The Holy See Search
back
riga

 

SYNODUS EPISCOPORUM
BOLETÍN

XII ASAMBLEA GENERAL ORDINARIA
 DEL SÍNODO DE LOS OBISPOS
5-26 de OCTUBRE 2008

La Palabra de Dios en la vida y en la misión de la Iglesia


Este Boletín es solo un instrumento de trabajo para uso periodístico.
Las traducciones no tienen carácter oficial.


Edición española

12 - 09.10.2008

RESUMEN

- SÉPTIMA CONGREGACIÓN GENERAL (JUEVES 9 DE OCTUBRE DE 2008 - POR LA TARDE)
- COMPOSICIÓN DE LA COMISIÓN PARA EL MENSAJE

SÉPTIMA CONGREGACIÓN GENERAL (JUEVES 9 DE OCTUBRE DE 2008 - POR LA TARDE)

- INTERVENCIONES EN EL AULA (CONTINUACIÓN)
- AUDICIÓN PARA LOS DELEGADOS FRATERNOS (I)

A las 16:30 de hoy, jueves 9 de octubre de 2008, con la oración “Adsumus” guiada por el Santo Padre ha comenzado la Séptima Congregación General, para la continuación de las intervenciones de los Padres Sinodales en el Aula sobre el tema sinodal La Palabra de Dios en la vida y en la misión de la Iglesia y para la Audición de los Delegados Fraternos.

Presidente Delegado de turno S.Em.R. Card. William Joseph LEVADA, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe (CIUDAD DEL VATICANO).

En la apertura de la Séptima Congregación General el Secretario General del Sínodo de los Obispos ha comunicado la composición de la Comisión para el Mensaje, publicado en este Boletín.

INTERVENCIONES EN AULA (CONTINUACIÓN)

Habiendo participado los siguientes Padres:

- S. Em. R. Card. Crescenzio SEPE, Arzobispo de Nápoles (ITALIA)
- S. Em. R. Card. Ennio ANTONELLI, Presidente del Pontificio Consejo para la Familia (CIUDAD DEL VATICANO)
- S.E.R. Mons. Juan Bautista GAVILÁN VELÁSQUEZ, Obispo de Coronel Oviedo (PARAGUAY)
- S.E.R. Mons. David Louis WALKER, Obispo de Broken Bay (AUSTRALIA)
- S.E.R. Mons. Louis PELÂTRE, A.A., Obispo titular de Sasima, Vicario Apostólico de Estambul, Administrador Apostólico del Exarcado Apostólico de Estambul (TURQUÍA)
- S. Em. R. Card. Cláudio HUMMES, O.F.M., Prefecto de la Congregación para el Clero (CIUDAD DEL VATICANO)
- S. Em. R. Card. Paul Josef CORDES, Presidente del Pontificio Consejo "Cor Unum" (CIUDAD DEL VATICANO)
- S.E.R. Mons. Ignatius Ayau KAIGAMA, Arzobispo de Jos (NIGERIA)
- S.E.R. Mons. Héctor Miguel CABREJOS VIDARTE, O.F.M., Arzobispo de Trujillo, Presidente de la Conferencia Episcopal (PERÚ)
- S.E.R. Mons. Antoni DZIEMIANKO, Obispo titular de Lesvic, Obispo auxiliar de Minsk-Mohilev (BIELORRUSIA)
- S.E.R. Mons. Francesco COCCOPALMERIO, Arzobispo titular de Celiana, Presidente del Pontificio Consejo para la Interpretación de los Textos Legislativos (CIUDAD DEL VATICANO)
- S.E.R. Mons. Guillermo LORÍA GARITA, Obispo de San Isidro de El General (COSTA RICA)
- S. Em. R. Card. Francis ARINZE, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos (CIUDAD DEL VATICANO)

Damos a continuación los resúmenes de las intervenciones:

- S. Em. R. Card. Crescenzio SEPE, Arzobispo de Nápoles (ITALIA)

Encarnar la Palabra de Dios en el tiempo y en la historia en la que nos encontramos viviendo, porque sólo de esta manera se la hace ser eficaz y creadora de conversión y caridad.
Observar la Palabra significa, antes que nada, como nos ha enseñado la predicación de Jesús, testimoniarla con la propia vida y traducirla en obras de caridad.
Hasta los estudios especializados de exegésis, las múltiples iniciativas catequísticas y todos los esfuerzos dirigidos a un mayor conocimiento, corren el riesgo de no dar fruto si la Palabra no es vivida con coherencia en la vida cotidiana.
Para superar el drama de la separación entre fe y vida y para hacer que de la Palabra surjan gestos y obras de caridad, es necesario ir a la fuente, o sea a la caridad: sólo ella, si es vivida y practicada, puede afianzar el tejido eclesial y dar paso al amor concreto.
Los muchos enfermos del cuerpo y del espíritu, los pobres que llenan las calles de nuestras ciudades, los lugares de sufrimiento, como los hospitales, las cárceles, representan otras pruebas concretas de la fidelidad a la Palabra y de nuestra capacidad de conformar nuestra existencia a la del “Evangelio viviente” más elocuente que muchas palabras porque se ha vuelto “carne y sangre”.
"El hombre contemporáneo escucha más a gusto a los que dan testimonio que a los que enseñan, o si escuchan a los que enseñan, es porque dan testimonio" ha escrito Pablo VI en la Evangelii Nuntiandi (n. 41).
Esta verdad elemental, pero frecuentemente ignorada, tiene que ser reforzada para que los obispos, pero también los sacerdotes, los diáconos y los catequistas adviertan cada vez más la urgencia de confrontarse seriamente con la Palabra a la cual sirven.
Imagen perfecta de la Encarnación es la Virgen María, la mujer del “sí” que ha concebido al Verbo en su corazón, antes aún que en sus entrañas.
El Misterio de la Encarnación de la Palabra de Dios debe continuar realizándose en el hoy de la Iglesia a través del “sí” de sus hijos que encarnan, en la vida, la Palabra salvadora de Dios.

