviembre, nuestra mirada orante se dirige a quienes han dejado este mundo y esperan llegar a la ciudad celestial. Desde siempre la Iglesia ha exhortado a orar por los difuntos. Invita a los creyentes a considerar el misterio de la muerte no como la última palabra sobre el destino humano, sino como el paso a la vida eterna. "Al deshacerse nuestra morada terrenal -leemos en el Prefacio de hoy-, adquirimos una mansión eterna en el cielo".

2. Es importante y necesario orar por los difuntos, porque, aunque hayan muerto en gracia y en amistad de Dios, quizá necesiten aún una última purificación para entrar en la alegría del cielo (cf. Catecismo de la Iglesia católica, n. 1030). El sufragio por ellos se expresa de diversos modos, entre los cuales figura también la visita a los cementerios.

Visitar estos lugares sagrados constituye una ocasión propicia para reflexionar sobre el sentido de la vida terrena y para alimentar, al mismo tiempo, la esperanza en la eternidad feliz del paraíso.
Que María, Puerta del cielo, nos ayude a recordar y a no perder jamás de vista la patria celestial, meta última de nuestra peregrinación aquí en la tierra.

 

 

© Copyright 2003 - Libreria Editrice Vaticana

 

top