Index   Back Top Print

[ DE  - EN  - ES  - FR  - IT ]

VIDEOMENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO
CON MOTIVO DE LA ELEVACIÓN DEL SANTUARIO NACIONAL
DE NUESTRA SEÑORA DE KNOCK
A SANTUARIO INTERNACIONAL DE ESPECIAL DEVOCIÓN EUCARÍSTICA Y MARIANA

[19 de marzo de 2021]

[Multimedia]


 

Hermanos y hermanas, ¡buenas tardes!

Aprovecho de buen grado los medios de comunicación para estar con vosotros en un momento tan importante de la vida del Santuario.

Desde la aparición del 21 de agosto de 1879, cuando la Santísima Virgen María se apareció a algunos vecinos de la aldea de Knock junto con san José y san Juan apóstol, el pueblo irlandés ha expresado su devoción allá donde se encontrase. Habéis sido un pueblo de misioneros. Es bueno recordar cuantos sacerdotes dejaron su tierra para hacerse evangelizadores. Tampoco podemos olvidar a los muchos laicos que emigraron a tantas tierras y mantuvieron viva su devoción a Nuestra Señora de Knock. Cuántas familias, a lo largo de casi un siglo y medio, han transmitido la fe a sus hijos y han agrupado sus tareas cotidianas en torno al rezo del Rosario con la imagen de Nuestra Señora de Knock en el centro. Los brazos de la Santísima Virgen en postura orante siguen mostrando lo fundamental que es la vida de oración, que llega como un mensaje de esperanza desde este santuario. Vosotros los sabéis: en la aparición de Knock la Virgen no pronuncia ninguna palabra. Sin embargo, su silencio es también un lenguaje; de hecho, es el lenguaje más expresivo que se nos da. El mensaje que se desprende de Knock es el gran valor que tiene el silencio para la fe.

Es el silencio ante el misterio, que no significa renunciar a comprender, sino comprender sostenidos y ayudados por el misterio del amor de Jesús que se ofreció por todos nosotros como Cordero inmolado para la salvación de la humanidad. Es el silencio ante el gran misterio del amor, que no encuentra otra posibilidad de respuesta que la de abandonarse con confianza a la voluntad del Padre misericordioso. Es el silencio que Jesús pide cuando nos enseñó: «Cuando vayas a orar, entra en tu aposento y, después de cerrar la puerta, ora a tu Padre, que está allí, en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. Y al orar, no charléis mucho, como los gentiles, que se figuran que por su palabrería van a ser escuchados. No seáis como ellos, porque vuestro Padre sabe lo que necesitáis antes de pedírselo» (Mt 6,6-8).

Queridos hermanos y hermanas presentes en Knock, y todos los que seguís este momento solemne a través de los nuevos medios de comunicación. Haber elevado el Santuario Nacional de Nuestra Señora de Knock a Santuario Internacional de especial devoción eucarística y mariana es una gran responsabilidad. Os comprometéis a estar con los brazos siempre abiertos en señal de acogida a todo peregrino que llegue a vosotros desde cualquier parte del mundo, sin pedirle nada, sino sólo reconociéndole como un hermano y una hermana que desea compartir la misma experiencia de oración en común hermandad. Que la acogida se combine con la caridad y se convierta en testimonio eficaz de un corazón que se abre para recibir la Palabra de Dios y la gracia del Espíritu Santo que da fuerza. Que el misterio de la Eucaristía, que nos une en comunión con el Señor resucitado y entre nosotros, sea siempre el pilar para vivir fielmente nuestra vocación de ser discípulos misioneros, como lo fue la Virgen María, que se hizo peregrina del Evangelio de su Hijo. Que Ella nos proteja y nos consuele con su rostro misericordioso.

Os saludo, os saludo a todos, implorando una bendición para vosotros y os pido por favor que recéis por mí.


Boletín de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, 19 de marzo de 2021.

 



© Copyright - Libreria Editrice Vaticana