[00143-04.04] [IN112] [Texto original: italiano]

- S. Em. R. Card. Ennio ANTONELLI, Presidente del Pontificio Consejo para la Familia (CIUDAD DEL VATICANO)


Recomendar y promover con ayudas apropiadas la escucha comunitaria de la Palabra de Dios en las familias y la puesta en común de las experiencias vividas. Para poder relacionar más fácilmente las palabras escritas con Jesucristo, la Palabra viva, hay que seguir el año litúrgico a través del Evangelio del día o, por lo menos, el del domingo, subrayando una frase para recordar y vivirla durante la jornada o durante la semana. No se necesita mucho tiempo; pocos minutos bastan para rezar y escuchar juntos, para proponerse un compromiso común para aplicarlo en las actividades y en las relaciones cotidianas y recordarlo en el momento oportuno en el diálogo familiar espontáneo. Si en cambio se hace un solo encuentro semanal de escucha de la Palabra, este puede ser más largo y puede servir de preparación o de continuación y aplicación de la Misa dominical en la parroquia.
En el Documento de Trabajo se dice que los misterios del Rosario son una “forma simple y universal de escucha orante de la Palabra “ (Parte I, Cap III, nº 26). Para acentuar y hacer más consciente esta escucha sería oportuno añadir oficialmente a la enunciación de cada misterio una breve cita bíblica apropiada: por ejemplo, en el primer misterio gozoso (la Anunciación) añadir “He aquí la esclava del Señor” (Lc 1, 38)

[00130-04.04] [IN114] [Texto original: italiano]

- S.E.R. Mons. Juan Bautista GAVILÁN VELÁSQUEZ, Obispo de Coronel Oviedo (PARAGUAY)

El hombre y la mujer de nuestros pueblos hoy, viven abrumados y dispersados; se le ha vuelto difícil desarrollar su capacidad de escucha en la vida civil. Y, si el escenario la trasladamos en el plano religioso eclesial, la necesidad y urgencia es mayor todavía. Por todo esto, creemos que la práctica de la escucha entre los hombres y mujeres de nuestro tiempo es de suma importancia Escucha desde las necesidades y sufrimientos, como hacia el Maestro Jesús. Como servidores del Pueblo de Dios nuestra gran responsabilidad es propiciar la capacidad de escucha, y sobre todo la escucha de la Palabra Encarnada, es decir, el mismo Jesucristo.
Nuestro pueblo necesita el aliento, la esperanza porque está con: ''hambre de oír la Palabra de Dios" (Amós 8,11). Y, como la fe de la Iglesia nace de la escucha atenta y confiada de la Palabra, nos proponemos a redoblar los esfuerzos en el ofrecimiento de la escucha de la Palabra. Somos conscientes de la necesidad de agilizar los subsidios y agentes pastorales. Y, si las circunstancias lo exijan: "abandonar las estructuras caducas que ya no favorezcan la transmisión de la fe" (Documento de Aparecida, 365).
Nos proponemos devolver al Pueblo de Dios la Palabra de esperanza, de justicia, de paz y amor. Queremos recalcar la importancia de los pequeños núcleos de personas que se fortalezcan mutuamente con la escucha de la Palabra de Dios y así construir comunidades y familias más vivas y testimoniales.
Estos emprendimientos nos exigirán a todos y cada uno de los miembros de la Iglesia, un compromiso mayor en dos lineas: una en la formación de los agentes, para todos los niveles y en especial los cuidados de la formación de los seminaristas; así mismo la formación permanente de los presbíteros, laicos y Obispos, en el espíritu de la pastoral de la Palabra, subrayando el testimonio; en segunda línea, con los subsidios materiales, lograr que la participación sea con el principio: "de poco pero con todos".
No confiamos en nuestras fortalezas humanas para lograr nuestros objetivos sino sólo en el Señor: "confiado en tu Palabra echaré las redes" (cf. Lucas 5,5).

[00136-04.03] [IN120] [Texto original: español]

- S.E.R. Mons. David Louis WALKER, Obispo de Broken Bay (AUSTRALIA)

Después de doce años de ministerio episcopal, me preocupan dos cuestiones de manera especial: antes que nada, el hecho de que nuestros fieles católicos no hayan tenido la oportunidad de profundizar en el misterio de Nuestro Señor Resucitado y, en segundo lugar, la formación de sacerdotes que sean capaces de ahondar dicha cuestión.
La santidad está en el centro de nuestra fe y la santidad de cada creyente debe tener un buen nivel, lo que significa realizar una tarea pastoral urgente (Juan Pablo II). Profunda santidad e intimidad con las Escrituras van de la mano y dicha intimidad se puede adquirir con el tiempo, gracias a la lectura regular de la Biblia, acompañada de la meditación y la oración.
Cuando no proclamamos el Evangelio de manera radical y profunda, defraudamos a nuestros fieles: nosotros les hemos domesticado, “amansado”, y esto no les induce a una respuesta radical.
Es posible que en la actualidad nuestros sacerdotes estén más preparados que antes en las Sagradas Escrituras. Sin embargo, ello no se ha traducido en un presbiterado en cuyo centro se encuentre una “biblioteca de la Palabra” (Orígenes) o una “pintura del color de las Escrituras” (Casiano). Dicho enfoque sólo puede conducirnos a seguir adelante, con la cabeza llena de las Escrituras, pero con el corazón vacío de éstas.
Por tanto, debemos trasladar la experiencia de las Escrituras al corazón. Ésta es la verdadera base de un ministro ordenado. El camino para alcanzarlo es la lectura fiel y compartida de la Biblia, junto a la meditación y la oración.

