The Holy See
back up
Search
riga

CONFLICTO DEL GOLFO PÉRSICO

MENSAJE DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II
AL PRESIDENTE DE IRAK SADDAM HUSSEIN


Al excelentísimo señor Saddam Hussein, presidente de Irak:

Estoy hondamente preocupado por las trágicas consecuencias que la situación en la región del Golfo podría tener, y siento el imperioso deber de dirigirme a usted para repetir cuanto, haciéndome eco de los sentimientos de millones de personas, he tenido ya oportunidad de decir en los días y meses pasados.

Ningún problema internacional se puede resolver de forma digna y adecuada mediante el recurso a las armas, y la experiencia enseña a toda la humanidad que la guerra, además de causar muchas víctimas, crea situaciones de grave injusticia que, a su vez, constituyen una poderosa tentación a ulteriores recursos a la violencia.

Todos podemos imaginar las trágicas consecuencias que un conflicto armado en la región del Golfo traería para miles de sus compatriotas, para su país y para toda el área, si no para todo el mundo.

Espero verdaderamente y con toda fuerza imploro a Dios misericordioso para que las partes interesadas logren descubrir todavía, en franco y fructuoso diálogo, el camino para evitar tal catástrofe. Este camino puede recorrerse solamente si cada individuo actúa movido por un auténtico deseo de paz y justicia.

Confío en que también usted, señor presidente, tomará las decisiones más oportunas y realizará gestos valientes que puedan ser el comienzo de un verdadero camino hacia la paz. Como dije públicamente el pasado domingo, una demostración de disponibilidad por su parte no hará más que honrarlo ante su amado país, la región y el mundo entero. En estas horas dramáticas, ruego para que Dios lo ilumine y le dé la fuerza para realizar un gesto valiente que evite la guerra: sería un gran paso ante la historia, porque señalaría una victoria de la justicia internacional y el triunfo de aquella paz a la que aspiran todos los hombres de buena voluntad.

Vaticano, 15 de enero de 1991.


top