The Holy See


back up

Search

riga

JUAN PABLO II

ALOCUCIÓN URBI ET ORBI

Medianoche del 31 de diciembre de 1999

 

 

En el gran reloj de la historia suena una hora importante: inicia en este momento el año dos mil, que nos introduce en un nuevo milenio. Para los creyentes es el año del Gran Jubileo.

¡Feliz Año Nuevo a todos vosotros, hombres y mujeres de todos los lugares de la tierra!

Al cruzar el umbral del nuevo año, me gustaría llamar a la puerta de vuestras casas para expresar a cada uno mi más cordial felicitación: ¡Feliz Año a todos, en la luz que desde Belén se irradia a todo el universo!

Os deseo un año lleno de paz: la paz anunciada por los ángeles en la Noche Santa de Navidad; la paz de Cristo que por amor se ha hecho hermano de todo ser humano.

Os deseo un año sereno y feliz: que os acompañe la certeza de que Dios nos ama. Hoy, como hace dos mil años, Cristo viene a orientar con su Evangelio de salvación los pasos inciertos y titubeantes de los pueblos y naciones hacia un futuro de auténtica esperanza.

A Cristo le pido que bendiga este momento de fiesta y de felicitaciones, para que sea el comienzo prometedor de un nuevo milenio lleno de gozo y de paz. Entramos en el año dos mil contemplando fijamente el misterio de la Encarnación.

Cristo, ayer, hoy y siempre.

Suyos son el tiempo y la eternidad.

A Él la gloria y el poder por los siglos de los siglos. Amén.

 

 

top