[00084-04.04] [IN058] [Texto original: inglés]

- S.E.R. Mons. Louis PELÂTRE, A.A., Obispo titular de Sasima, Vicario Apostólico de Estambul, Administrador Apostólico del Exarcado Apostólico de Estambul (TURQUÍA)

Vengo de Asia Menor, la actual Turquía.
Buena parte de los escritos del Nuevo Testamento fueron redactados en esta región.
El ministerio de los Apóstoles en estas regiones nos plantea la cuestión de la transmisión del mensaje en las lenguas locales. El texto griego que ha llegado hasta nosotros fue precedido por la tradición oral y constituye ya un esfuerzo de traducción. La Constitución Dei Verbum del Vaticano II recuerda que los obispos son los primeros responsables de la interpretación de la Sagrada Escritura y llama la atención, en el número 25, sobre las traducciones (versiones) de los textos sagrados y las necesarias explicaciones que deben acompañarlas.
Existen en el mundo comisiones excelentes para las traducciones de la Biblia en las distintas lenguas internacionales, pero ¿qué podemos decir de las traducciones en las lenguas locales que hablan solamente un pequeño número de personas? Se trata de un problema serio para Turquía. Tenemos que rendir homenaje a nuestros hermanos de las sociedades bíblicas protestantes que desde hace tiempo realizan un excelente trabajo en este ámbito, pero al mismo tiempo tenemos que deplorar el hecho de que la Iglesia Católica no esté suficientemente presente y que le falten elementos competentes para participar en este esfuerzo de hacer una traducción de calidad, condición previa para la evangelización en la lengua del pueblo. Por lo tanto, apelo a todas las sociedades misioneras a fin de que incluyan entre sus prioridades la elección de personas competentes tanto en las lenguas bíblicas como en las lenguas locales, para que realicen textos de calidad dignos de la Palabra de Dios que queremos anunciar. Desgraciadamente, se encuentra con bastante facilidad el dinero para imprimir hermosos libros, pero no para garantizar la calidad del contenido, por lo que se buscan voluntarios que hagan este trabajo oscuro y a largo plazo que constituye el primer paso de la acción evangelizadora de la Iglesia.

[00066-04.03] [IN060] [Texto original: francés]

- S. Em. R. Card. Cláudio HUMMES, O.F.M., Prefecto de la Congregación para el Clero (CIUDAD DEL VATICANO)

Una vez, hace unos años, un compañero, doctor en teología y profesor, se quedó turbado por lo que había leído sobre la resurrección de Cristo en un par de libros teológicos y exegéticos, que cuestionaban algunos aspectos de este dogma fundamental de nuestra fe y lo vaciaban, en gran parte, de verdadero contenido de manera inquietante. El me habló de esta perplejidad suya. Era la vigilia de Pascua. Entonces me preguntó: “Mañana es Pascua. ¿Qué diré a la gente en la iglesia sobre la resurrección? Yo enseguida le respondí: “¡Tendrás que anunciar que Jesucristo resucitó de entre los muertos y vive!. Punto”. Y él dijo: “¡Es verdad! ¡Es eso!”. Y se fue feliz.Este episodio nos hace pensar en la urgente necesidad que hay de dar a nuestros presbíteros y diáconos una buena teología y un método exegético seguro. En cuanto al método exegético, el Papa Benedicto XVI indica la dirección en la Introducción de su libro “Jesús de Nazaret”- En cuanto a los presbíteros y a los diáconos, que la Palabra de Dios sea para ellos alimento de un personal discipulado. Puesto que la Palabra de Dios es ante todo la persona misma de Jesucristo, la escucha de la Palabra en las Sagradas Escrituras debe conducir a un encuentro fuerte y personal con Él. En este encuentro quien escucha debe entregarse totalmente a Cristo, dejarse transformar por Él y unirse a Él , incondicionalmente, en la fe, para formar así una fiel secuela de Jesús, allí donde Él lo conduzca.Para cumplir este itinerario, la “lectio divina” se presenta como un método recomendable, tya que Dios es amor y la Biblia es la historia de cómo Dios ha amado a Su pueblo.El encuentro con Cristo le dará la fuerza necesaria al anunciador en su testimonio de la Palabra. Por lo tanto, el Kerygma, o sea, el contenido del primer anuncio de la persona de Jesucristo, muerto y resucitado para nuestra salvación, y de su Reino, deberá ser redescubierto. Además, con este nuevo impulso misionero, habrá que ir en busca de los “alejados”, aquellos que nosotros hemos bautizado, pero que no participan en la vida de nuestras comunidades.

[00064-04.05] [IN062] [Texto original: italiano]

- S. Em. R. Card. Paul Josef CORDES, Presidente del Pontificio Consejo "Cor Unum" (CIUDAD DEL VATICANO)

