The Holy See
back up
Search
riga

MENSAJE DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II
AL PUEBLO DE BRASIL
CON OCASIÓN DE LA CAMPAÑA DE FRATERNIDAD


Miércoles 28 de febrero de 1979

 

Queridísimos hermanos y hermanas de Brasil:

«Por un mundo más fraterno» cada uno «preserve lo que es de todos». Con este lema se abre entre vosotros la «Campaña de la fraternidad» para el tiempo litúrgico de Cuaresma, cuyo sentido auténtico está llamada a revitalizar toda la Iglesia con el mensaje de hoy.

Cuaresma no quiere significar sólo privarse, es decir, ayunar o abstenerse de algo. Sería poco cuando tantos hombres hermanos nuestros sufren de modo atroz física y moralmente, víctimas de guerras, catástrofes u otros males. Con la ascesis personal, siempre necesaria y deber de todo bautizado, vivir la Cuaresma es privarse, sí, pero para dar.

Dar en primer lugar testimonio de conversión personal y colectiva a los ojos del mundo: «Todo el Pueblo de Dios, por ser pecador, necesita prepararse, a través de la penitencia, a vivir de nuevo litúrgicamente la pasión, muerte y resurrección de Cristo».

Y después, dar prueba de esa conversión a Dios por medio de gestos concretos de amor al prójimo. Este año, vuestras comunidades eclesiales, sincronizadas, van a orientar y animar la penitencia cuaresmal con la preservación del ambiente natural y humano, patrimonio común. Ello es condición de vida, factor de progreso integral y manifestación del sentido de familia entre los hombres, así como del amor que engendra solidaridad, fraternidad y paz, según los designios de Dios.

Por tanto, hay que fortificar o implantar una mentalidad; educarse y educar constantemente para el amor cristiano a la naturaleza, para alabar a Dios Creador —como San Francisco de Asís—, para el bien común y para liberarse personalmente de todo lo que esclaviza e impide que se afirme en nosotros la plenitud de la salvación de Cristo (cf. Col 1, 16-20).

Hermanos y hermanas: Responded al llamamiento antes de que sea demasiado tarde. Con espíritu de penitencia cuaresmal, cada uno «preserve lo que es de todos, por un mundo más fraterno». Y yo os bendigo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

 

© Copyright 1979 - Libreria Editrice Vaticana

 

top