The Holy See
back up
Search
riga

CARTA DEL PAPA JUAN PABLO II
AL CARDENAL JOSEPH RATZINGER
PARA LA PREPARACIÓN DE UN COMPENDIO
DEL CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA

 

Al venerado hermano
Señor cardenal JOSEPH RATZINGER
Prefecto de la Congregación para la doctrina de la fe


El 7 de diciembre del año pasado se cumplieron 10 años de la promulgación del Catecismo de la Iglesia católica, un decenio que ha demostrado la importancia de ese texto, deseado y sugerido por el Sínodo de los obispos de 1985. Como dije a los participantes en el Congreso catequístico internacional, convocado en octubre del año pasado precisamente para conmemorar el décimo aniversario, el Catecismo mantiene inalterada su realidad de don privilegiado, puesto a disposición de toda la Iglesia católica. Es un don ofrecido a todo hombre y a toda mujer que pidan a los católicos razón de su esperanza, por estar interesados en conocer lo que la Iglesia cree. La amplia difusión del texto en las diversas regiones del mundo constituye una prueba evidente de su utilidad y su actualidad.

Especialmente durante los años más recientes, se han elaborado no pocas síntesis del Catecismo en diversas lenguas y en numerosos países. Esto atestigua cuán amplia y profunda es la exigencia de un compendio breve, que contenga todos los elementos fundamentales de la fe y de la moral católica, formulados de manera sencilla y clara. Sin embargo, la experiencia demuestra que no es fácil, en estas síntesis, salvaguardar siempre y plenamente la totalidad y la integridad del contenido de la fe católica.

En el congreso mencionado se manifestó la urgencia de disponer de un catecismo breve para todos los fieles, y muchos han solicitado la redacción de esta síntesis autorizada, segura y completa. En efecto, es indispensable que ese texto refleje fielmente el Catecismo de la Iglesia católica en los aspectos esenciales de la fe y de la moral cristiana.

También yo considero oportuna la propuesta presentada y, por eso, le pido a usted, señor cardenal, que constituya, de acuerdo con la Secretaría de Estado, una comisión especial con la finalidad de preparar un compendio del Catecismo de la Iglesia católica. Con esa comisión, que usted presidirá, colaborará un comité de redacción específico.

El compendio del Catecismo de la Iglesia católica deberá exponer, de modo conciso, los contenidos esenciales y fundamentales de la fe de la Iglesia, respetando su totalidad e integridad doctrinal, de modo que constituya una especie de vademécum, que permita a las personas, creyentes y no creyentes, abarcar, con una mirada de conjunto, todo el panorama de la fe católica.
Tendrá como fuente, modelo y punto de referencia constante el actual Catecismo de la Iglesia católica, que, manteniendo intacta su autoridad e importancia, podrá encontrar, en esa síntesis, un estímulo para una mayor profundización y, más en general, un ulterior instrumento de educación en la fe.

Antes de ser aprobado, el compendio será sometido a la valoración de todos los cardenales y presidentes de las Conferencias episcopales.

Soy consciente de que esta nueva obra requerirá un gran esfuerzo, pero, confiando en la ayuda de Dios y conociendo su capacidad y laboriosidad, señor cardenal, así como la de sus colaboradores, estoy seguro de que se realizará en un tiempo relativamente breve.

A la vez que le agradezco la constante entrega que caracteriza el servicio que presta a la Sede apostólica, así como la disponibilidad manifestada en esta ocasión, invoco sobre usted y sobre cuantos colaborarán en la realización del compendio del Catecismo de la Iglesia católica, la protección materna de María santísima, Madre del Verbo encarnado, y de corazón imparto a todos una especial bendición apostólica.

Vaticano, 2 de febrero de 2003

 

top