En el mundo civilizado, el cuidado por el prójimo es, al mismo tiempo, una instancia cultural.
La mayor parte de las religiones mundiales - como el Islam, el Hinduismo o el Budismo -han aprendido del cristianismo y también han hecho suya la promoción del amor al prójimo. Sin embargo, por lo que se refiere al nº 39 del Documento de Trabajo, que exige el amor al prójimo para los miembros de la Iglesia, en la actualidad esta no parece ser la tarea más urgente.
En el contexto cultural de hoy es mucho mas importante mirar el árbol que produce fruto. Debemos volvernos mas conscientes de las raíces bíblicas de las acciones humanitarias y fortalecerlas. En efecto, la Revelación divina une el mandamiento del amor por el prójimo al del amor a Dios, del cual es una consecuencia. Y precisamente para mostrar el amor del Padre celestial (Jn 10, 32), Jesús mismo, el modelo definitivo del amor por el prójimo, “pasó haciendo el bien y curando a todos” (Hc 10, 38)
Por tanto, los pastores de la Iglesia deberían preocuparse de no abandonar en el clima filantrópico general las instituciones caritativas. Más bien deberían reconocer en la sensibilidad de las personas de hoy el KAIROS de revelar a Dios como aquel que inspira todo acto de “buen samaritano”: es el anuncio del amor de Dios el que inspira la capacidad de amar al prójimo. Precisamente por esta razón, Cor Unum ha organizado el pasado junio los Ejercicios Espirituales para los responsables de las organizaciones caritativas católicas en América. La acogida sustancialmente positiva es una prueba de que nuestros colaboradores anhelan el encuentro personal con Dios. El énfasis teocéntrico no debe descuidar el compromiso de trabajar por la justicia en la sociedad, que el Documento de trabajo describe erróneamente como “primera forma de la caridad” (nº 39); de hecho, el amor supera infinitamente a la justicia (cf 1 Cor 13). Cuando el servicio de las organizaciones caritativas y los cristianos de forma individual no manifiestan a Dios con claridad a aquellos que lo buscan , estamos renunciando a una función de la Iglesia que es crucial para los tiempos que vivimos. Porque el hombre necesita más que nunca esta unión con Dios.
La primera Encíclica del Santo Padre, Deus Caritas Est, afirma de manera irrefutable la verdad teológica de que, en sus diócesis, los Obispos son los responsable últimos de la misión caritativa de la iglesia (cf nº 32). No pueden delegar esta tarea en los colaboradores o confiarla en manos de algún poderoso organismo o administración. Del mismo modo, es válido para la caridad lo que ya es explícito para la predicación de la Palabra - los martyria - y para la celebración de los sacramentos - la leitourgia -: en las diócesis, la responsabilidad final de la diakonia es de los Obispos. Es una verdadera pena que el código de Derecho Canónico no mencione expresamente este deber de los Pastores, una omisión que el Papa Benedicto subraya en su Encíclica (nº 32). Los tiempos están maduros para llenar este vacío.

[00063-04.06] [IN063] [Texto original: inglés]

- S.E.R. Mons. Ignatius Ayau KAIGAMA, Arzobispo de Jos (NIGERIA)

1. Il Sínodo sobre la Palabra de Dios ofrece a más de un billón de católicos la posibilidad de desarrollar una devoción más profunda por las Sagradas Escrituras, ya que es un “evangelio vivo” para los demás.
2. La señal de la cruz en la frente, en los labios y en el corazón para la lectura del Evangelio significa que la Palabra debe capturar la mente, arraigar en el corazón y ser proclamada. La “effatá” del bautismo, que significa escucha y proclamación, debería transformarse en una parte integrante del bautismo.
3. En África decimos que Dios nos ha dado dos orejas y una sola boca para que escuchemos más. El progreso tecnológico puede hacer muy difícil la escucha. La distracción causada por la pobreza y la preocupación por las necesidades esenciales de la vida, así como por la excesiva riqueza, hacen bastante difícil permanecer atento durante la Misa. Los pastores deberían hablar de los fieles y de los desafíos en todos los ambientes de su vida en la homilía.
4. La Palabra de Dios debe ofrecer los ingredientes para una auténtica vida cristiana. Sin embargo, es triste cuando surgen cuestiones étnicas o políticas, incluso entre quienes comparten la misma Palabra de Dios y la Eucaristía, y toman violentamente en sus manos las armas contra el prójimo. Una de dos: o la Palabra no tiene ninguna importancia en sus vidas, o es superficial a causa de prácticas sincréticas y de la participación en otros cultos.
5. Sugerencias: los pastores deben enseñar la lectura personal de las Escrituras, para que los cristianos encuentren a Jesús en el diálogo con Dios.
En Nigeria estimulamos la lectura de la Biblia incluso entre quienes no saben leer. En algunos casos es un requisito necesario para celebrar el bautismo, el matrimonio y la confirmación. Exhortamos a los católicos que tienen los medios a que donen sus Biblias, a que los padres regalen la Biblia a sus hijos en el bautismo y sepan cuidarla para cuando, más adelante, el niño aprenda a leer. Animamos a cuidar y a compartir la Biblia en casa y entre los miembros de la familia. Las ediciones católicas de la Biblia son costosas y deberían estar disponibles y ser asequibles traduciéndolas en un número mayor de lenguas nativas.
Es necesario formar a los educadores de la Biblia, catequistas y traductores. Debería impartirse una catequesis bíblica semanal, come la del Santo Padre. Los movimientos eclesiales deberían iniciar sus encuentros con la lectura de la Biblia. La participación colectiva en el conocimiento del Evangelio entre los vecinos debería ser apoyada. La lectura personal diaria de pasajes de la Biblia puede mejorar el arraigo de los valores del Evangelio en el cristiano y llevarle a una transformación económica, política y social, tanto en sus casas como en sus trabajos.

