The Holy See
back up
Search
riga


MENSAJE DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II
CON OCASIÓN DE LAS EXEQUIAS
DEL CARDENAL JUAN JESÚS POSADAS OCAMPO

 

Queridos Hermanos en el Episcopado,
amadísimos hermanos y hermanas
de la Arquidiócesis de Guadalajara y de todo México
.

En estos momentos de particular aflicción por la trágica muerte del Señor Cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, Arzobispo de esa querida Arquidiócesis y también Vicepresidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano y Vicepresidente del Consejo Episcopal Latinoamericano, deseo haceros llegar mis sentimientos de vivo pesar, unido espiritualmente a esta celebración eucarística en la cual participa como Representante mío el Señor Cardenal Eduardo Pironio.

La figura de tan ejemplar Pastor, que con generosidad y abnegación dedicó su vida al servicio de Dios y de la Iglesia, es motivo de profunda acción de gracias al contemplar la fortaleza de su fe, la fecundidad de su ministerio, la solicitud y amor para con la grey que el Señor le había confiado. Su entrega sin reservas a la misión de hacer presente el mensaje salvador de Jesucristo le hizo acreedor del cariño de sus diocesanos y del respeto de los hombres de buena voluntad.

Las trágicas circunstancias de la muerte del querido Arzobispo de Guadalajara, junto con otras seis personas, han de ser un apremiante llamado a todos para erradicar tan execrable violencia, causa de tanto dolor y muerte, como es el caso del abominable crimen del narcotráfico. Ruego al Señor que infunda en los corazones de todos los mexicanos sentimientos de paz y fraternidad, y que los valores cristianos, que han configurado la historia de esta gran Nación, impulsen un renovado empeño por construir una sociedad más justa, fraterna y acogedora, siempre abierta a la esperanza.

Quiera Dios que el luminoso ejemplo del Cardenal Posadas Ocampo sea estímulo y aliento para todos y, en especial, para cuantos continúan la obra de evangelización a la que el digno Purpurado dedicó toda su vida. Que el Señor, Príncipe de la Paz, inspire en los corazones sentimientos de concordia y armonía para que no se repitan actos de injustificable violencia, que ofenden la pacífica convivencia y la tradición cristiana del noble pueblo mexicano.

Sobre cuantos participan en la celebración eucarística por el eterno descanso de nuestro querido hermano, sacerdote y obispo Juan Jesús, y de las demás víctimas, invoco la asistencia divina para que, en estos momentos de dolor, reciban consuelo por tan irreparable pérdida. Quiero, asimismo, expresar mi particular cercanía a los familiares del Señor Cardenal, a los Obispos Auxiliares, a los sacerdotes y religiosos que con él colaboraron fielmente en el servicio al pueblo de Dios. Expreso igualmente mi más sentido pésame a los familiares de los otros fallecidos.

A todos los presentes, a mis queridos Hermanos en el Episcopado, a las dignas Autoridades de la Nación y al pueblo cristiano de Guadalajara y de México, imparto la Bendición Apostólica, como signo de esperanza en Cristo Resucitado.

Vaticano, 27 de mayo de 1993.

JOANNES PAULUS PP. II

 

© Copyright 1993 - Libreria Editrice Vaticana

 

top