[00062-04.04] [IN064] [Texto original: inglés]

- S.E.R. Mons. Héctor Miguel CABREJOS VIDARTE, O.F.M., Arzobispo de Trujillo, Presidente de la Conferencia Episcopal (PERÚ)

En esta época mencionamos con frecuencia, y con razón, la importancia de los medios de comunicación para llevar la Palabra de Dios a nuestros contemporáneos. Pero, semanalmente, tenemos la oportunidad de anunciar el Evangelio en el momento privilegiado de la celebración eucarística, proclamación muchas veces deficiente. Es un asunto que importa considerarlo en toda su seriedad y urgencia.
Tal vez las raíces de la situación están en la ausencia de una formación bíblica seria y sistemática. Un buen conocimiento de la S. Escritura es garantía de una buena predicación. Esa formación debe recibirse durante los estudios de teología, de una teología que, siguiendo la pauta del Concilio, tenga como "alma" a la S. Escritura (DV n.24) y que sea como el "soplo vital" de la formación sacerdotal. Cada tres años, los ministros de la Palabra se encuentran con los mismos textos; la falta de una sólida y permanente formación bíblica que les permita sacar de ellos lo ''nuevo y lo viejo", como se dice en el evangelio de Mateo (13,51), los hace pasar rápido por esos pasajes bíblicos, cuando no caer a veces en lo anecdótico e intrascendente.
Un conocimiento del contexto hace más efectiva la presentación del Evangelio. Debemos exhortar a los ministros de la Palabra a elaborar cuidadosamente sus homilías teniendo muy en cuenta a los destinatarios de la predicación. Ésta debe ser clara en la expresión, fiel y cercana a los aspectos precisos del mensaje que se hallan en los textos leídos. Hay que tener presente que la homilía es la comunicación de la palabra viva de Dios, una comunicación que, como el término lo indica, está orientada a producir comunión con el Dios de nuestra fe, fundamento de la comunidad de creyentes. Comunicación, comunión y comunidad forman un todo único.
Y si bien la homilía debe responder a una formación bíblica sólida, y estar atenta a la realidad y avatares del mundo en que viven los destinatarios de ella, el testimonio personal del predicador, la coherencia de su vida con el Evangelio, debe rubricar lo que se proclama. Ello dará credibilidad a lo que se dice. Esa condición erige una honda espiritualidad de los ministros de la Palabra, sobre la que tenemos que velar pastoralmente.

[00089-04.04] [IN067] [Texto original: español]

- S.E.R. Mons. Antoni DZIEMIANKO, Obispo titular de Lesvic, Obispo auxiliar de Minsk-Mohilev (BIELORRUSIA)

Quisiera hacer una pequeña reflexión ligada a la vida de la Iglesia en Bielorrusia , con respecto al tema actual del Sínodo.Se puede decir que, en el período de las persecuciones, la Sagrada Escritura, leída por los sacerdotes, se presentaba como la única lectura religiosa que estaba en la base de la predicación y la devota reflexión dirigida a los fieles. La dramática situación del embargo, del Telón de acero, se convirtió en un estímulo aún mayor para la lectura de la Sagrada Escritura por parte del clero y para la práctica de la Lectio Divina. Se ha realizado últimamente, a nivel interdiocesano, un concurso de conocimiento bíblico. Si bien con lentitud, están surgiendo grupos en las parroquias que, bajo la guía del sacerdote, estudian en profundidad la Biblia. En la página web de la Conferencia Episcopal bielorrusa se exponen regularmente las propuestas de las Lectio Divina. En la formación intelectual de los alumnos se observa escrupulosamente la trasmisión de las ciencias bíblicas a los futuros sacerdotes, según el respectivo número de las horas indicadas por la Congregación para la Educación Católica. Las clases están impartidas por biblistas adecuadamente preparados. Para “que los cristianos tengan amplio acceso a la Sagrada Escritura”(DV 24) es necesaria una apropiada, correcta y completa traducción de la Biblia en lengua bielorrusa, con el fin de suscitar el amor por la Sagrada Escritura, subrayando la unidad que existe entre el pan de la Palabra y el Cuerpo de Cristo. De esta manera los cristianos podrán asegurarse la plena nutrición para sus vidas. Deseamos que la aportación final del Sínodo no se limite a la dimensión informativa, sino que tenga un influjo esencial y nos comprometa a una acción concreta y vital, para que la misma Palabra de Dios se pueda manifestar así como es: viva, eficaz y penetrante, comprensible y en cada lengua humana.

[00124-04.04] [IN069] [Texto original: italiano]

- S.E.R. Mons. Francesco COCCOPALMERIO, Arzobispo titular de Celiana, Presidente del Pontificio Consejo para la Interpretación de los Textos Legislativos (CIUDAD DEL VATICANO)

1) En la exposición de las "razones doctrinales" - come se dice en el primer texto antes citato - deberíamos evitar volver a exponer la totalidad de dichas razones doctrinales para limitarnos a lo esencial y al discurso simple. Hagamos la prueba de ponernos frente a los fieles de nuestras parroquias, fieles que, en la mayoría de casos, tienen un nivel medio de instrucción teológica e intentemos explicarles algunas razones doctrinales que permitan entender qué es la Sagrada Escritura, para que susciten el deseo de leerla. Hay frases incisivas como la de San Cipriano, oportunamente citada en el n. 25 en la parte final: “cuando lees, es Dios quien habla contigo”. Si verdaderamente nuestros fieles entendieran esto, se produciría una revolución en sus vidas en relación a la lectura de la Biblia.
2) En la selección de los resultados que se desea obtener, deberíamos indicar algunas prácticas muy importantes y, al mismo tiempo, muy simples. Permítaseme hacer una lista con algunas que me parecen tales. En base a estos objetivos deberíamos, sin embargo, contar con el compromiso convencido de todas las diócesis, parroquias y comunidades.
Pero ahora quisiera proponer algo más específico, es decir, más atinente a mi particular actividad de trabajo en la Curia Romana y al servicio del Papa. Como Presidente del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos y, por esto, responsable de que la legislación de la Iglesia esté siempre actualizada, me pregunto si desde una Asamblea tan importante como ésta y sobre un tema tan determinante para la vida de la Santa Iglesia, no pueda o no deba llegar igualmente una contribución significativa a la Ley de la Iglesia misma, de manera particular, al Código de derecho canónico. Para aclarar la idea doy un ejemplo bastante elemental. El canon 276 sobre la vida espiritual de los clérigos se expresa así: "[Los clérigos] alimenten su vida espiritual en la doble mesa de la sagrada Escritura y de la Eucaristía... " (§ 2, n. 2). Il texto es apreciable, pero se refiere sólo a la celebración de la Eucaristía. Cuando después se comienza a hablar de la oración personal, sólo se afirma: “se aconseja que hagan todos los días oración mental” (§ 2, n. 5). La expresión “oración mental” es absolutamente clara, sin embargo, es anticuada.
Podría, más bien, ser éste el lugar para “exhortar a los clérigos a practicar diariamente la lectio divina". En definitiva, mi propuesta es que las conclusiones del Sínodo, con el consenso del Santo Padre, se vuelvan también una tarea de reflexión confiada a los Dicasterios de la Curia, con el servicio especial de estímulo y coordinación del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos para que se propongan al Legislador supremo, las adaptaciones necesarias a las normas de la Iglesia en lo que concierne el particular ámbito de la Palabra de Dios.

[00091-04.03] [IN070] [Texto original: italiano]

- S.E.R. Mons. Guillermo LORÍA GARITA, Obispo de San Isidro de El General (COSTA RICA)

IL 3 Colocar, con fuerza, la Biblia en manos de los fieles, encuentro vivencial, personal y comunitario, guiar una sólida formación continua y sistemática con materiales para la recta comprensión del texto, iluminación y aplicación en la propia vida (cf. DV 25). IL 22c Que estudios de especialistas den respuesta a la evangelización, mejor formación bíblica en seminarios y fieles. Versión popular de: DV, OT, IBI, EI pueblo Judío y sus Escrituras Sagradas en la Biblia Cristiana, se enfatice su estudio en los seminarios. La Iglesia plantee sus enseñanzas desde el mensaje refrescante y vivificador de la Palabra, toda teología ha de nutrirse, primero de la Escritura, y no primero de la filosofía (Cf. DV 24). Los teólogos con firmes conocimientos bíblicos reformular la fe. IL 40 Difusión de materiales de apoyo bíblico ¿ cumplen misión? ¿se utilizan? ¿ conocidos por los fieles? ¿de fácil acceso? Que la pastoral sea impregnada nutrida y regida por la Palabra, sin ser biblicismo. Comunidades eucarísticas y bíblicas, cristocéntricas.
IL 43 financiamiento para elaborar material serio y atractivo de los libros de la Biblia que provoque anhelo y deseo de conocer más la Palabra. Crear comisiones continentales para elaborar material de subsidio en comunión con Pontificia Comisión Bíblica.

[00092-04.05] [IN071] [Texto original: español]

- S. Em. R. Card. Francis ARINZE, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos (CIUDAD DEL VATICANO)

1. Riqueza de la Liturgia de las Horas
La Liturgia de la Palabra caracteriza a la entera economía sacramental, en cuyo centro resplandece la Santísima Eucaristía. Sin duda, la celebración eucarística dominical es para la mayor parte de los católicos el principal camino para escuchar y responder a Dios que habla hoy a su pueblo. Pero no debemos olvidar la oración cotidiana de la Iglesia que es la Liturgia de las Horas, constituida en su mayor parte por textos de la Sagrada Escritura, comenzando por los Salmos.Sugiero que el Sínodo, en fin, diga mucho sobre la Liturgia de las Horas, especialmente para los sacerdotes, los diáconos, los religiosos, las religiosas y ciertamente los monjes. Lamentablemente no faltan sacerdotes que descuidan algunas horas del Oficio Divino. Una ayuda importante para ellos, es justamente el Oficio de las Lecturas (cfr. I.L., 34) como complemento a cuanto se escucha en las lecturas bíblicas de la S. Misa.
2 Importancia de los Praenotanda
Justamente, el Documento de Trabajo evidencia la importancia de la Liturgia de la Palabra, característica de toda acción sacramental, y en modo particular de la Eucaristía. Con respecto a esto, se debe valorar, con renovado interés y de diferentes maneras, el conocimiento de los Praenotanda de los diferentes rituales, especialmente del Ordo Lectionum Missae. La referencia a estos textos, autorizados y normativos, en los cuales se conjugan aspectos teológicos, de la celebración, disciplinarios y pastorales, permite conocer el sentido de la Liturgia de la Palabra y el modo de celebrarla concretamente, sin caer en arbitrariedades subjetivas
Sugiero que el Sínodo insista sobre la importancia de la traducción de la Sagrada Escritura debidamente aprobada por la Conferencia Episcopal y, más específicamente de la traducción de la Sagrada Escritura para el uso litúrgico con la debida recognitio de la S. Sede.
3. La Biblia y los otros elementos en la liturgia
Sacrosanctum Concilium, 24, nos recuerda que las preces, las oraciones, los himnos, los cantos, las antífonas, los gestos y los signos están inspirados por las Sagradas Escrituras y de ellas reciben su significado.
Sugiero que el Sínodo hable también de los cantos litúrgicos: los cantos de ingreso, los cantos en la presentación de los dones y en la comunión están extraídos de las Sagradas Escrituras, así como las antífonas y responsorios del Oficio Divino. No es un tema sin importancia, entonces, que los cantos entonados en la liturgia no sean cualquier tipo de composición, a menudo improvisados, sin aprobación del Obispo o de la Conferencia de Obispos.

[00098-04.04] [IN077] [Texto original: italiano]

AUDICIÓN PARA LOS DELEGADOS FRATERNOS (I)

Sucesivamente han intervenido los siguientes Delegados Fraternos:

- Rev.do Robert K. WELSH, Secretario General y Oficial Ecuménico, Discípulos de Cristo (ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA)
- Rev.do Gunnar STÅLSETT, Obispo emérito de Oslo, Federación Mundial Luterana (NORUEGA)

Damos a continuación los resúmenes de las intervenciones de los Delegados Fraternos:

- Rev.do Robert K. WELSH, Secretario General y Oficial Ecuménico, Discípulos de Cristo (ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA)

Para mí es un honor estar aquí entre vosotros, como Delegado fraterno de los Discípulos de Cristo, para participar en la elevada discusión de este Sínodo sobre el importante tema “La Palabra de Dios en la vida y la misión de la Iglesia”. Es un tema central en la vida de toda la Iglesia, que llama a obedecer y escuchar a la Iglesia, obediencia en nuestra proclamación y obediencia en nuestra respuesta a la Palabra de Dios hecha carne para el bien y la salvación del mundo entero. Mi intervención se centrará en dos reflexiones.
En primer lugar, la unidad de los cristianos es el corazón del mensaje del Evangelio; las divisiones en el seno del Cuerpo de Cristo son un escándalo ante Dios y ante el mundo. Nuestra división en la Mesa de la Eucaristía representa una negación continua del poder de la cruz de sanar, reconciliar y unir todas las cosas en la tierra y todas las cosas en el cielo. Espero que este Sínodo profundice su reflexión sobre la relación entre la Palabra de Dios, la Eucaristía y la unidad de todos los cristianos en el único Cuerpo de Cristo. En segundo lugar, espero que vuestro trabajo y vuestras discusiones durante este Sínodo examinen de manera más completa la relación entre la Palabra de Dios y la misión de la Iglesia, especialmente por lo que respecta a los pobres y los que sufren, los oprimidos y los marginados. Mi Iglesia se ha comprometido en la comprensión de la misión basada en el principio guía de la “presencia crítica” en la misión, que da la prioridad al ministerio hacia y con los interlocutores a nivel de la necesidad más profunda; no sólo escuchar a los pobres, sino preparar el encuentro con la Palabra viva de Dios en su lucha y su testimonio cotidiano de esperanza ante la desesperación, de vida ante la muerte.
Rezo para que este Sínodo de los Obispos, con su reflexión sobre la Palabra de Dios, no lleve sólo a una renovación de la vida de la Iglesia católica, sino que sirva realmente a toda la Iglesia, y lleve a una renovación en el movimiento ecuménico y en todas las Iglesias en la tarea común de la misión en el mundo a la que estamos llamados.

[00142-04.03] [DF002] [Texto original: inglés]

- Rev.do Gunnar STÅLSETT, Obispo emérito de Oslo, Federación Mundial Luterana (NORUEGA)

El tema del Sínodo es verdaderamente ecuménico, interesa a todas las religiones y posee un mensaje para el mundo.
El diálogo entre católicos romanos y luteranos ha contribuido por más de 30 años a la sustancia del tema del Sínodo con cuestiones centrales como la doctrina de la justificación, el rol del ministerio consagrado y la naturaleza de la iglesia.
La distinción luterana entre Sagrada Biblia como norma normans y las confesiones - o tradiciones de la Iglesia - como norma normata pone a la Sagrada Escritura como autoridad última de la Iglesia.
Las tres religiones del Libro - Judaísmo, Cristianismo e Islam - se encuentran hoy en una encrucijada entre secularismo y fundamentalismo.
Libertad religiosa y libertad de expresión son derechos humanos fundamentales. Esto implica que en la sociedad deben existir espacios para expresiones fundamentalistas de fe, aunque esto lleve a sectarismos y divisiones.
El terrorismo en nombre de Dios es una ofensa a todos los credos, porque es violencia contra Dios. El antídoto al fundamentalismo puede ser solamente una interpretación más auténtica de las Sagradas Escrituras. La Iglesia debe seguir manteniendo el equilibrio entre tolerancia y verdad.
Los Objetivos de desarrollo del milenio (MDG) de las Naciones Unidas son un llamado a todos los pueblos de fe para superar la injusticia, la pobreza, la desigualdad, el analfabetismo, y la desocupación, sufrimientos que definen la vida de gran parte de la humanidad. La pandemia del SIDA ha destruido millones de vidas y puede perdurar entre nosotros aún por muchas generaciones.
Comunidades religiosas de todos los credos, no menos la Iglesia y las comunidades católicas están dando el propio aporte al cuidado de los fieles inspirado en el amor. Lamentablemente existen interpretaciones religiosas que contribuyen sólo a formentar la estigmatización. Debemos por lo tanto continuar en la búsqueda de modalidades, en sintonía con nuestra fe, finalizadas a tutelar mejor la vida de cuantos están expuestos al virus del HIV, ya sea en el matrimonio como fuera de él.
La globalización del desasosiego y de la desesperación requiere la globalización de la salvación y de la esperanza. Los líderes religiosos están llamados a un ministerio de paz y de reconciliación.

[00149-04.04] [DF003] [Texto original: inglés]

Seguidamente siguieron las intervenciones libres.

A esta Congregación General que se concluyó a las 19.00 horas con la oración del Angelus Domini estuvieron presentes 238 Padres.

COMPOSICIÓN DE LA COMISIÓN PARA EL MENSAJE

Publicamos a continuación los nombres de los Miembros de la Comisión para el Mensaje, elegidos en la Sexta Congregación de esta mañana, jueves 9 de octubre de 2008, con el agregado de los Miembros de nómina pontificia:

Presidente
- S. Em. R. Mons. Gianfranco RAVASI, Arzobispo titular de Villamagna di Proconsolare, Presidente del Pontificio Consejo de la Cultura (CIUDAD DEL VATICANO)

Vicepresidente
- S. Em. R. Mons. Santiago Jaime SILVA RETAMALES, Obispo titular de Bela, Obispo auxiliar de Valparaíso (CHILE)

Membros
- S. Em. R. Card. Godfried DANNEELS, Arzobispo de Malinas-Bruselas, Presidente de la Conferencia Episcopal
- S. Em. R. Card. Oscar Andrés RODRÍGUEZ MARADIAGA, S.D.B., Arzobispo de Tegucigalpa, Presidente de la Conferencia Episcopal (HONDURAS)
- S. Em. R. Card. Walter KASPER, Presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos (CIUDAD DEL VATICANO)
- S. Em. R. Mons. Anthony Sablan APURON, O.F.M. Cap., Arzobispo de Agaña, Presidente de la Conferencia Episcopal (GUAM)
- S. Em. R. Mons. John Olorunfemi ONAIYEKAN, Arzobispo de Abuja (NIGERIA)
- S. Em. R. Mons. Thomas MENAMPARAMPIL, S.D.B., Arzobispo de Guwahati (INDIA)
- S. Em. R. Mons. Zbigniew KIERNIKOWSKI, Obispo de Siedlce (POLONIA)
- S. Em. R. Mons. Basil Myron SCHOTT, O.F.M., Arzobispo Metropolitano de Pittsburg de los Bizantinos, Presidente del Consejo de la Iglesia Rutena (ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA)
- S. Em. R. Mons. Louis PELÂTRE, A.A., Obispo titular de Sasima, Vicario Apostólico de Estambul, Administrador Apostólico del Exarcado Apostólico de Estambul (TURQUÍA)
- Revmo. P. Carlos Alfonso AZPIROZ COSTA, O.P., Maestro General de los Frailes Predicadores

AVISOS

-BRIEFING PARA LOS GRUPOS LINGÜÍSTICOS
-POOL PARA EL AULA DEL SÍNODO
-BOLETÍN
-NOTICIARIO TELEFÓNICO
-HORARIO DE APERTURA DE LA OFICINA DE PRENSA DE LA SANTA SEDE

BRIEFING PARA LOS GRUPOS LINGÜÍSTICOS

El cuarto briefing para los grupos lingüísticos tendrá lugar (en los lugares del briefing y con los Encargados de Prensa indicados en el Boletín nº 2), el viernes 10 de octubre de 2008 a las 13:10 horas aproximadamente.
Se recuerda a los operadores audiovisuales (cámaras y técnicos) que tienen que dirigirse al Pontificio Consejo de las Comunicaciones Sociales para el permiso de acceso (muy restringido).

POOL PER L’AULA DEL SÍNODO

El tercer “pool” para el Aula del Sínodo estará formado para la oración de apertura de la Octava Congregación General del día de mañana viernes 10 de octubre de 2008, por la mañana.
En la Oficina de Información y Acreditaciones de la Oficina de Prensa de la Santa Sede (en la entrada, a la derecha) se encuentran a disposición de los redactores las listas de inscripción al pool.
Se recuerda a los operadores audiovisuales (cámaras y técnicos) y reporteros gráficos que se tienen que dirigir al Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales para la participación al pool en el Aula del Sínodo.
Se recuerda a los participantes del pool, que tienen que estar a las 8:30 en el Sector de Prensa montado fuera, frente al Aula del Sínodo, acompañados por un oficial de la Oficina de Prensa de la Santa Sede y por uno del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales.

BOLETÍN

El Boletín nº13, en relación a los trabajos de la Octava Congregación General de la XII Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos de mañana por la mañana, viernes 10 de Octubre de 2008, estará a disposición de los periodistas acreditados una conclusión de la Congregación General.

NOTICIARIO TELEFÓNICO

Durante el período sinodal estará en funcionamiento un noticiario telefónico:
-+39-06-698.19 con el Boletín ordinario de la Oficina de Prensa de la Santa Sede;
-+39-06-698.84051 con el Boletín del Sínodo de los Obispos de la mañana;
-+39-06-698.84877 con el Boletín del Sínodo de los Obispos de la tarde.

HORARIO DE APERTURA DE LA OFICINA DE PRENSA DE LA SANTA SEDE

La Oficina de Prensa de la Santa Sede, con ocasión de la XII Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, estará abierta según el siguiente horario:

-Hasta el sábado 11 de octubre: 9:00 - 16:00
-Domingo 12 de octubre: 9:30 - 13:00
-Lunes 13 de octubre y martes 14 de octubre: 9:00 - 16:00
-Miércoles 15 de octubre: 9:00 - 20:00
-Jueves 16 de octubre y viernes 17 de octubre: 9:00 - 16:00
-Sábado 18 de octubre: 9:00 - 19:00
-Domingo 19 de octubre: 10:00 - 13:00
-Del lunes 20 de octubre al sábado 25 de octubre: 9:00 - 16:00
-Domingo 26 de octubre: 9:00 - 13:00

El personal de la Oficina de Información y Acreditaciones estará a disposición (en la entrada, a la derecha):
-Lunes-Viernes: 9:00 - 15:00
-Sábado: 9:00 - 14:00

Los cambios eventuales serán comunicados a la brevedad posible en el tablón de anuncios de la Sala de periodistas de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, en el Boletín informativo de la Comisión para la información de la XII Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos y en el área de Comunicaciones de servicio de la página Internet de la Santa Sede.
 

 
Retornar a:

- Índice Boletín Synodus Episcoporum - XII Asamblea General Ordinaria - 2008
  [Plurilingüe, Alemán, Español, Francés, Inglés, Italiano]

- Índice Oficina de Prensa de la Santa Sede
  [Alemán, Español, Francés, Inglés, Italiano, Portugués]

 

top